Tusdestinos.net / Turismo y viajes

¿A quién no se le ha pasado alguna vez por la mente coger una toalla o unas zapatillas de las que proporcionan los hoteles a sus huéspedes? Sin entrar a valorar si está bien o mal coger determinados artículos de un hotel, como pueden ser un albornoz, una toalla, unas zapatillas, champú, gel o un peine… ¿Qué pueden llevarse los clientes de un hotel al finalizar su estancia?

Habitación estándar del Hotel Mercure Atenea Aventura

No debéis coger los albornoces de las habitaciones de los hoteles

La normativa al respecto es fijada por cada hotel o cadena hotelera, bien en forma de publicidad, notas informativas colocadas en la habitación, en las condiciones generales de contratación al tiempo de hacer la reserva, etcétera. Es en esta documentación donde el establecimiento hotelero ofrece a sus huéspedes la información relativa a sus derechos y obligaciones y da a conocer, entre otras cosas, si el servicio de minibar está incluido en el precio o debe abonarse al finalizar los días de alojamiento en el hotel. Para no tener problemas al abandonar el hotel, desde Legálitas nos aconsejan ciertos productos que no debemos llevarnos de un alojamiento turístico:

Habitación del Barceló Teguise Beach con banera de hidromasaje

Sí, os podéis llevar los amenities de los baños sin problema

Toallas, albornoces y zapatillas: Suponen una de las mayores pérdidas para los hoteles, pues estos productos textiles son los que de manera más habitual acaban en las maletas de los clientes. Para evitar su sustracción, son cada vez más los establecimientos que de manera expresa (con carteles informativos en las habitaciones o zona de piscina), informan a sus clientes que las toallas, zapatillas y albornoces no son un regalo y, por tanto, no pueden salir del hotel.

Libros y juegos de mesa: Cada vez más son los hoteles que entre sus instalaciones ofrecen una sala de lectura o de juegos de mesa, para que sus huéspedes puedan disfrutar de un momento de relax durante su estancia. Es evidente que no están pensados para que los clientes se los lleven de recuerdo, sino para que vuelvan a la estantería y otros huéspedes puedan disfrutar también de ellos.

Bebidas del minibar: Pese a que las condiciones particulares del hotel o de la reserva realizada, lo habitual es que los productos consumidos de la pequeña nevera de las habitaciones deba ser abonada por los clientes al abandonar el hotel.

Secador de pelo y perchas: Para evitar su sustracción, los hoteles suelen disponer de secadores de pelo fijos que impidan su utilización fuera de la habitación. Algo similar ocurre con las perchas para la ropa, quienes suelen tener un diseño específico, que las hace solo utilizables en las instalaciones del propio hotel.

Habitación Hotel Gran Claustre

Los libros y juegos de mesa no pueden volver en vuestra maleta

¿Qué ocurre si nos llevamos un producto que no debemos de la habitación de un hotel?

Tras la reforma del Código Penal, en julio del año 2015, los hurtos cuya cuantía monetaria sea inferior a 400 euros han pasado a castigarse como delitos leves de hurto, con la pena de multa de uno a tres meses, con una cuota que va de dos a 400 euros al día. Si los bienes sacados del hotel superar la cifra de los 400 euros, las penas por delito de hurto van de los 6 a los 18 meses de prisión.

Vamos a destacar a continuación los objetos más habituales que los hoteles permiten que sus clientes se lleven como recuerdo del hotel al abandonar el hotel sin pagar por ello un sobrecoste:

Amenities del baño: champú, gel, gorro de ducha, peine, pequeño espejo, etcétera. Todos estos elementos de higiene son susceptibles de acabar en los hogares de los clientes de hoteles, pues son elementos que, debido a su pequeño tamaño y valor, los responsables de los hoteles cuentan con que acaben en las maletas de los viajeros.

Baño de la Suite Tibidabo

¡Atención! Los secadores, por favor, son del hotel

Hojas y bolígrafos para escribir pequeñas notas: Estos detalles que de manera habitual ceden los hoteles a sus huéspedes, también pueden ser guardados en la maleta. El principal motivo por el que permiten que se saquen del hotel es porque para ellos sirve como publicidad, pues la mayoría de ellos lleva estampado su sello y su nombre.

Caramelos y frutos secos: Suelen ser un pequeño obsequio de bienvenida que los alojamientos tienen con sus clientes, especialmente para que sean consumidos durante su estancia, aunque nadie controlará si son consumidos allí o guardados para tomar en otra ocasión. Es habitual que los hoteles que dejan este detalle de bienvenida ofrezcan también gratuitamente a sus huéspedes unas botellas de agua para consumir mientras se disfruta del aperitivo, en este caso, esas bebidas no deben ser abonadas a la salida, aunque con esto sí debemos prestar especial atención a las condiciones de cada alojamiento.

 

 

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies