Tusdestinos.net / Turismo y viajes

No hay mejor lugar en el mundo que el Casino de Estoril para recibir unas clases de blackjack. Mi bagaje en juegos de azar es realmente escaso por lo que esta actividad organizada por Turismo de Estoril para los periodistas que visitamos esta zona de Portugal en octubre de 2012 me pareció realmente provechosa por dos razones:

La primera (pero no la más importante) para visitar el casino más grande Europa. A bote pronto, Estoril es todavía conocido en España, aunque no por este orden precisamente, por su casino, por su circuito de motociclismo y por haber sido residencia de la Familia Real española, entre otras razones. Pero Estoril tiene infinidad de encantos que os explicaré en un próximo reportaje.

Casino de Estoril, el más grande de Europa

Casino de Estoril, el más grande de Europa

La segunda y, para mí la más interesante, porque el Casino de Estoril fue, durante la Segunda Guerra Mundial, punto de encuentro de espías europeos entre ellos el serbio Dusko Popov (más conocido como Tricycle entre los británicos por su afición a encamarse con féminas de dos en dos) y el británico Ian Fleming, famoso por ser el creador del agente secreto más seductor del MI6, James Bond. De hecho, dicen que Fleming se inspiró en Popov cuando creó el personaje de 007.

Cabe decir que sentarte en la mesa en la que pudo haber jugado Ian Fleming tiene un cierto morbo pese a que estoy segura que en aquel entonces la gente que pululaba por el casino era mucho más elegante que la que desfila ahora. En Portugal no piden identificación para entrar en las salas de juegos (se fían a ojo de la mayoría de edad de los clientes) y tampoco requieren ni traje oscuro para los señores ni vestido de gala para las señoras por lo que, sinceramente, ir al casino ha perdido un poco de glamour.

Apreciaciones aparte, aprender a jugar al veintiuno tiene su qué sobre todo porque te das cuenta de que el dicho, la banca nunca pierde, es cierto. El propio Ian Fleming lo vivió en sus carnes. En el año 1941, él y su protector, el almirante Godfrey, recalaron en Lisboa durante un viaje a los Estados Unidos y allí fueron informados de que el Casino de Estoril era un punto de encuentro de los espías nazis. Fleming, en su afán de desplumar las arcas de los alemanes, perdió todo su dinero y su ropa jugando al blackjack y el almirante Godfrey tuvo que pagar sus deudas para que le dejaran salir. Tal momento de vergüenza debió marcar a Fleming porque ¿os habéis fijado que James Bond no pierde nunca en sus películas cuando juega al blackjack?

Foto: María Jesús Tomé

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR