Tusdestinos.net / Turismo y viajes


La Casa de Champagne Louis Roederer revela los secretos para reconocer un champán de calidad. El espumoso vino francés tiene sus orígenes a comienzo del siglo XVIII en la región de Champaña. Está elaborado a base de distintos tipos de uva y acostumbra a ser blanco de apariencia, aunque también puede encontrarse de color rosado. Para determinar el grado de calidad y de sofisticación de un buen champán, los expertos de Louis Roederer utilizan tres criterios: visuales, aromáticos y en paladar.

Criterios visuales

Un buen champán tiende a ser de un color pálido, tanto en su versión blanca como en la rosada; la burbuja debe ser pequeña y subir lentamente, lo que nos indicará el grado de integración y generalmente largas crianzas; una buena acumulación de pequeñas burbujas en la pared de la copa no es imprescindible pero indica frescura y buen estado de conservación.

Criterios aromáticos

Un buen champán debe ser aromático; para que un champán sea complejo y sofisticado debería combinar gamas de fruta fresca entrelazadas con notas tostadas (brioche, panadería, frutos secos) que acostumbran a indicar largas crianzas; los grandes champanes deben evolucionar con el tiempo y ofrecer aromas diferentes a medida que pasan los minutos después de ser servido.

Criterios de paladar

Un buen champán debe deslizarse fácilmente por el paladar y su textura debe de ser siempre cremosa y con cuerpo, para poder saborearlo en su plenitud; un gran champán posee una acidez de calidad que lo hace refrescante sin ser agresivo; el sabor de un champán de calidad debe evocar gusto a fruta y frescura en boca, dejando un final largo y gustoso. Se puede clasificar este vino en seis categorías distintas, según la naturaleza del licor de expedición: extra-brut, extra-seco, seco, semi-seco y dulce. Los profesionales sostienen que cada una de ellas se combina mejor con un plato de comida en concreto. El extra-brut, por ejemplo, acompaña mejor los aperitivos o entrantes, incluso brindis sin comida, mientras que el champán dulce se combina bien con postres, repostería y helados.

La Casa de Champagne Louis Roederer fue fundada en 1776 y es propiedad de la misma familia desde el año 1819. Con más de 214 hectáreas de viñedos, la propiedad de Louis Roderer se reparte en las tres principales zonas de producción de Champagne: Montagne de Reims, Vallée de la Marne y Côte des Blancs. La tradición familiar y la constante convicción de mantener su independencia son algunos de los principales valores que han caracterizado la firma Louis Roederer durante sus más de 200 años de existencia. Simplicidad, modestia y savoir faire son otros de los atributos que la definen y por los cuales ha alcanzado su privilegiado, a la vez que merecido, reconocimiento en el sector. Louis Roederer cuenta con una amplia selección de champanes de alta calidad, además de sus exclusivos y reconocidos vinos espumosos: Roederer Cristal y Cristal Rosé.

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR