Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Hotel Barceló Formentor

Este año se celebra el 30 aniversario del fallecimiento de Grace Kelly, icónico personaje y leyenda para muchas mujeres. Para celebrar el Día de la Madre el hotel mallorquín que fue el refugio de la estrella, el Barceló Formentor ofrece una oportunidad irrepetible de revivir aquella mágica atmósfera. Alojarse en la suite 322 “Grace Kelly” donde hace 56 años la actriz se alojó junto a Rainiero de Mónaco en su luna de miel es un buen inicio. Esta habitación cuenta con una vista maravillosa a la playa de Formentor, perfecta para regalar un merecido descanso a las mamás. Grace Kelly volvió al hotel algunos años después ya siendo madre: a su estancias en 1960 y 1961 con Onassis y María Callas, se unirán en el año 1964 unas vacaciones familiares con sus hijos Carolina y Alberto.

Para las mamás amantes de la gastronomía más vintage, el Barceló Formentor ofrece la posibilidad de degustar el menú que sirvió a Rainiero y Gracia de Mónaco en abril de 1956, cuando los príncipes se alojaron en el hotel tras de su boda. El chef del hotel ha recuperado los platos que degustaron los Príncipes, utilizando ingredientes locales de la zona, mezclando con arte tradición y modernidad. El menú “Príncipes de Mónaco” incluye de entrante consomé renaissance; de primer plato, langosta mediterránea fría pochada con salsa de marisco y crema Chantilly; ave de Bresse a la Estrasburguesa con setas laminadas, de segundo plato; y, como postre, Biscuit Glacé Amandine y ensalada fría de frutas de la isla.

Durante el Día de la Madre se podrá sumergir en la atmósfera especial que se vivía en el hotel durante las estancias de Grace Kelly en el Barceló Formentor y descubrir algunas anécdotas muy curiosas. Por ejemplo aquella que cuenta que un empresario local, dueño de una fábrica de galletas, llamó Quely sus galletas después de haber conocido a la bella princesa. Estas galletas se siguen produciendo hoy y son las más vendidas de la isla de Mallorca. Otra anécdota divertida narra que durante la luna de miel de los príncipes, los fotógrafos tenían en una instantánea de los recién casados su pieza más codiciada. Los empleados, siempre atentos de velar por la intimidad de los huéspedes, interceptaron el paso a la prensa. Cuentan que los corresponsales de Paris Match sobornaron a la Guardia Civil para que disparara unos cartuchos con la intención de llamar la atención de la pareja una vez fuera del hotel y poder tomar así buenas fotografías.

El paquete especial “Cisne de Mónaco” para el Día de la Madre cuesta a partir de 380 euros

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies