Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Hotel Cipriani de Venecia

Aquellos que crean que tranquilidad y vacaciones en familia no son compatibles he aquí la prueba irrefutable de que se equivocan. Los hoteles italianos de Orient-Express aunan relax y diversión para todos los públicos. La Dolce Vita también es para niños.

Villa San Michele: magia en Florencia

Más allá de su envidiable ubicación sobre la ciudad de Florencia sin duda hay algo mágico en el Villa San Michele de Orient-Express (www.villasanmichele.com). Y es que, durante el verano, un hada viene a posarse en sus bellos jardines, adornando
sus cuentos con encantamientos y regalando trucos mágicos a los más pequeños. Pero ésta es sólo una de las iniciativas del Villa San Michele para crear fines de semana inolvidables en familia.

A su llegada al hotel, los huéspedes recibirán un libro de bolsillo con ideas divertidas para compartir y otras específicas para los más pequeños. Planes como la caza del león (logo del Villa San Michele), en la que conseguirán numerosos premios en
función del número de felinos que encuentren, cursos de acuarela para crear obras maestras en miniatura, y hasta aprender a preparar sabores italianos en clases privadas de cocina con el chef del hotel. El Villa San Michele puede igualmente organizar excitantes excursiones. Y es que… ¿qué niño podría resistirse a una visita a la famosa familia de heladeros Vivoli, con la oportunidad de disfrutar de un taller de chocolate?

El libro también revela cómo descubrir Florencia en familia con lugares como el Museo interactivo para niños o los espeluznantes pasillos a recorrer del Palazzo Vecchio. Sin olvidar la posibilidad de organizar talleres de fútbol para niños y niñas de 7 hasta 12 años en el campo de entrenamiento de la selección nacional italiana. Y si alguna de estas cosas despierta su apetito están en buenas manos. El Villa San Michele puede preparar un picnic para toda la familia, un cesto bien cargado de
especialidades locales para disfrutar en los mágicos bosques que rodean el hotel. Su restaurante cuenta, además, con deliciosos menús infantiles. Sin descartar la opción de disfrutar de una barbacoa al atardecer junto a la piscina.

Hotel Cipriani de Venecia: el club de las sonrisas

Venecia cautiva profundamente a los niños, que adoran su laberinto de calles, puentes y canales y se asombran ante el desfile de barquitos que hacen las veces de taxis, buses y hasta de coches de policía. El Hotel Cipriani de Orient-Express (www.hotelcipriani.com) es el escenario perfecto para llevar a cabo emocionantes actividades, organizadas y supervisadas por el Smile Club. Con el divertido logo de una gaviota, este club está regentado, desde mayo hasta mediados de septiembre, por un preparado equipo de angloparlantes. Cuenta con una sala de juegos en la que se puede aprender a fabricar máscaras venecianas y muchas otras actividades. Además, se organizan picnics en los encantadores jardines del Cipriani y lecciones de pastelería con el chef del hotel.

Por último, el Smile Club cuenta con su propia piscina con vigilante, en la que los niños podrán descargar toda su energía mientras sus padres se relajan en la piscina olímpica del hotel o utilizan su tiempo libre para descubrir la ciudad.

Hotel Caruso de Ravelo: cocina para niños

La impresionante piscina infinity del hotel Caruso (www.hotelcaruso.com), con vistas sobre Ravelo y la Costa de Amalfi, es una visita obligatoria para aquellas familias que deseen nadar bajo el caluroso sol del Mediterráneo, con el golfo de Salerno como telón de fondo. Pero el Caruso también ofrece a los niños otro sabor específico de la zona con sus visitas especiales al jardín de hierbas orgánicas del hotel. Acompañados por el chef del Caruso, los niños descubrirán cómo crecen las hierbas y cómo se usan en la cocina mediterránea, antes de recibir lecciones prácticas culinarias. En ellas aprenderán a cocinar pasta al dente, pizzas y salsas de tomate (con fresco basilisco y aceite de oliva virgen), y también sabrosos platos del chef como spaghetti al pomodoro y ensalada caprese.

Villa Sant’Andrea: vacaciones en el mar

Es difícil resistirse a la playa de Taormina Mare cuando te alojas en el Villa Sant’Andrea (www.hotelvillasantandrea.com), ya que este rincón paradisíaco pertenece al hotel y es de uso privado. Aquí, con el encanto de una villa siciliana y la tranquilidad de sus jardines tropicales, vivirás lo último en experiencias de playa, junto a la burbujeante Bahía de Mazzarò, con numerosas actividades para mantener a tus hijos entretenidos y a muchas revoluciones mientras tú te relajas frente al Mediterráneo.

Inscríbeles en clases de vela o buceo en sus aguas claras. Contrata un tour a medida al mítico Monte Etna y descubre con ellos encantadores pueblecitos por caminos sembrados de limoneros y olivos. Su excursión a la cima, con un sencillo acceso, es toda una aventura para disfrutar en familia. Tampoco debes perder la oportunidad de visitar las imponentes gargantas de Alcantara, donde frescos riachuelos cristalinos cruzan profundos abismos formados durante erupciones volcánicas. Y después de tantas actividades, nada mejor que disfrutar de un helado siciliano. ¿Quién puede resistirse a un helado de pistacho o a un sorbete de naranja?

Foto: Hotel Cipriani de Venecia

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR