Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Líneas de Nasca. ©Enrique Castro-Mendívil

Las Líneas de Nasca, llamadas así desde su descubrimiento en el año 1927, son los vestigios más increíbles jamás dejados por una cultura pre-inca peruana que vivió tres siglos antes de la era cristiana. Son geoglifos y trazos dibujados a base de surcos de 20 centímetros de profundidad que forman imágenes de casi 500 metros de longitud. Representan aves de hasta 275 metros de largo (colibríes gigantes, cóndores, una garza, una grulla, entre otras) y otros animales como un mono, una araña, una ballena de 27 metros, un perro con patas y cola largas o dos llamas, por mencionar algunos.

Estos geoglifos que cubren una superficie de 450 kilómetros cuadrados y son Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1994  se encuentran en las Pampas de Jumana, en el peruano desierto de Nazca. Lo más inquietante es que las líneas de Nasca sólo se pueden ver desde el aire por lo que hay numerosas teorías sobre su origen y los usos que les dieron sus creadores. Hay quien piensa que son pistas de aterrizaje para OVNIS o quien cree que son un gigantesco sismógrafo. Una de las teorías más verosímil es que la que sostiene la alemana María Reiche quien afirma que las líneas de Nazca forman un monumental calendario astronómico.

También se cree que las líneas tuvieron una función vinculada a la astronomía o, incluso, fueron un culto a la fertilidad. Lo que está claro es que el misterio de las líneas de Nazca quizás nunca llegue a resolverse.

Más información en www.peru.travel

Foto: Líneas de Nasca. ©Enrique Castro-Mendívil

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies