Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Pralinés de Zagreb

La gastronomía croata es una de las más suculentas de Europa gracias a la gran variedad de productos autóctonos, algunos de ellos conocidos desde tiempos inmemoriales. Por ejemplo, en la isla de Vis se cultivaba ya la vid en época pre-cristiana; los romanos plantaron olivos en Istria porque decín que era el lugar donde las aceitunas eran de más calidad; el Imperio Húngaro dejó su poso e identidad en los guisos de las regiones del norte; y, por su parte, los italianos llegaron a considerar hace años que la mejor pasta se preparaba en Dalmacia.

Los 10 productos más típicos de la gastronomía croata son los siguientes:

Trufa blanca. Se encuentra en Istria, la primera región de Croacia que empezó a ser visitada especialmente por los amantes de la gastronomía y el primer lugar del país donde se abrió el primer restaurante de lujo. En Istria crecen diferentes tipos de trufas pero la más codiciada es la trufa blanca o Tuber magnatum pico, cuyo precio supera los 3.000 euros el kilo.

En el bosque de Motovun tiene lugar cada año en otoño una feria dedicada a la trufa que reúne a los mejores expertos y gastrónomos del mundo. Para muchos de ellos, la calidad de la trufa blanca de Istria es una de las mejores del mundo.

Cigalas. Las cigalas del golfo de Kvarner y la del canal bajo de Velebit (originaria de Noruega) son unas de las más apreciadas por los expertos gastronómicos. Se prepara de diferentes maneras aunque la más habitual es cocinada durante dos minutos en agua salada con un poco de aceite de oliva y servida con unas gotas de aceite de oliva y limón.

Cordero. El cordero al horno junto a las patatas de Lika es el plato estrella de la región Lika-Karlovac. Las patatas poseen una Indicación Geográfica Protegida y suelen acompañar al cordero, hecho al horno, cocinado lentamente rodeado de brasas, tapado con una campana de metal aunque también se suele hacer a la parrilla o con verduras.

Queso de Pag. El Paski sir, el queso de la isla de Pag, en la región dálmata de Zadar, es el más famoso de los quesos croatas. Se elabora con la leche de las ovejas que se crían en esta isla que se alimentan de muchas de las hierbas aromáticas que crecen en ella. Además, la bora, el viento que sopla en el Adriático, rocía estas plantas con el agua del mar, por lo que la leche de las ovejas es ligeramente salada y no necesita que se añada sal a la hora de elaborar el queso.

Jamón de Drnis. En el interior de la región de Sibenik, sobre todo en la zona de la colina de Miljeva, maduran los que quizás sean los mejores jamones de toda Dalmacia, preparados de manera tradicional, es decir, ahumados con madera de encina y secados con el viento salado bora.

Pasticada. Es un plato tradicional de la región de Split cuya base es carne de ternera marinada días antes en vinagre y diferentes hierbas aromáticas. A continuación se dora bien y se cocina en estofado a fuego lento, en una salsa que contiene fruta seca (sobre todo ciruelas) y especias como clavo, nuez moscada, pimienta y laurel, añadiendo de vez en cuando un poco de vino seco. Una vez preparada hay que dejarla reposar, cortar la carne en trozos, volverla a cocinar y solo entonces servirla con la salsa resultante. Se suele acompañar de gnocchi o pasta.

Ostras. Las ostras de Ston, en la región de Dubrovnik, son conocidas mundialmente. El mar donde se cría tiene una mayor cantidad de sales minerales por lo que deja en ellas su traza, aportando un elegante y único sabor. Además de al natural, se preparan rebozadas, salteadas, en sopas o en risotto.

Kulen. Es un embutido muy apreciado y también el más caro de Eslavonia y de toda Croacia. Se elabora con las mejores partes del cerdo, limpias de tejido graso, a las que se le añade pimentón molido, ajo y sal. Se usan carne de animales no demasiado jóvenes, que pesan más de 180 kilos, normalmente de la raza Mangulica o la Negra de Eslavonia, y que han sido criados en libertad y alimentados con bellotas en los bosques de robles de la región.

Trucha. En Croacia Central abundan los ríos de aguas cristalinas donde habita la trucha parda. Con éste y otros pescados de río, como las carpas, se suele preparar una caldereta de pescado, cocinada en calderos pequeños, en la que no suele faltar otro ingrediente: el pimentón, tanto dulce como picante.

Pralinés. Los chocolates, cafés y pasteles son muy típicos de Zagreb. La larga tradición de las cafeterías y pastelerías de la capital de Croacia puede ser ejemplificada por la marca Kras, que comenzó su historia en 1911 convertida en el primer fabricante de chocolate en Europa sudoriental. De hecho, la marca Kras se convirtió en uno de los proveedores de chocolate para la Corte Imperial y Real del Imperio Austro-Húngaro. Hoy todavía sigue deleitando los paladares y, junto a ella, decenas de otras marcas y tiendas que hacen de Zagreb la visita más dulce de Croacia.

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies