Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Una de las experiencias más divertidas que se puede vivir en la Laponia noruega es hacer una excursión en un trineo tirado por perros también conocido como mushing o dog sledding. La empresa que organizaba la salida era Lyngsfjord y nos citó a todo los asistentes en el puerto de Tromsø donde nos vino a recoger un autobús a primera hora de la mañana para dirigirnos a los valles de Vass y Tamok, muy cercanos a la frontera con Suecia. Todo lo tienen calculado al dedillo, muestra de la eficiencia noruega, ya que una vez llegados al destino, la primera parada que se hace es en el aseo para que todo el mundo que quiera lo use. Y es que durante la excursión es bastante difícil parar a los perros para orinar (aunque ellos no duden en hacer sus necesidades durante el trayecto).

A continuación se dividen los grupos. Unos cuantos se van a hacer una excursión con motos de nieve, otros van a dar un paseo en un trineo tirado por renos (la forma más antigua de transporte en estos lares ya que era la usada por los samis) mientras que los que nos vamos a encontrar con los canes nos llevan a un vestuario para equiparnos adecuadamente con un traje especial de color oscuro para no pasar frío ni mancharnos durante la actividad, además de guantes y botas. Desde el vestuario se divisa el lugar donde están los perros que reciben a los excursionistas con ladridos y aullidos de alegría. Para ellos es la hora del paseo y disfrutan tirando del trineo.

Trineo tirado por perros en Laponia noruega

Trineo tirado por perros en Laponia noruega

El instructor nos da unas mínimas instrucciones para conducirlo. Nos dice cómo frenar, cómo ayudar a los canes a subir cuestas y cómo compensar los giros. Nos organizamos por parejas (a la ida uno conduce y el otro va sentado en el trineo) y aquí empieza la aventura. Los perros empiezan a tirar con brío y hay que agarrarse bien del trineo para no caerse. También hay que asegurarse que nuestros perros no sobrepasen al trineo que va por delante de nosotros. Una vez que nos hemos acostumbrado a conducir el trineo solo nos queda disfrutar del paisaje nevado del valle de Vass y relajarnos.

Valle de Vass, en Laponia noruega

Valle de Vass, en Laponia noruega

Hacia la mitad del trayecto, cuya dificultad es mínima todo hay que decirlo, quien va sentado se pone a los mandos del trineo y a la inversa. Cabe decir que, aunque los perros hacen todo el ejercicio, de vez en cuando hay que ayudarles a dar impulso.

Una vez acabada la excursión nos reúnen a los tres grupos en Camp Tamok donde nos llevan a un lavvu, una tienda típica sami, y nos sirven una comida caliente, en nuestro caso una exquisita sopa de verduras y pescado, con bebidas y postre. Una vez acabado el refrigerio nos dirigimos al vestuario a cambiarnos y al autocar que nos lleva a todos al aseo antes de partir de vuelta a Tromsø donde llegamos en el horario previsto. Para acabar un apunte útil. La excursión cuesta unas 1.700 coronas noruegas (unos 210 euros) e incluye todo lo necesario desde el transporte, la equipación y la comida.

Aquí os dejo un breve vídeo que grabé durante la excursión. La que da gritos de emoción soy yo.

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR