Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Durante mi reciente estancia en el Hospes Palau de la Mar de Valencia he aprovechado uno de los servicios que el hotel pone a disposición de sus huéspedes: un tour guiado en bici por la capital del Turia. Valencia es perfecta para recorrerla en bicicleta: no hay mucho tráfico, el centro es relativamente pequeño y, a lo largo de los Jardines del Turia, hay carriles de bici.

Con la llegada del buen tiempo y con él la brisa de la primavera impregnada del olor del mar y de las flores, visitar en bici los Jardines del Turia es algo gratificante. Y si además hay un guía que te explica la historia del lugar que estás recorriendo y visitando a la vez ¡mejor que mejor!

Desde el Hospes Palau de la Mar bajamos a los Jardines del Turia y recorrimos el carril bici hasta la Ciudad de las Artes y de las Ciencias. Desde allí subimos nuevamente hasta las imponentes Torres de Serrans, entrando en el casco antiguo de Valencia y dando una pequeña vuelta por las lindas callejuelas de la ciudad.

Ciudad de las Artes y de las Ciencias

Ciudad de las Artes y de las Ciencias

Pero mi lugar preferido de Valencia es sin duda la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, diseñada por Santiago Calatrava. Cada vez que viajo a la ciudad che no dejo de visitar este sitio que creo humildemente que es una de las obras maestras del arte contemporáneo mundial.

Los elementos son de vital importancia en esta obra. El agua refleja el color del cielo y la atmósfera cambia al moverse las nubes. Los árboles y las plantas del Umbracle están todavía creciendo y los pájaros y los insectos allí presentes están empezando a construir un nuevo mundo. Las gaviotas están convencidas de que el techo del Hemisfèric es la barriga de una ballena y por esto cada día los podéis ver allí atareadas con sus quehaceres diarios.

Hemisfèric Ciudad de las Artes y de las Ciencias

Hemisfèric Ciudad de las Artes y de las Ciencias

El maravilloso Museo de las Ciencias Príncipe Felipe resalta sobre el azul del cielo y, mirándolo desde lejos, sus blancas estructuras se confunden con las nubes. Dicen que en los planes de construcción del Museo se olvidaron proyectar las escaleras de incendios. De hecho, fueron colocadas a toda prisa justo algunos días antes de la inauguración. Pero eso es lo que dicen…

El puente entre el Museo y el Ágora, espacio para acoger eventos, representa, según Calatrava, un arpa. Pero los valencianos no están muy de acuerdo con el arquitecto, y han rebautizado este puente como El Jamonero. Sinceramente, cada uno en el arte contemporáneo puede ver lo que quiere y creo que, al final, esto es uno de sus aspectos más fascinantes.

Fotos: Hospes Hotel
Texto: Marta Pintus

1 respuesta en este articulo
  1. ¡Valencia es una ciudad fascinante! Me encanta recorrerla despacio, sin prisa, fotografiando todo lo que voy viendo, disfrutando de su cielo azul…¡me encanta mi ciudad! 😉

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies