Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Moscú y San Petersburgo son dos destinos ideales para visitar en verano. La Plaza Roja, el Kremlin o el metro de la capital rusa, y el Museo Hermitage de la antigua Leningrado son algunos de los reclamos turísticos que más demandan todos aquellos que quieren viajar a Rusia.

Panorámica de Moscú

Panorámica de Moscú

A orillas del río Moskova se erige Moscú, la segunda ciudad de Europa más poblada tras Estambul. Uno de los lugares más representativos y emblemáticos de la urbe es la Plaza Roja. Está situada en el centro de la ciudad justo al lado del barrio más antiguo de la capital, el Kitai Górod, y del Kremlin. En la Plaza Roja es muy recomendable visitar la catedral de San Basilio, icono de Moscú por sus cúpulas, que mandó construir el zar Iván IV, más conocido como El Terrible. En la Plaza Roja también destacan la estatua del mariscal Georgi Zukov, el Museo Histórico, el Mausoleo de Lenin y el centro comercial GUM.

Catedral de San Basilio, en Moscú

Catedral de San Basilio, en Moscú

Otra excursión más que obligada en un viaje a Moscú es el Kremlin. Dentro de sus murallas se encuentran el Parlamento Ruso y algunas de las más importantes catedrales, palacios e iglesias de la ciudad. La envergadura arquitectónica e histórica de este enclave moscovita no tiene parangón por lo que es más que recomendable dedicar como mínimo una mañana para conocer este lugar. Un consejo: no hay que perderse la armería que contiene las colecciones imperiales de artes decorativas y el Fondo de Diamantes del Estado.

Matrioska, mamushka o muñeca rusa, uno de los regalos más típicos que se compran en este país.

Matrioska, mamushka o muñeca rusa, uno de los regalos más típicos que se compran en este país.

A unos 700 kilómetros de distancia de Moscú está la histórica San Petersburgo, la segunda ciudad más importante de Rusia y a la que se puede llegar en tan solo cuatro horas desde la capital en tren de alta velocidad. Al igual que la ciudad moscovita, la antigua Petrogrado y Leningrado cuenta con un gran patrimonio histórico-artístico liderado por el Hermitage, el principal museo de la ciudad y de Rusia, y uno de los más famosos y reconocidos del mundo. Su colección está formada por más de tres millones de piezas y su pinacoteca está considerada como una de las más completas que existen.

El recinto ocupa seis edificios situados a la orilla del río Neva, entre los que destaca el Palacio de Invierno, que fuera residencia oficial de los antiguos zares y un lugar fundamental en la Revolución rusa del año 1917. El resto del museo lo forman cinco edificios, entre los que se encuentran el Palacio Menshikov, de estilo barroco petrino, y el Edificio del Estado Mayor.

Fortaleza de Pedro y Pablo

Fortaleza de Pedro y Pablo

En el centro de la ciudad, considerado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, se halla la Fortaleza de Pedro y Pablo donde está la homónima catedral con las tumbas de los zares rusos, incluyendo las de Nicolas II y su familia. También merece la pena visitar la Catedral de San Isaac, la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, construida en el lugar del asesinato del zar ruso Alejandro II, y el Museo Ruso, en el palacio Mijáilovsky.

Por último, desde San Petersburgo es muy recomendable hacer una excursión a Pushkin, una ciudad situada a poco más de 20 kilómetros donde se alza el lujoso palacio de Catalina I con su majestuosa sala ámbar.

Si queréis viajar a Rusia este verano de 2015 es muy recomendable la propuesta de Exoticca, una agencia de viajes de nueva generación especializada en planes singulares y Grandes Viajes. Más información en este link.

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR