Tusdestinos.net / Turismo y viajes

La Garfagnana es una comarca situada al norte de la Toscana y conocida, sobre todo, por sus bosques y por sus pueblos escondidos en las montañas. El río Serchio y sus muchos afluentes atraviesan todo el territorio contribuyendo a suavizar el clima de la zona. El paisaje está caracterizado tanto por altas montañas que se encadenan formando una cordillera, como también por sus verdes colinas llenas de flores, campos y viñas, y por la jara, la particular piedra que forma el pedregal del río. En este artículo vamos a hacer una ruta por siete puntos turísticos y de gran interés de esta comarca italiana.

Borgo a Mozzano y el Puente del Diablo

Empezamos nuestro tour por la Garfagnana por el pueblo de Borgo a Mozzano, donde se encuentra el famoso Puente de la Maddalena, más conocido como Puente del Diablo. La estructura fue edificada en el 1.100 por orden de Matilde de Canossa, con una forma muy particular que le da a la construcción un aspecto casi surrealista.

Puente del Diablo en Borgo a Mozzano

Puente del Diablo en Borgo a Mozzano

Su nombre se debe a las leyendas que lo rodean. Se cuenta que el jefe de las obras de construcción del puente aceptó la ayuda del Diablo para terminar a tiempo la estructura. El hombre, angustiado por el miedo de no acabar las obras en los términos fijados, se sentó una noche en la ribera del río y, el Diablo se le apareció y le propuso un trato: él le ayudaría a terminar el puente en el plazo previsto a cambio de apropiarse de la primera alma que lo cruzase.

Puente del Diablo en Borgo a Mozzano

Puente del Diablo en Borgo a Mozzano

El hombre aceptó el acuerdo pero, arrepentido, al día siguiente se fue a la iglesia del pueblo para contárselo todo al cura que ideó un plan: la primera alma que tendría que cruzar el puente sería un perro (o un cerdo, según otra versión). El día de la inauguración la idea del sacerdote funcionó y el Diablo, dándose cuenta del engaño, gritó de rabia y se hundió en las aguas del río. Se dice que todavía hoy, durante las noches otoñales, el Diablo aparece sobre el puente buscando al jefe de las obras para vengarse por la afrenta sufrida.

Barga

Barga es un lugar increíble que ha sido reconocido recientemente como uno de los pueblos más bellos de Italia. Las estrechas callejuelas atraviesan los edificios, que se caracterizan por su irregularidad arquitectónica.

Duomo en Barga

Duomo en Barga

Arriba del burgo se encuentran el Castillo y el Domo de San Cristóbal que dominan las casas y el valle. Un plato de la tradición toscana que tendréis que probar en Barga es, sin duda alguna, la sopa de farro, un manjar nutritivo y realmente delicioso.

Ermita de Calomini

Los amantes de los edificios sagrados encontrarán en la Ermita de Calomini, cerca del pueblo de Gallicano, un lugar inolvidable. La construcción medieval, encaramada en la montaña, está en perfecto estado de conservación. Os aconsejamos visitar la capilla excavada en las rocas y las habitaciones del convento.

Castelnuovo Garfagnana

El pueblo más grande de la comarca se llama Castelnuovo Garfagnana, una villa que conjuga perfectamente tradiciones e innovación. De hecho, cada año en la plaza principal tiene lugar una importante muestra de cómics visitada por muchos apasionados y curiosos. La Fortaleza de Monte Alfonso, edificada por Alfonso II de Este en la época renacentista, domina el pueblo. La construcción destaca por su muralla de más de un kilómetro, por sus bastiones y por sus dos puertas.

Isola Santa

Isola Santa

Cerca de Castelnuovo Grafagnana se encuentra el antiguo burgo de Isola Santa, a las orillas de un lago color esmeralda. Hoy en día Isola Santa ha sido trasformado en su totalidad en un bed & breakfast encantador, donde os aconsejamos pasar al menos una noche.

Parque Natural de la Orecchiella

Con 52 kilómetros cuadrados, el Parque Natural de la Orecchiella es el segundo más grande de la región, después del Parque Regional de los Alpes Apuanos. Esta reserva natural es ideal para los amantes del senderismo y de la observación de aves, sobre todo rapaces. Aquí se encuentra el Monte Prado, el más alto de la Toscana que supera los 2.000 metros de altura.

Parque Natural de la Orecchiella

Parque Natural de la Orecchiella

El parque está dividido en tres zonas: el área natural de la Orecchiella, Lama Rossa y la Pania di Corfino, llamada así por la presencia de la homónima montaña de 1.600 metros. La organización del parque propone varias rutas turísticas para descubrir sus entresijos. Destacan el Recinto Fáunico y la Casa de los Rapaces que permite conocer los animales libres de la reserva, como jabalines, muflones, ciervos, águilas y halcones, y el Jardín de las Flores de Montaña donde te puedes sumergir en los colores y las variedades de las plantas de este particular ecosistema. En el Parque Natural de la Orecchiella hay también un huerto botánico, un restaurante donde comer platos típicos de la región y varios refugios de montaña donde se pueden pasar unos días en plena naturaleza.

Parque Aventura Selva del Buffardello

En el Parque Aventura Selva del Buffardello, situado en la localidad de San Romano, se pueden hacer 17 rutas (10 para los niños y 7 para los adultos) por las cimas de los árboles a unos cuantos metros del suelo. A los excursionistas se les abastece de todos los instrumentos necesarios para llevar a cabo los itinerarios y un profesional siempre les acompaña durante todo el trayecto.

Parque Aventura Selva del Buffardello

Parque Aventura Selva del Buffardello

Asimismo el parque ofrece la posibilidad de quedarse en un hotel con piscina y cuenta también con un área picnic, con barbacoa y mesas, y con el restaurante Ai Canipai, donde se puede comer cocina típica toscana.

Oasi Lamastrone

Para los amantes de la pesca de la trucha, el complejo Oasi Lamastrone es una etapa obligada en este recorrido por la Garfagnana. Ofrece un área protegida que cuenta con prados y vegetación, ideal para pasar un día al aire libre, y con un lago donde se reproduce la trucha fario, un ejemplar que habita en las aguas de la Garfagnana.

Oasi Lamastrone

Oasi Lamastrone

Es posible pasar unos días bien en un cámping equipado, en pequeños chalets de madera o un refugio del siglo XVIII, ubicado a 1.000 metros de altura.

1 respuesta en este articulo

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR