Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Visitar la ciudad de Lucca es uno de los must si nos vamos de viaje a la Toscana. La belleza de esta región italiana se encuentra en sus agradables paisajes y en sus ciudades llenas de historia y de arte. Una red de antiguos burgos y villas se entrelaza con verdes colinas, montañas nevadas y los reflejos azules del mar Tirreno. Sin duda una de las paradas que hay que incluir en un tour por la Toscana es la pequeña localidad de Lucca, uno de los centros históricos medievales mejor conservado de la región. En este reportaje vamos a descubrir los cuatros lugares más llamativos de esta villa y un restaurante fundando en el año 1300, donde es posible saborear la autentica cocina toscana.

Duomo de Lucca

El Duomo de Lucca o Catedral de San Martín es un ejemplo toscano de estilo gótico-románico gracias a su pórtico y a su fachada. Según la tradición la iglesia fue fundada en el VI siglo por San Freudiano, renovada en el 1060 por el obispo Anselmo da Baggio y definitivamente completada entre los siglos XII y XIII. Las tres grandes arcadas del pórtico que acogen el visitante fueron hace muchos año un hervidero en el que se traficaba con los peregrinos que recorrían la Via Francigena, de la cual Lucca representaba una de las etapas principales. En este sentido, debajo del pórtico hay una inscripción que invita a los cambistas a no engañar a sus clientes y a respetar las reglas del mercado.

Duomo de San Martín en Lucca

Duomo de San Martín en Lucca

El interior de la Catedral es impresionante, ya que es una mezcla entre gótico y románico, una combinación muy rara en Italia. Asimismo, los amantes de los instrumentos musicales podrán encontrar una joya: un órgano eléctrico construido en el año 1957, que cuenta con 48 registros musicales divididos en tres teclados de 61 notas cada uno.

Plaza del Anfiteatro de Lucca

Muchas personas afirman que la Plaza del Anfiteatro de Lucca es una de las más bellas de Italia. Su particular planta elíptica se debe al hecho de que está construida sobre las ruinas de un antiguo anfiteatro romano. Para acceder a este lugar es necesario pasar por debajo de una de las cuatro arcadas que separan la plaza de los callejones circundantes, aumentando así el efecto escenográfico.

Plaza del Anfiteatro de Lucca

Plaza del Anfiteatro de Lucca

Hace siglos la Plaza del Anfiteatro acogía asambleas ciudadanas, mercados y ha sido también la sede de una cárcel; hoy en día es uno de los espacios urbanos más vivos de la ciudad, donde se encuentran bares con terrazas, restaurantes y tiendas de artesanía. Edificios color pastel, arquitectura medieval y restos romanos hacen de la Plaza del Anfiteatro de Lucca un compendio arquitectónico de lo más típico que se puede ver en un paisaje urbano italiano.

Torre Guinigi de Lucca

En Toscana hay torres por todos lados y cada una tiene sus peculiaridades e historias. La Torre Guinigi de Lucca es una construcción medieval en cuya cima crecen arboles, que forman parte de un jardín colgante, que ya existía en el siglo XV.

Torre Guinigi de Lucca

Torre Guinigi de Lucca

Desde aquí y si estáis dispuestos a subir 25 tramos de escalera, podréis gozar de una vista impresionate de la ciudad y de los Alpes Apuanos.

Las murallas de Lucca

Las murallas de Lucca se han conservados completamente intactas durante siglos. Representan el segundo mayor ejemplo europeo de murallas completas: el primero se encuentra en Nicosia, capital de Chipre, con una longitud de 4,5 km, 11 bastiones y 3 puertas.

Muralla de Lucca

Muralla de Lucca

Las murallas de Lucca cuentan con “solo” 4,2 km y las obras tardaron más de un siglo ya que comenzaron en el año 1504 y finalizaron en el 1648. Este cercado nunca sirvió para la defensa de la ciudad pero sí que fueron disuasorias para las otras republicas comunales que querían conquistarla. A principios del siglo XIX, María Luisa de Borbón convirtió la estructura en un recorrido peatonal, dando lugar a unas de las áreas verdes urbanas más importantes de la región.

¿Dónde comer en Lucca?

Uno de los símbolos de la cocina toscana en Lucca es la Locanda di Sesto, un restaurante fundado en el año 1300 y que se incluye en la guía oficial de los Locales Históricos de Italia.

Locanda di Sesto en Lucca

Locanda di Sesto en Lucca

Desde el 1911 la Locanda di Sesto está gestionada por la familia Tomei/Barattini, que ha tenido el honor de servir a personajes como Pascoli, uno de los principales poetas del ‘900 italiano, o el compositor Giacomo Puccini.

Locanda di Sesto en Lucca

Locanda di Sesto en Lucca

Muchos de los ingredientes de los platos del restaurante llegan de la cercana Granja La Molina, una empresa familiar conocida por la calidad de sus productos.

Más información sobre Lucca en el portal Tuscany Rural.

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR