Volcan Barú de Panamá. Foto Roberto Carey

En Panamá termina o empieza, según se mire, lo que se conoce como el Arco Volcánico Centroamericano, una cadena de volcanes que se extiende a lo largo de la costa del Océano Pacífico del istmo centroamericano, desde Guatemala al norte, pasando por El Salvador, Honduras, Nicaragua, hasta la región fronteriza de Costa Rica y Panamá al sur, con una longitud total de 1,500 km y muchos parajes espectaculares por conocer. Tan impresionante es admirar este complejo volcánico que existe la Ruta Colonial y de Volcanes ofreciendo un recorrido que atraviesa los seis países centroamericanos y que cuenta con dos puertas de entrada en las ciudades de Panamá y Antigua Guatemala.

En Panamá existen, aunque no todo el mundo lo sabe, más de 13 complejos volcánicos inactivos de los que, sin duda, el Volcán Barú, El Valle de Antón y La Yeguada son la referencia. Estos enclaves paradisíacos están ubicados sobre regiones cuya actividad volcánica, hace miles de años, creó un paisaje con aguas termales naturales, montañas levantadas por las erupciones de lava, lagunas y ojos de agua formados en los cráteres volcánicos ya apagados.

El Volcán Barú, El Valle de Antón y La Yeguada son los complejos volcánicos más conocidos de Panamá puesto que permiten una total accesibilidad a los visitantes, ofreciendo un variado abanico de actividades en cada uno de ellos, desde el turismo más aventurero al exquisito lujo de los spas de aguas termales y tratamientos medicinales.

Escalando el Volcán Barú

El Volcán Barú es el destino ideal para todas aquellas personas aventureras que quieran disfrutar de un tour por uno de los más famosos destinos turísticos en Panamá. Ubicado en la provincia de Chiriquí, la montaña alcanza una altura de 3,475 metros, siendo el lugar más alto en todo Panamá. La cumbre del volcán alberga, por lo general, un impresionante bosque de nubes que dota al lugar de un clima fresco perfecto para que su abundante fauna y vegetación se desarrolle.

Dependiendo de los intereses y habilidades de cada visitante existen diferentes tipos de tour al Volcán Barú. Los más aventureros pueden hacer excursiones de senderismo que comienzan en horas de la noche y permiten llegar a la cumbre en la madrugada para descubrir la vista simultánea del Mar Caribe y el océano Pacífico, mientras disfrutan de un hermoso amanecer. Aquellos que buscan una aventura más cómoda pueden realizar un tour en vehículos 4×4. En cualquiera de los dos casos existen operadores que incluso ofrecen pasar la noche acampando en su cráter, un recinto colosal del tamaño de tres estadios olímpicos, de aspecto espectralmente desolado y pedregoso que evoca un típico paisaje lunar.

Relax profundo en El Valle de Antón

El Valle de Antón, por su cercanía a la Ciudad de Panamá, es un paraje que no se pueden perder todos aquellos amantes de la naturaleza. Su principal población, El Valle de Antón, situada a 600 metros sobre el nivel del mar, se encuentra ubicada sobre un volcán extinto rodeado por las laderas del cono volcánico a modo de cordillera montañosa, en la que se destacan los picos de Cerro Pajita, Cerro Gaital y Cerro Caracoral. El volcán no es grande en altura, sino en diámetro, con seis kilómetros de largo por cinco de ancho siendo considerado el volcán más grande del hemisferio occidental de América y el único habitado en el mundo.

En el Valle de Antón los visitantes no sólo encontrarán un sinnúmero de especies de flores, árboles, mamíferos, reptiles y más de 350 tipos de aves diferentes, también podrán disfrutar de uno de los destinos con un mejor desarrollo turístico con alojamientos de alta calidad y servicios de spa y tratamientos medicinales basados en aguas termales, barros, lodos y piedras volcánicas.

Por si fuera poco la belleza natural del lugar ha inspirado leyendas famosas como La India Dormida, mientras que el pasado precolombino se puede observar al pie de los caminos, en hermosos petroglifos realizados por los antepasados indígenas donde se narra gran parte de la historia de El Valle.

Acampando en La Yeguada

Acurrucada entre volcanes viejos que se encuentran en la Cordillera norte de la provincia de Veraguas, se encuentra la Reserva Forestal La Yeguada, quizá el mejor lugar para acampar en Panamá. Ubicada en la provincia de Veraguas, La Yeguada es parte de una reserva forestal que protege la cuenca hidrográfica de La Laguna de La Yeguada formada sobre el cráter de un volcán primitivo.

Visitar la Reserva Forestal La Yeguada es una experiencia que brinda mucha relajación. Sus paisajes plagados de coníferas verdes, las elevaciones de terreno propias de la zona y un clima fresco, que en las noches puede bajar hasta los 10 grados centígrados. Recuerda más a parajes propios de climas templados antes que del Trópico, conviertiendo este lugar en un pequeño paraíso que sorprende a propios y extraños.

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario


− seis = 2