Tusdestinos.net / Turismo y viajes

“Todos los que busquen el paraíso terrenal que vengan a visitar Dubrovnik”. Con esta frase del genial George Bernard Shaw, autor de Pigmalion, me gustaría empezar esta ruta por Dubrovnik, una ciudad que, sinceramente, me sorprendió no sólo por su bello emplazamiento geográfico y su maravillosa arquitectura, sino porque es una ciudad que en menos de 20 años ha podido renacer casi de sus cenizas después del bombardeo del año 1991. Su extraordinaria armonía arquitectónica y paisajística le han hecho ganar el merecido apelativo de “Perla del Adriático”  y su fachada marítima ha sido portada en las más prestigiosas revistas de turismo de todo el mundo.

Vista panorámica de Dubrovnik

Vista panorámica de Dubrovnik

Dubrovnik, ubicada en el extremo sur de la región de Dalmacia (en la parte más meridional de Croacia), ha sido durante siglos una de las ciudades más elegantes de Europa. En la actualidad, es el refugio de gran parte de la “jet set” europea y mundial que ha encontrado en la Costa Dálmata su lugar preferido para pasar sus vacaciones. Quizás sea por este hecho que las viviendas en Dubrovnik han alcanzado unos precios estratosféricos, privativos para los propios croatas. La Costa Dálmata de la región de Dubrovnik atrae cada año a miles de turistas (españoles casi a la cabeza) que buscan en Croacia descubrir el Mediterráneo tal como era, como afirma el acertado lema con el que Turismo de Croacia se promociona por el mundo. Y es que el patrimonio natural y cultural croata ha sabido permanecer casi intacto durante siglos.

Dubrovnik es una ciudad pequeña como casi todas las urbes medievales de Europa. También es antigua (cuenta con unos 14 siglos de historia) y, pese que ha sido destruida en varias ocasiones (durante el terremoto del año 1667 y por el bombardeo del año 1991), todavía conserva casi intacto su legado medieval. Dubrovnik es, ciertamente, una ciudad-museo porque todos sus rincones, ya sea su interminable muralla como las callejuelas empinadas que bajan de la montaña hacia el Stradun, la calle principal, son verdaderos monumentos en sí mismos.

Stradun, calle principal de Dubrovnik

Stradun, calle principal de Dubrovnik

En este sentido, la construcción que sin duda define la fisonomía de la ciudad es su muralla, prácticamente intacta. Sus casi dos kilómetros de longitud (1.940 metros para ser exactos) abrazan a la ciudad y la protegen como si fuera un tesoro. Esta estructura, que forma uno de los más hermosos y sólidos sistemas de fortaleza en el Mediterráneo, está compuesta de bastiones, torres y fortalezas independientes. Hoy en día, un paseo a lo largo de las murallas de la ciudad es muy recomendable, sobre todo al atardecer, cuando el color marfil de los edificios se va transformando lentamente en un bello rojo teja. Realmente es un espectáculo digno de contemplación.

Atardecer en el puerto de Dubrovnik

Atardecer en el puerto de Dubrovnik

Dubrovnik, ciudad-monumento

La ciudad vieja de Dubrovnik (Stari Grad) cuenta con un gran número de monumentos, iglesias, monasterios y palacios, la mayoría reconstruidos después de los bombardeos del año 1991. Fuera del recinto amurallado también hay alguna construcción destacada como la impresionante fortaleza de Lovrijenac (San Lorenzo), en la entrada oeste de la ciudad. Esta fortificación, junto con la fortaleza de Bokar (donde tienen lugar algunas actuaciones del Festival de Verano), cierra y protege el puerto más antiguo de Dubrovnik, Kalarinja.

Izquierda, fortaleza de Lovrijenac (San Lorenzo). Derecha, puerta de Pile

Izquierda, fortaleza de Lovrijenac (San Lorenzo). Derecha, puerta de Pile

Entraremos en la ciudad vieja por la Puerta de Pile, completamente fortificada, y enseguida nos encontramos con algunos de los monumentos más insignes de la ciudad: la gran fuente de Onofrio, lugar de reunión de la juventud de la ciudad, la iglesia de San Salvador, el convento de Santa Clara y el monasterio franciscano, que abarca desde el Stradun hasta la torre Minceta, y que alberga una de las bibliotecas más importantes y antiguas de Croacia y del mundo. Su claustro, además, se considera una de las estructuras más bellas en Dubrovnik. En el interior del monasterio se encuentra una de las primeras farmacias de Europa, dicen algunos que la más antigua (con perdón de la de Llívia).

Claustro del monasterio franciscano de Dubrovnik

Claustro del monasterio franciscano de Dubrovnik

Avanzaremos por el Stradun y nos dirigiremos a la parte oriental de la ciudad donde nos recibe imponente la columna de Orlando, que representa un guerrero medieval, y que es todo un símbolo de la libertad de Dubrovnik. En este sentido, esta ciudad croata ha sufrido varias dominaciones a lo largo de su historia: primero llegaron los bizantinos que se establecieron hasta el siglo XII; posteriormente se asentaron los venecianos, que frenaron su prosperidad económica. El período de máximo esplendor de la ciudad se vivió entre los siglos XIV y XIX cuando la República de Dubrovnik afianzó su hegemonía en el Adriático. Alrededor de la columna de Orlando se encuentran dos de los palacios más bellos de la ciudad. Por un lado, el palacio de Sponza, una edificación que combina el estilo gótico con el renacentista. Por su parte, justo al lado del actual Ayuntamiento, se alza el palacio del Rector, que tuvo una gran importancia histórica durante la República de Dubrovnik.

En el Stradun hay numerosos bares y restaurantes para poder desgustar la suculenta gastronomía croata

En el Stradun hay numerosos bares y restaurantes para poder desgustar la suculenta gastronomía croata

Dubrovnik también conserva importantes edificios religiosos siendo el más destacado la Catedral, considerada una de las más bellas iglesias barrocas de Dalmacia. Cabe decir que la antigua catedral, destruida durante el terremoto del siglo XVII, se contaba entre las iglesias más bellas y ricas en Europa de aquella época. También es mencionable la iglesia jesuita de San Ignacio, ubicada en la Plaza de Boskovic, y el monasterio dominicano, protegido de los invasores venecianos por la poderosa fortaleza Revellin, enfrente de la puerta oriental de Ploce.

Puerto de Dubrovnik

Puerto de Dubrovnik

En la parte oriental de Dubrovnik encontramos el muelle del puerto, llamado Kase, protegido a un lado por la fortaleza del San Juan y, al otro, por la torre de San Lucas. Es en este lugar donde se puede respirar la esencia mediterránea de Dubrovnik, una ciudad que puede presumir y con orgullo de ser una de las más bellas del sur de Europa.

Guía práctica

Dónde dormir

Hotel Dubrovnik Palace
Masarykov put 20, 20000 Dubrovnik
+385 20 430 000
+385 20 430 100
info@dubrovnikpalace.hr
www.dubrovnikpalace.hr

Más información

Oficina de Turismo de Croacia
C/ Claudio Coello, 22
Portal B 1ºC – 28001 – Madrid
Tel: 917815514
info@visitacroacia.es
http://www.visitacroacia.es

Agradecimientos: Sania Jelic

Más reportajes de Croacia en la web: Ruta por la región de DUBROVNIK: del valle del Neretva a Cavtat

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies