Tusdestinos.net / Turismo y viajes

www.slowtravelling.es

La Hacienda de San Antonio ocupa una gran casona del siglo XIX levantada sobre una preciosa parcela con vistas sobre el volcán activo de Colima, al oeste de México. El antiguo acueducto de la finca, conservado en perfecto estado, abastece de agua durante todo el año sus plácidos jardines inspirados en la Alhambra de Granada, donde crecen en armonía higueras, cipreses y otras plantas como el agave azul, del que se extrae la bebida nacional, el tequila.

Una impresionante escalera de piedra volcánica comunica las dos plantas de la casa y sus 25 habitaciones, cuya decoración nos zambullirá de lleno en la historia y la idiosincrasia mexicana: tapices de colores, valiosos muebles tallados a mano, hierros forjados, cerámica autóctona y ornamentos que evocan leyendas precolombinas y descubrimientos españoles. Todas las suites, de generosas dimensiones, poseen lindos techos abovedados, chimenea y unas vistas deslumbrantes sobre los elegantes jardines o el formidable paisaje exterior.

La vida en la Hacienda de San Antonio discurre apegada a la tierra y a las costumbres propias de los pequeños pueblos de los alrededores, que merece la pena visitar si nos aventuramos a realizar una ruta en coche por la región. La mayor parte del café que se consume en la casa se cultiva en la granja orgánica colindante, de donde proceden también muchos de los alimentos que integran los guisos autóctonos y ceviches elaborados en la hacienda. Podremos dar buena cuenta de ellos en el enorme comedor de época de la casa, cuyo majestuoso techo en bóveda de cañón se levanta a casi cinco metros del suelo. Y, si nos quedamos con hambre, no tenemos de qué preocuparnos: la familiaridad en la casa es tal que a media tarde podremos dejarnos caer por su cocina abierta y “picar” algo. A principios de siglo se construyó una capilla en la parcela de la hacienda después de que ésta se salvara milagrosamente de una erupción volcánica. Hoy, tras haber sido restaurada, sigue siendo utilizada por los lugareños durante las festividades religiosas. La finca también alberga otras dependencias, como una confortable sala de estar que invita a gozar de la lectura, una biblioteca con volúmenes poco comunes sobre arte mexicano e incluso un corral lo suficientemente espacioso como para albergar las típicas charreadas o rodeos mexicanos.

Para más información: www.slowtravelling.es

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies