Tusdestinos.net / Turismo y viajes

El buen tiempo ya esta aquí y con él multitud de nuevos deportes que puedes practicar al aire libre. Valle d’Aosta conoce las peticiones de sus visitantes, por ello te recomendamos aprovechar al máximo sus recursos para poder disfrutar de esta modalidad de vacaciones, cada vez más de moda entre los españoles. Gracias a la característica geografía montañosa que identifica el valle,  la escalada se ha convertido en uno de los deportes más típicos de esta región. Han sido sus enormes rocas y múltiples paredes, naturales y artificiales, lo que han consolidado a Valle d’Aosta como un favorito para los que practican la escalada.

El desafío sin cuerdas: Búlder

La modalidad búlder consiste en escalar bloques de roca o pequeñas paredes naturales o artificiales de hasta 5 metros (aunque a veces pueden superar los 8). Su particularidad es el desafío al riesgo ya que se practica sin usar los materiales de protección convencionales, como la cuerda o el piolet. En lugar de esto, se emplea generalmente una colchoneta portátil y la atenta destreza de los compañeros, para que la posible caída no tenga consecuencias. Gracias a su geografía idónea para la práctica de este deporte, Valle d’Aosta organiza desde hace dos años el “Bard Boulder Contest”, una competición internacional para profesionales y aficionados de escalada al aire libre, que tiene lugar en el mes de marzo en el pueblo de Bard.

Vertiginosas alturas: Escalada en roca

Al hablar de escalada en roca, hablamos de un desafío vertical con alturas no aptas para quien sufre de vértigo. Valle d’Aosta cuenta con formaciones naturales ideales para practicar este deporte, gracias a las enormes rocas que dejaron los glaciares de los Alpes en su camino.

La escalada deportiva se ha convertido en una actividad muy popular y ya son muchos los que la practican, desde jóvenes hasta adultos. Esta actividad no es peligrosa si se desarrolla con la debida atención y prudencia. Para ello es importante contar con el equipo adecuado, que consiste como mínimo en clavos expansibles y plaquitas llamadas spits, que sirven para enganchar la cuerda de seguridad. Abajo, una persona regula la cuerda para mantenerla tensada y cada vez que el atleta se mueve de un punto a otro, suelta la cuerda necesaria. Así, en caso de error, no hay peligro de caída porque la cuerda quedará igualmente tensada. Sin embargo, es recomendable contar también con un profesional y para ello Valle d’Aosta cuenta con guías de alpinismo, que ofrecen su experiencia profesional al que quiera llenar su día de adrenalina.

Llénate de Adenalina en Valle d’Ao

Llénate de Adenalina en Valle d’Ao

Asimismo, localidades como Arnad, Cogne o Courmayeur, todas ellas pertenecientes a la misma
región de Valle d´Aosta, ofrecen al aventurero una gran variedad de paredes de escalada, que combinan el desafío y la aventura con la seguridad.

El desafío extremo: Escalada en hielo

Esta región es el paraíso para el fanático escalador, ya que permite escalar todo el año. Incluso en invierno se aprovecha el entorno natural para practicar otra de las modalidades: la escalada en hielo. Así, durante los meses más fríos del año, cuando las cascadas cambian de aspecto, transformadas por las heladas en sólidas paredes, los aficionados a este deporte aprovechan el hielo para el ascenso. Esta actividad es posible en numerosos valles de la zona, especialmente en Cogne, donde hay más de 150 cascadas escalables.

Gracias al espectacular entorno natural que rodea Valle d´Aosta, los amantes de la naturaleza y los deportes de riesgo pueden disfrutar de todo tipo de entretenimientos y aventuras. Para profesionales y amateurs, Valle d’Aosta ofrece variadas alternativas que se adapten a los diferentes gustos y experiencias.

Encuentra más información sobre este deporte, así como ofertas y servicios para los visitantes en: http://www.lovevda.it/turismo/sport_eventi/sport/alpinismo_s.asp?ricid=240

Acerca de Valle d’Aosta

Valle d’Aosta es la más pequeña de las comunidades italianas, con una población que supera por poco los 120.000 habitantes. Sus fronteras limitan al norte con Suiza, al oeste con Francia y con la región del Piamonte al sud. El valle está rodeado por grandes montañas idóneas para la práctica de cualquier deporte de invierno.

Los valdostanos son bilingües; utilizan el francés en sus actos y leyes gubernamentales, herencia de los tiempos en que la casa de Saboya mandaba en la región, aunque su lengua más usada cotidianamente es el francoprovenzal o arpitano. El italiano, como consecuencia de la escolarización y la inmigración, es proporcionalmente la lengua más hablada; aunque el Valle d’Aosta tiene políticas especialmente orientadas al uso mayoritario del francés como símbolo de identidad cultural.

Con sus 28 estaciones de esquí, Valle d’Aosta ofrece a los amantes de los deportes invernales más de 1.200 kilómetros esquiables, 870 de la modalidad alpina y 300 de esquí de fondo. Un paraíso terrenal para cualquier amante de los deportes de invierno.

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies