Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Mucha fiesta y algarabía esperan al visitante en Navarra en una nueva edición de San Fermín

Se aproxima el verano y con el período estival llega uno de los acontecimientos más esperados del año, no sólo en España sino también en muchos lugares más allá de nuestras fronteras. Como si de un ritual se tratase, el martes 6 de julio a las 12 en punto del mediodía, ni un minuto más ni un minuto menos, tendrá lugar el famoso “chupinazo”, síntoma inequívoco del comienzo de los Sanfermines y todos sus principales actos festivos. Una oportunidad de conocer a fondo los entresijos de una ciudad carismática como Pamplona, que recibirá al visitante bajo el calor de sus gentes, ofreciendo no sólo fiesta a todas horas sino también cultura, tradiciones y rincones con encanto.

Cuando el “chupinazo” estalla, la capital se transforma en una explosión de vida y un conglomerado de personas inunda las principales arterias de la ciudad. Miles de personas de todo el mundo tiñen de blanco y rojo Pamplona y la calle se convierte durante unos días en un derroche de fraternidad, alegría, música y juerga ininterrumpida al compás de las charangas y las peñas.

Al día siguiente, miércoles 7 de julio, tendrá lugar el primer encierro de las fiestas, sin duda la inauguración de todo un estallido de sensaciones, tensión y emoción que supone la frenética carrera de los mozos delante de los toros. La explosión de júbilo llega este y los siguientes siete días con la llegada a la Plaza de Toros. La fiesta continúa entonces con el “caldico”, el chocolate con churros, los Gigantes y Cabezudos, el aperitivo, la corrida de toros o los fuegos artificiales, que dan paso a la algarabía nocturna.

El visitante puede sumergirse en la fiesta más auténtica y conocer los rincones más especiales de la ciudad para uno de sus visitantes más ilustres. Y es que la figura del célebre novelista Ernest Hemingway siempre será recordada por el impulso que le dio a la fiesta en el plano internacional gracias a sus crónicas. Estos lugares que frecuentaba el escritor hoy son reconocidos atractivos turísticos de Pamplona y, al igual que hacía él en sus tiempos, siempre queda la opción de salir de la ciudad y acercarse a los Pirineos, zona ideal para descansar o practicar el turismo activo.

En este sentido, en un radio de 20 minutos alrededor de la capital navarra, rodeados de hayedos, castaños y robledales, hay una variada selección de encantadores hoteles rurales. Establecimientos, en general, muy elegantes, sinónimo de paz, amor y tranquilidad, localizados junto al Parque Botánico de Bertiz o en pleno Valle de Baztán e ideales para hacer senderismo o equitación. Una opción para desconectar después de la fiesta y conocer la otra cara de Navarra, gracias a las buenas comunicaciones y accesos a Pamplona.

Y es que, después de conocer la universalidad de la fiesta de San Fermín, la manera de disfrutar de un merecido descanso es acercándote a alguna de las zonas más acogedoras de la geografía navarra, no sólo en los verdes Pirineos navarros. Los largos paseos por frondosos bosques de robles y hayas o un refrescante baño veraniego en el río son una muy buena alternativa. Pero, para quién lo prefiera, el sur  de Navarra ofrece el calor de sus gentes, de los platos de la huerta del Ebro y de las llanuras bajo un sol radiante. Opciones a medida para todos los gustos.

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies