Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Neyzen te lleva a Malasia

Situada en el corazón del Sudeste asiático, es uno de los paraísos más agradables de visitar, con cientos de atracciones, rutas posibles y ciudades e islas impactantes. Neyzen, empresa especializada en el diseño de viajes de elite,  te invita a conocerlo. En este país conviven en perfecta armonía una mezcla de culturas tan diferentes como la china, la hindú y la malaya. Desde la selva de Borneo, hasta los rascacielos de su capital, Malasia presenta un abanico amplísimo de posibilidades para el disfrute del viajero. Conseguir conocerlo sin ningún tipo de pérdida, puede resultar complicado. Neyzen, consultora especializada en el diseño de viajes de elite, te ofrece todas las facilidades para adentrarte en este laberinto de culturas sin necesidad de brújula.

En efecto, es un país que tiene un encanto especial para satisfacer los gustos de todos sus visitantes, ya que se pueden escoger diversos destinos turísticos. Desde Kuala Lumpur, donde hay diversidad de entretenimientos y opciones culturales y gastronómicas, y que permite sentir la experiencia de realizar compras en un pasar matam (mercado nocturno) o incluso partidos de fútbol en estadios cubiertos, hasta sus fascinantes costas, donde se puede disfrutar de paradisíacas playas de arena blanca y aprovechar sus aguas para practicar buceo y contemplar la fascinante vida animal de los fondos marinos.

Dividida en 13 estados, limita con Brunei, Kalimantan, Filipinas, Singapur y Tailandia. Una de las particularidades de este país es que consiste en dos masas separadas de tierra con unos 330 mil kilómetros cuadrados que abarcan la Malasia peninsular (Malasia del Oeste) y los estados del norte de Borneo de Sabah y de Sarawak (Malasia del Este), con el mar de China del sur de por medio.

Se trata de un país con una cantidad exuberante de festivales y con infinitas alternativas para la aventura. Del senderismo de la selva, escaladas en montaña, hasta la exploración de cuevas, submarinismo, eco-turismo, rafting en aguas cristalinas, o simplemente el descanso en sus playas privadas. Eso sí, en un clima típicamente tropical, muy cálido, lluvioso y húmedo durante todo el año.

Kuala Lumpur

Si se piensa en viajar a Malasia, uno de los destinos obligados es su capital: Kuala Lumpur, una enorme, bulliciosa y cosmopolita ciudad que, además, constituye el principal centro financiero del país y donde se encuentran las imponentes y voluminosas Torres Petronas, unos de los edificios más altos del mundo. Con sus 436 metros de altura, dominan toda la ciudad y, desde su observatorio, puede apreciarse la combinación de viejas mezquitas, destartalados edificios y los relucientes rascacielos que emergen en esta urbe.

Sin embargo, para el turista, más que los edificios propios de occidente, resulta un atractivo imperdible las mezquitas que son, para el Islam, el equivalente a las catedrales para el Cristianismo. En efecto, cualquier visita a Malasia quedaría incompleta sin una visita a uno de estos templos.

En la capital, la Mezquita Nacional se yergue en medio de una extensión de césped decorada con fuentes y resulta uno de los puntos de visita imperdibles. Construida en 1965, destaca por su cúpula principal, moldeada con la forma de una estrella de 18 puntas, que representan los 13 estados y los cinco Pilares del Islam. Otro de los edificios más bellos y populares es la Mezquita del Viernes, ubicada en la confluencia de los ríos Klang y Gombak, en el mismo lugar en que desembarcaron los primeros europeos.

Pangkor Laut, una isla única

Para los amantes de la playa y las aguas turquesas, que prefieren una estancia fuera de la ciudad, en Malasia es posible desplazarse a alguna de sus maravillosas islas. Pangkor es una de ellas, y está considerada como uno de los enclaves má s románticos y placenteros del mundo. En Pangkor se puede disfrutar de una estancia en el hotel Pangkor Laut Resort. Se encuentra a unos 5 kilómetros de la costa oeste de Malasia, en los estrechos de Malacca, donde antaño se establecían los refugios de pescadores, comerciantes y piratas. A pesar de que la isla tiene 121 hectáreas de superficie, las instalaciones del hotel ocupan tan solo una parte de la isla, puesto que el resto permanece cubierto por su manto forestal de más de 2 millones de años de antigüedad, sus playas y su precioso mar turquesa.

Desde el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, Sepang, se puede acceder en coche privado pasando por la ciudad de Lumut, o tomar un vuelo nacional de la compañía Berjaya Air desde el aeropuerto de Subang Sultan Abdul Aziz Sha.
Aquí la cocina ofrece platos malayos, recetas chinas a los estilos Nyonya y Hockchew, productos locales y cócteles exóticos que se pueden disfrutar en los restaurantes de la isla. Pero no es lo gastronómico lo más “delicioso”.

Bajo la inspiración de las tradiciones malayas, chinas, indias y tailandesas, los tratamientos de belleza combinan salud física y espiritual a partir de tres formatos: rejuvenecimiento y conservación, relajación y reducción del estrés, y desintoxicación y romance. Además, se pueden realizar gran cantidad de excursiones por la jungla, que permiten conocer la enorme selva virgen de esta isla, donde se pueden avistar especies salvajes como  macacos comedores de crustáceos, lagartos y tucanes amarillos.

Naturaleza, vegetación, exotismo, exclusividad y misterio. Un halo mágico cubre esta isla malaya donde todo es posible. Pangkor Laut constituye el escondite perfecto para aquellos que buscan un especial “retiro vacacional”.

Más información en www.neyzengroup.com

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies