Extremadura es una Comunidad Autónoma que, pese a no tener salida al mar, cuenta con dos playas fluviales con el distintivo de Bandera Azul: la de Orellana y la de Cheles (Isla Ceniza), en el Gran Lago de Alqueva, conseguida en el año 2019.

Playa de Orellana © Turismo de Extremadura

Playa de Orellana © Turismo de Extremadura

Más de 1.500 kilómetros de costa de agua dulce, las opciones de disfrutar de un verano refrescante con el agua como protagonista desde piscinas naturales pasando por pantanos, embalses, saltos de agua, arroyos, ríos y grandes pozas excavadas por la erosión de las rocas durante miles de años.

Piscinas naturales: más de 50 zonas de baño

La Reserva Natural Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte (Cáceres), conocida por los locales como Los Pilones por las erosiones en las rocas que han generado durante siglos unas 50 bañeras naturales llenas del agua cristalina que baja de la Sierra de Gredos.

Garganta de los Infiernos © Turismo de Extremadura

Garganta de los Infiernos © Turismo de Extremadura

Algunas están escondidas entre montañas y otras abiertas y accesibles desde los pueblos. La Vera, el Jerte, el Ambroz, Las Hurdes y Gata son las comarcas cacereñas que más rincones esconden mientras que en Badajoz se puede disfrutar de ellas en La Siberia, Don Benito, Mérida y en el entorno de la propia capital de la provincia.

Bandera azul en la playa de Orellana

El viajero puede disfrutar de una playa fluvial que consigue cada año, desde 2010, una Bandera Azul. Ubicada en la comarca de La Serena, en Badajoz, la playa de Orellana ofrece la posibilidad de bañarse entre olas de agua dulce y cuenta con chiringuito, un pequeño puerto deportivo y, por supuesto, puestos de socorro.

Playa de Orellana © Turismo de Extremadura

Playa de Orellana © Turismo de Extremadura

Embalse de Alqueva

En gran lago de Alqueva, que comparten España y Portugal, está la segunda playa fluvial que ostenta la Bandera Azul: la de Cheles.

Playa de Cheles en el Embalse de Alqueva © Turismo de Extremadura

Playa de Cheles en el Embalse de Alqueva © Turismo de Extremadura

Aquí se pueden realizar paseos en velero y observación de estrellas, safari fotográfico en kayak, multiaventura con actividades en tierra y agua o descenso en piraguas.

Un paraíso para la pesca deportiva

En Extremadura hay opciones interesantes para los aficionados a la pesca deportiva como los pantanos de Alange, Orellana, García de Sola y Cíjara en la provincia de Badajoz o los de Alcántara, y Gabriel y Galán en Cáceres. Aquí se encuentran especies como el lucio, la carpa, el barbo o la tenca.

Navegar por aguas internacionales en el Tajo

El Parque Natural del Tajo Internacional, un proyecto conjunto de España y Portugal y Reserva de la Biosfera desde marzo de 2016, cuenta con 50.000 hectáreas de espacio protegido, 47 especies de mamíferos y 181 de aves, algunas de ellas en peligro de extinción como el buitre negro.

Parque Natural del Tajo Internacional © Turismo de Extremadura

Parque Natural del Tajo Internacional © Turismo de Extremadura

Para conocerlo se puede hacer un crucero fluvial con el barco El Balcón del Tajo que ofrece tres itinerarios de entre 22 y 24 kilómetros e incluye excursiones y visitas guiadas.

Baños y aguas termales para relajarse

El agua de Extremadura ha sido conocida y apreciada desde la Antigüedad por sus cualidades mineromedicinales.

 Balneario de Alange © Turismo de Extremadura

Balneario de Alange © Turismo de Extremadura

Existen algunos balnearios construidos sobre vestigios de época romana y árabe como los balnearios de Alange, El Raposo, Salugral Termal Resort, Valle del Jerte y Baños de Montemayor, entre otros.

Parque acuático en la frontera

La ciudad de Badajoz cuenta con un parque acuático situado a poca distancia de la frontera con Portugal, AquaBadajoz, con toboganes, piscina con olas, área infantil y terrazas, una oferta de ocio pensada para todos los públicos. De esta manera esta ciudad extremeña mima a las familias con un intenso programa que incluye visitas a los museos y a las fortificaciones abaluartadas, además de propuestas culturales y musicales.

Barranquismo en el Valle del Jerte

En el Valle del Jerte, en Cáceres, hay una zona óptima para la práctica de barranquismo o, como se conoce localmente gargantismo porque tiene lugar a través de los saltos de agua y pozas llamadas gargantas.

Barranquismo en Extremadura © Turismo de Extremadura

Barranquismo en Extremadura © Turismo de Extremadura

Tres de ellas, las Nogaledas, los Hoyos y  los Papúos, están equipadas con anclajes, desviadores, posibilidad de pasamanos y rápeles guiados. Existen empresas de la zona que ofrecen esta actividad.

Practicar vela tierra adentro

En Extremadura se puede practicar vela en cuatro clubes náuticos, tres de ellos en Cáceres (Tajomar, Lago Gabriel y Galán y Barlovento, situados en los pantanos de Alcántara, Gabriel y Galán y Borbollón, respectivamente) y uno en Badajoz, el Guadiana Club Náutico, en el embalse de Orellana. Aquí también hay una escuela de vela que organiza numerosas regatas locales, territoriales y nacionales, así como eventos para la promoción y difusión de este deporte.

Más información en www.turismoextremadura.com

1 respuesta en este articulo

Responder a El espíritu #embarcate también engancha en aguas de interior – embarcate Cancelar Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies