Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Propuestas culturales en las siete parroquias andorranas

Cada rincón de Andorra esconde un importante legado cultural. Y para descubrirlo, en las siete parroquias andorranas se organizan itinerarios turísticos que pretenden mostrar al visitante la historia del Principado a través de su particular arquitectura de granito, recorriendo los espectaculares parajes montañosos o descubriendo su flora autóctona. Un interesante viaje en el tiempo dirigido a todos los públicos.

En la capital del país, en Andorra la Vella, se puede realizar una original visita al museo geológico que está al aire libre. La ruta ‘Rocas en la calle’ permite al visitante conocer la diversidad de estos ejemplares existente en Andorra. Paseando por los jardines del Parque Central y por distintos lugares de la ciudad se puede reconocer la arquitectura de granito, muy frecuente en el país de los Pirineos.

También podemos conocer este estilo arquitectónico en Escaldes-Engordany, una de las poblaciones que conserva más edificios de la denominada arquitectura de granito, un estilo que se ha convertido en testigo de los cambios socioeconómicos desde mediados del siglo XX en el país.

La ruta recorre los edificios más emblemáticos de esta arquitectura de granito entre los cuales se encuentra la casa Lacruz, obra del arquitecto catalán Puig i Cadafalch, así como el Hotel Valira y el Hotel Carlemany como ejemplos de los primeros establecimientos que utilizaron el agua termal como reclamo turístico.

Aproximación a la cultura religiosa

En Canillo se ofrece un interesante recorrido por los monumentos más admirados, no sólo de la parroquia, sino también de Andorra. En las ’12 huellas por el camino de Canillo’ se propone una visita a pie por el entorno natural del municipio para visitar ejemplos de la arquitectura religiosa andorrana, entre los cuales se encuentra la iglesia de Sant Joan de Caselles, el Oratorio de Sant Bernay de Menhon, la cruz de hierro forjado del edificio sociocultural, la iglesia parroquial de Sant Serni, el monumento a Carlemany, la iglesia de Santa Cruz, la cruz de los siete brazos, Sant Miquel de Prats, los Oratorios de Meritxell y el Santuario de la patrona del país, Ntra. Sra. De Meritxell.

Para disfrutar del entorno natural y conocer la flora autóctona de Andorra y de los Pirineos, pasear por el jardín botánico de Encamp puede ser todo un acierto. Situado en la carretera de las Pardines, a 1.630 metros de altura, este jardín botánico cuenta con una extensión de tres kilómetros que se divide en 13 zonas, donde se representa un hábitat diferente. El visitante podrá conocer cada especie a través de paneles informativos.
Itinerarios teatralizados

Los meses de julio, agosto y septiembre, la Massana propone una original y educativa forma de conocer la historia de Andorra a través de las rutas teatralizadas que protagoniza Sisquet de Cal Sisquende. Este campesino andorrano del siglo pasado explica a los visitantes la historia y las costumbres de los pueblos de la Massana y Pal.

Además, también cuenta anécdotas de la época como ¿en qué hotel andorrano se alojaron los refugiados de la Segunda Guerra Mundial? ¿Cómo vivían los payeses a principios del siglo XX en la Massana? o ¿Por qué San Clemente fue un papa que no quería serlo? Un divertido viaje en el tiempo.

Curioso es también seguir los pasos del clérigo y escritor catalán Jacint Verdaguer. En 1883 recorrió los bellos parajes de Ordino y dejó su impronta en una de las obras literarias más importantes de la época ‘Canigó’. Esta ruta se puede realizar a pie, en bicicleta o usando los remontes para acceder a los puntos más elevados de los valles del norte y contemplar la naturaleza en su estado puro.

El itinerario recorre Arcalís y sus cimas como la Pica d’Estats o el Moncalm y también pasa por los estanques de Creussans y Tristaina. Además, también se puede visitar los municipios de El Serrat, Llorts y la Cortinada por donde pasó el clérigo catalán para describir los Pirineos a través de su geografía, historia y costumbres.

Finalmente, en Sant Julià de Lòria se puede conocer la evolución sociocultural del municipio a través de la Ronda Laurediana. Esta ruta tiene el propósito de mostrar al visitante la evolución del pueblo desde el siglo XII hasta nuestros días, a través de algunos testimonios arquitectónicos como la Casa Comunal, el Museo del Tabaco o la iglesia de Sant Julià y Sant Germà.

Más información: www.andorra.ad

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies