Tusdestinos.net / Turismo y viajes


El turismo cultural se ha visto enriquecido en los últimos años con diversas iniciativas de rutas literarias en todo el mundo, ofreciendo al viajero itinerarios tomados de la literatura clásica o de best sellers contemporáneos. Es el caso, por ejemplo, de la Ruta del Quijote en España o la ruta de Jorge Luis Borges en la Ciudad de Buenos Aires.
En este contexto, la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y Turismo – PromPerú ha desarrollado el proyecto “Rutas Literarias”, una colección de guías pensadas para descubrir de la mano de algunos de sus autores más insignes (Mario Vargas Llosa, José María Arguedas y César Vallejo) los escenarios que fueron testigo de sus vidas y motivaron su inspiración.

“La Lima de Mario Vargas Llosa” es un recorrido por los lugares limeños que inspiraron las obras del escritor peruano más reconocido internacionalmente, y que evocan las atmósferas que de ellos describió el autor, mostrándolos en todo su esplendor actual: el centro histórico de Lima, los distritos de Miraflores, San Isidro, Lince y La Victoria, entre otros. La guía recoge los escenarios de cuatro obras de Vargas Llosa –“Día de domingo” (de los jefes), 1959; “Los cachorros”, 1967; “La ciudad y los perros”, (1963) y “Conversación en La Catedral”, 1969. El periodista peruano Rafael León es el autor de la selección de los pasajes y los comentarios que permiten al viajero re-visitar el mundo vargasllosiano.

“El norte de César Vallejo” recoge los escenarios biográficos del poeta peruano, considerado uno de los autores más innovadores de la poesía del siglo XX. La ruta se extiende por la sierra de la Libertad, y dirige la atención del viajero hacia nuevos lugares de interés como Santiago de Chuco, ciudad de nacimiento de César Vallejo, en la vertiente occidental de la Cordillera Norte de los Andes. Alcanzarla desde Trujillo (capital del departamento de La Libertad) es un viaje hermoso, a través de grandes cañaverales y zigzags serpenteantes que ascienden por una cordillera gigantesca y agreste, interrumpida por extensiones de bosque de eucalipto y salpicada de pequeños caseríos.

La ciudad de Huamachuco, donde el poeta vivió episodios de juventud, está enclavada en plena cordillera de los Andes (3.200 msnm). Fue fundada por los agustinos en 1554 por encargo real y exhibe aún hoy interesantes ejemplos de casonas coloniales. Una de las visitas más destacadas es el conjunto arqueológico preinca de Marcahuamachuco, una vasta ciudadela de piedra enclavada en un cerro, desde donde se observa una vista panorámica de la cordillera.

Trujillo, en cuya Universidad Vallejo cursó sus estudios de Letras, es la “ciudad de la eterna primavera”, por su clima agradable y soleado durante todo el año. Su área metropolitana aglutina una importante colección de monumentos, así como interesantes paradas del universo vallejiano: el antiguo colegio Pedro Ureña ubicado en la Plaza de Armas, donde el poeta trabajó como preceptor; el Hotel Arco, en cuya habitación número 7 vivió y el Rinconcito de César Vallejo, restaurante de cocina criolla norteña decorado con temas vallejianos.

“El Sur de José María Arguedas” propone un recorrido por algunos de los lugares en los que vivió este escritor, considerado uno de los grandes representantes de la corriente indigenista en Perú. Sus relatos se ubican en escenarios prototipo cuyas atmósferas, paisajes y pueblos remiten al imaginario inspirador del autor. Centrada en el corredor Nazca-Cusco, la guía ofrece importantes alternativas de interés a los miles de visitantes que cada año viajan a la Ciudad Imperial, evidenciando la variedad de atractivos con los que cuentan los alrededores de Abancay.

Abancay es la capital del departamento de Apurímac, y reúne abundancia de referentes arguedianos. Posee gran potencial turístico: riquezas paisajísticas, arqueológicas e histórico- culturales (famosas son sus fiestas de carnaval). Uno de sus grandes atractivos es el Santuario Nacional de Ampay, un área protegida a la que se accede caminando; allí se encuentra el nevado del Ampay, con sus bellas lagunas y la representativa Intimpa ( “el árbol del sol”, perteneciente a la familia de las coníferas).

La carretera desde Abancay hacia Cusco está salpicada de poblados hermosos y  poco conocidos: Curahuasi, en la parte más baja del valle, famoso por sus baños termo medicinales; el río Apurímac, frecuentado por aficionados al canotaje; o el histórico puente inca de Maukächaca, que atraviesa el gran cañón del río Apurimac.

Ya en las cercanías de Cusco, Saywite es un conjunto inca que contiene el célebre monolito, una piedra gigantesca tallada como si fuera una maqueta cosmogónica de la diversidad natural del territorio andino. Era usada como plataforma ceremonial relacionada con el culto al agua.

Andahuaylas, lugar de nacimiento de José María Arguedas, también guarda sus restos mortales. Abundan las asociaciones culturales y folclóricas con su nombre y un moderno paseo peatonal en el centro que culmina en una estatua del autor. En esta ciudad es imprescindible visitar la catedral y el mercado, con su extraordinaria variedad de papas; en los alrededores, el santuario de la Virgen de Cocharcas, el sitio arqueológico chanka de Sondor y la bellísima laguna de Pacucha.

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies