Tusdestinos.net / Turismo y viajes


Six Senses ha elegido las paradisíacas islas Maldivas como uno de los mejores emplazamientos para despedir este año y dar la bienvenida al año 2010. El exclusivo resort Soneva Fushi, ubicado en la isla privada de Kunfunadhoo, de 75 km2 de extensión y una de las más alejadas de Male, propone una exótica estancia de 15 días tanto para parejas como para familias para convertir estas  Navidades en una de las más especiales.  

La noche del 24 de diciembre se convertirá en la primera de las citas importantes. El equipo de cocina del resort preparará el tradicional pavo de Navidad junto con otras especialidades locales para celebrar esta señalada fecha. Otro de los grandes momentos será en Fin de Año, cuando los huéspedes podrán vivir el último atardecer del 2009 disfrutando de un cóctel en las arenas blancas de la isla y podrán seguir la celebración con una cena de gala en el Mihiree Mitha, un restaurante con una refinada y jugosa oferta gastronómica.

Celebraciones a parte, el plato fuerte de la estancia en este entorno privilegiado son actividades culinarias a cargo del reconocido chef René Redzepi, propietario del restaurante Noma de Copenhague, poseedor de 2 estrellas Michelin. El cocinero danés ofrecerá dos comidas y una exclusiva clase de cocina a los huéspedes, quienes disfrutarán de su particular Nordic Experience. Por su parte, los más pequeños también se divertirán aprendiendo a crear sus platos favoritos, desde pasteles de chocolate hasta helados.

Six Senses Soneva Fushi se encuentra entre aguas cristalinas, playas de arena blanca, una vegetación muy rica y clima tropical, que aseguran un entorno de ensueño para una experiencia “Robinson Crusoe” de lujo. Por eso, la cadena también ha preparado un conjunto de sesiones y actividades, que harán que los huéspedes gocen como nunca de unas paradisíacas vacaciones de Navidad. El relax y el bienestar, con tratamientos de wellness y clases de Tai Chi y de Yoga, se verán acompañados de prácticas de snorkelling o sesiones de astronomía, tanto en el observatorio como al aire libre, actividades que sólo brinda este emplazamiento tan especial.

Por su parte, los niños y niñas, entre visita y visita de Santa Claus, compaginarán sus clases culinarias con numerosas manualidades y clases de arte, y prácticas y competiciones deportivas, que amenizarán su estancia. Unos mini Juegos Olímpicos, deportes de aventura, ciclismo, futbol, competiciones de castillos de arena, saltos de trampolín, excursiones por la naturaleza, etc. sumergirán a los chavales en todo un mundo de diversión y compañerismo.

Los afortunados visitantes se alojarán en una de las 65 lujosas villas (13 con piscina privada) que conforman este complejo. Todas ellas están abiertas a su pequeña playa de arena blanca privada, y cada uno de los baños se abre a su propio jardín.

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies