Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Última hora Semana Santa: Ruta del Vino Montilla MorilesAguilar de la Frontera, Lucena, Moriles o Puente Genil son algunos de los pueblos de la Ruta donde esta fiesta está declarada de Interés Turístico Nacional o Regional. Como reza su lema, la Ruta del Vino de Montilla-Moriles es ‘Mucho más que vino’ y un magnífico ejemplo para comprobarlo es acercarse a este lugar de la campiña cordobesa durante los días de Semana Santa. La pasión con la que esta fiesta se vive en Andalucía cobra aquí un carácter especial, con manifestaciones tradicionales que, en algunos casos, se remontan al siglo XVII.

La oferta turística de la Ruta del Vino de Montilla-Moriles permite conocer enclaves y situaciones verdaderamente irrepetibles. Además de sus bodegas, lagares y unos  particularísimos vinos (los generosos de la D.O. Montilla-Moriles) que se han convertido en patrimonio exclusivo de un marco que no puede trasladarse a ningún otro rincón de España, la Semana Santa de algunas de las localidades que forman parte de esta Ruta es uno de los mejores momentos para visitarlas.

En los nueve municipios de la Ruta (Aguilar de la Frontera, Córdoba, Fernán Núñez, La Rambla, Lucena, Montemayor, Montilla, Moriles y Puente Genil) la Semana Santa es una de las fiestas más importantes, aunque destaca en alguno de ellos como Aguilar de la Frontera, Lucena, Montilla, Moriles o Puente Genil.

Declarada de Interés Turístico Nacional, la Semana Santa de Aguilar de la Frontera destaca por la espectacularidad y número de sus pasos, además del atractivo casco histórico en donde tienen lugar las procesiones. Las celebraciones en esta localidad son especialmente emotivas, como la particular Visita a los Sagrarios en la tarde del Jueves Santo.

La Semana Santa de Lucena también está declarada de Interés Turístico Nacional. En ella destaca la forma en que se llevan los pasos procesionales por las calles, un arte denominado santería. Los santeros van a cara descubierta, a diferencia de casi todo el resto de Andalucía. Los manijeros son los responsables de las cuadrillas y se encargan de que todo salga a la perfección, además de elegir el paso propio de cada procesión, otra característica especial de la Semana Santa lucentina. Los orígenes de esta  celebración se encuentran en las cuadrillas de trabajadores del campo, que eran dirigidas por un capataz o manijero y al que los señores encargaban llevar a su cuadrilla a sacar a los pasos.

En Montilla, algunos lugareños se convierten en actores por unos días, olvidándose de su identidad cotidiana para interpretar un papel en la Representación Dramática de la Pasión, un emotivo montaje teatral que goza de gran popularidad y que añade un toque diferente a la calidad y espectacularidad de sus procesiones.

La de Moriles está declarada de Interés Turístico Regional y en ella, además de los Pasos de Procesión, destacan las Figuras Bíblicas, escenificaciones de los distintos pasajes de la Pasión y la Muerte de Jesús de Nazaret que convierten esta localidad en un enorme escenario. Además, en todas las procesiones (salvo en la del Domingo de Ramos), estas figuras realizan las ‘Reverencias’ antes las imágenes de los distintos Pasos. Los personajes más cercanos a Jesús lo hacen de forma humilde y respetuosa, mientras que aquellos que en su tiempo fueron hostiles, realizan un simbólico sometimiento a su doctrina.

Por último la Semana Santa de Puente Genil, declarada de Interés Turístico Nacional desde 1979, ofrece al visitante un espectáculo único. Se la conoce como La Mananta y se caracteriza por sus Corporaciones Bíblicas, asociaciones cívico religiosas en las que sus integrantes, que se denominan a sí mismos ‘hermanos’, desfilan acompañando a las Cofradías, caracterizados como personajes del Antiguo y Nuevo Testamento y otros que simbolizan aspectos de la teología cristiana.

Desde el primer sábado de Romanos o sábado de Carnaval, la Corporaciones Bíblicas realizan subidas al Calvario, un pequeño cerro donde se encuentra la iglesia de Jesús Nazareno. Allí oyen los ‘Misereres’ entonados por la banda del Imperio Romano y beben las ‘uvitas’, pequeñísima medida de vino escanciada por el ‘alpatana’ a cuyo cargo está la cesta con las botellas de vino. En la subida al Calvario, estas Corporaciones cantan saetas cuarteleras. De vuelta al cuartel (los lugares de reunión) uno de los hermanos quitará una para la ‘vieja Cuaresma’, una imagen que representa la Cuaresma y que tiene siete patas, una por cada sábado anterior a Semana Santa.

La misma festividad pero con cientos de particularidades y detalles específicos en cada uno de estos lugares que hacen de este territorio un atractivo punto de confluencia para todos los viajeros con ansias de descubrir nuevos rincones y experiencias.

Más información en www.rutadelvinomontillamoriles.com

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies