Tusdestinos.net / Turismo y viajes

El Palacio Guendulain, auténtico testigo de la historia de la ciudad de Pamplona, invita a sus huéspedes a adentrarse en un viaje para revivir el esplendor de la nobleza de hace dos siglos aprovechando una fecha tan especial como es el Fin de Año. Así, el establecimiento hotelero de cuatro estrellas, que abrió sus puertas a mediados de septiembre, da la posibilidad al visitante de inaugurar el 2010 en una auténtica joya del siglo XVIII y en una de las ciudades más históricas de España.

El paquete especial de Nochevieja, disponible desde 540 €, consta de 2 noches en régimen de alojamiento y desayuno en una de las 25 ilustres estancias, con un detalle especial el día de llegada. Además, la noche de Fin de Año el cliente disfrutará de una cena degustación acompañada de champagne en el restaurante gastronómico del hotel que, situado el la planta noble, ofrece una interesante propuesta de platos para la que se ha contado con el asesoramiento de Pedro Olmedo.

Una Nochevieja inolvidable en el Hotel Palacio Guendulain

Una Nochevieja inolvidable en el Hotel Palacio Guendulain

Los huéspedes podrán, además, disfrutar y conocer el ambiente navideño propio de la capital Navarra, ya que el edificio está situado en la calle Zapatería, en pleno centro de la ciudad y muy próxima a algunos de los más interesantes edificios y monumentos. De hecho, el propio palacio constituye un buen ejemplo del patrimonio histórico de Pamplona puesto que en el proceso de restauración del edificio se han querido mantener muchos de los elementos originales del palacio, lo que dota al hotel de una esencia ilustre. Así, molduras, suelos, cuadros, tapices y muebles – todo original de la casa – estimulan la imaginación del visitante y tratan de convertir su estancia en un auténtico paseo por la nobleza del siglo XVIII.

Las 25 habitaciones del hotel – 14 Clásicas, 9 Deluxe y 2 Suites- están decoradas siguiendo el estilo noble del hotel, para lo cual se han utilizado cabeceros, cuadros,  mesas de noche y otros muebles propios de la casa, en contrapunto con los cuartos de baño, que presentan un aspecto moderno a la par que funcional, dotando a todas las estancias de las comodidades de un establecimiento de esta categoría.

Destacan algunos detalles característicos del palacio que se han mantenido ahora en su faceta de hotel, como el blasón original en la fachada de la familia aún propietaria –los Condes de Guendulain- o la colección de coches de finales del siglo XIX y principios de XX propios del Conde. Todo sin olvidar, la espectacular carroza original del siglo XVIII y restaurada para la ocasión que, dando la bienvenida a los huéspedes, les invita a adentrarse en un recorrido por la grandeza del siglo XVIII aprovechando los últimos días del año.

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies