Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Turismo, cultura, relax, naturaleza, artesanía y mucho más nos espera en La Palma. Nuestro punto de inicio es Santa Cruz. La capital de la isla todavía destila su carácter histórico, algo que percibimos de manera especialmente intensa cuando paseamos por el centro de la ciudad.

Estructurada de forma escalonada a causa de la orografía de la zona, Santa Cruz cuenta con destacadas muestras de arquitectura de los siglos XVI y XVII. De entre los edificios civiles destaca, sin duda, el ayuntamiento, que encabeza la larga lista de obras renacentistas que acoge la ciudad. En la fachada de la sede consistorial encontramos un relieve de Felipe II, mientras que su interior acoge frescos y artesonados en madera. Bajando en dirección al mar, y cruzando la Avenida del Puente, hallaremos la Iglesia de El Salvador, también con un hermoso pórtico renacentista y una torre de piedra volcánica negra que le otorga cierta apariencia de fortificación. Para acudir al Museo Insular, establecido en el restaurado Convento de San Francisco, habremos de dirigirnos al norte de la ciudad, preferentemente en un paseo por el paseo marítimo. El museo acoge exposiciones de bellas artes, así como etnográficas, arqueológicas y de ciencias naturales.

Fuencaliente/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

Una pequeña excursión que merece la pena realizar es la visita al Real Santuario Insular de las Nieves y al Mirador de la Concepción, desde donde disfrutaremos de unas vistas fabulosas. Nos estaremos acercando ya a la zona de La Breña. Lo que antiguamente, allá por el siglo XVII, era un solo municipio, en la actualidad se divide en dos. El primero de ellos, al que llegaremos en apenas unos minutos desde el risco de La Concepción, es La Breña Alta.

Al sur queda La Breña Baja, y ambas conforman el Valle de las Breñas, una zona caracterizada por los alisios y la vegetación de laurisilva, así como por los cultivos de tabaco, aguacate o plátano. A continuación nos dirigiremos hacia el Oeste por la LP-2 para visitar dos destacadas localidades palmeras.

La primera que encontramos es El Paso, municipio que cuenta con una amplísima extensión de bosques y cultivos, y a cuyo término pertenece la Caldera de Taburiente. Dos industrias de esencia artesanal tienen especial presencia en El Paso: el tabaco y la seda, y a ésta última hay incluso dedicado un Taller-Museo, el de Las Hilanderas (C/ Manuel Taño nº 6). Fundado en 2002, en él podemos contemplar el complejo proceso que se sigue para la producción de la seda desde la misma cría del gusano.

Ruta de los Volcanes/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

Ruta de los Volcanes/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

El segundo municipio que visitaremos será Los Llanos de Aridane, apenas unos pocos kilómetros más al oeste. Como en la anterior, aquí, concretamente en el barrio de Las Manchas de Abajo, también encontramos un museo temático de profundas raíces etnográficas: la Casa Museo del Vino (Camino el Callejón, 98) nos acerca la historia y cultura vitivinícolas en La Palma, además de permitirnos la degustación y compra de vinos con Denominación de Origen.

En poco más de media hora, circulando dirección sur por la LP-1, habremos llegado a nuestra próxima parada, Fuencaliente. La zona se caracteriza por la actividad volcánica que históricamente se ha dado. La última erupción fue la de El Teneguía, en 1971. Parte de la lava escupida entonces al mar supone el terreno más joven de la isla. Otros volcanes que durante los últimos siglos también han tenido actividad son el de San Juan (1949), El Charco (1712), San Antonio (1677) o San Martín (1646). Así, Fuencaliente presenta un aspecto profundamente marcado por las erupciones y se erige como uno de los grandes atractivos de la isla.

Museo del Vino/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

Museo del Vino/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

Una de las visitas imprescindibles es el Faro, situado en el vértice meridional. Éste marca el final de la emblemática ruta senderista conocida como “Ruta de los Volcanes”, imprescindible para los amantes de la naturaleza. Junto al faro se encuentran las Salinas, declaradas Sitio de Interés Científico por ser lugar de paso y de cría de aves migratorias, así como las vecinas playas de arena negra. El antiguo faro, que quedó maltrecho en su día por la erupción del Teneguía, fue restaurado y acoge ahora el centro de interpretación de la Reserva Marina. El escenario no tiene desperdicio y es especialmente hermoso al atardecer, cuando los últimos rayos de luz del día centellean sobre la sal acumulada junto a los cristalizadores esperando a que los alisios la sequen.

Casas típicas de la isla de La Palma/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

Casas típicas de la isla de La Palma/Fotos: J.L. Rivera y A. Polvorinos

Como final a nuestra ruta, no parece mala idea optar por regresar a Santa Cruz de La Palma visitando una o varias de las muchas playas que se nos ofrecen durante el trayecto: Playa de los Roques, de la Barqueta, del Azufre, Arenas Blancas, del Burro, del Pozo, La Martina, del Hoyo, de los Cascajos o Bajamar. Así, bajo el tibio sol palmero, podemos despedirnos de La Palma antes de emprender el regreso a casa.

Texto: Nacho Lorente Rius

Más reportajes de Islas Canarias en la web: LA GOMERA, la isla de la felicidad/ GRAN CANARIA, ruta de spa y relax

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies