El Parque Natural más extenso de España y el segundo de Europa se encuentra en la provincia de Jaén. Se trata del PN Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, un destino muy recomendable para los amantes del ecoturismo y en el que trabajan 37 empresas acreditadas por la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS) que han diseñado más de 10 paquetes de actividades para realizar en este espacio. ¿Se imaginan visitar una zona verde que tenga la misma extensión que la provincia de Vizcaya?

La orografía y los paisajes del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas son muy variados. En este sentido y para dar más a conocer este destino al gran público, el Plan de Dinamización del Producto Turístico del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, que se gestiona desde la Diputación Provincial de Jaén y en el que participan la Diputación, la Junta de Andalucía y el Estado, tiene como objetivo conseguir mejorar la sostenibilidad y la competitividad del modelo turístico e impulsar experiencias en el destino que sean apreciadas por quienes lo visitan.

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es un buen destino para los amantes de la naturaleza/Foto Promojaen

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es un buen destino para los amantes de la naturaleza/Foto Promojaen

Es tan extenso este parque natural (no hay que olvidarse de que ocupa una quinta parte de la superficie de la provincia de Jaén)  que necesitaríamos muchos días para recorrerlo en su totalidad. A tal efecto y para facilitar la visita a este lugar se ha dividido en siete zonas que esconden, cada una de ellas, infinidad de atractivos donde la flora y la fauna son sus grandes protagonistas.

Un recorrido de norte a sur

En el norte de este parque natural se encuentra el bosque de Las Acebeas, una frondosa zona verde donde predominan los grandes acebos y los avellanos. Dos localidades muy recomendables para visitar son Siles, en cuyo centro de visitantes se pueden conocer los viejos oficios de la montaña, y Génave donde está el Centro de Interpretación del Olivar Ecológico, cultivo en el que este pueblo ha sido pionero. A unos veinte minutos de Siles está uno de los parajes más visitados de la mitad meridional de España: el nacimiento del río Mundo en la cascada de la Cueva de los Chorros, en el cercano Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de La Sima.

Castillo de Segura de la Sierra/Foto Promojaen

Castillo de Segura de la Sierra/Foto Promojaen

De camino al sur nos encontramos con el castillo de Segura de la Sierra, el más alto del Parque Natural, que en la Edad Media servía de atalaya. Desde el castillo se puede divisar un paisaje donde se entrelazan pinares y olivares. Una vista de la que también disfrutaron los dos grandes místicos españoles: Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, que se retiraron durante una temporada en estas tierras para meditar.

La madera de estos bosques sirvió para construir barcos de la armada española. En Beas de Segura y en Orcera se encuentran dos espacios temáticos que explican la historia de la llamada entonces Provincia Marítima de Segura.

El Parque Natural de Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es ideal para practicar deportes de aventura/Foto Promojaen

El Parque Natural de Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es ideal para practicar deportes de aventura/Foto Promojaen

Esta zona es ideal para los amantes del vuelo libre ya que el paisaje que se contempla es impresionante. Las atalayas montañosas del Espino, Peñalta y el Cambrón, los bosques del río Madera o la aldea de Los Anchos son algunos de los parajes más destacados de este lugar.

Una parada en la Sierra de Las Villas

En el oeste del parque se sitúa la sierra de Las Villas a la que se accede por una estrecha y sinuosa carretera transversal que la recorre de punta a punta. Desde esta vía parten pistas forestales que se adentran en la sierra y que llevan a lugares de gran belleza como cascadas, cumbres con vistas fabulosas o pinares de pino laricio, donde campan a sus anchas las cabras montesas.

El sendero GR-7 recorre algo más de 200 km. de la provincia de Jaén/Foto Promojaen

El sendero GR-7 recorre algo más de 200 km. de la provincia de Jaén/Foto Promojaen

Una de las visitas imperdibles de esta zona es Iznatoraf (o Torafe como lo llaman los locales), un balcón sobre el Valle del Guadalquivir. Es en la sierra de Las Villas donde el gran río andaluz deja atrás las montañas que lo vieron nacer y vira hacia el Atlántico.

Justo en el centro del parque natural, en el valle que conecta la norteña Sierra de Segura con la meridional Cazorla, se instalaron los primeros servicios turísticos de esta zona verde. En este valle confluyen decenas de ríos y arroyos de montaña entre los que destacan el Aguamulas y el Borosa, dos riachuelos que llevan por pistas y senderos hasta Las Banderillas, una de las cimas de Andalucía. En los alrededores del Embalse del Tranco está el Parque de Fauna Silvestre Collado del Almendral donde cada tarde se pueden ver ciervos, gamos y cabras montesas en semilibertad y, en otoño, es escenario de la berrea de los ciervos. Por último, es muy recomendable la visita al conjunto histórico de Hornos, espacio habitado desde la prehistoria.

Paisaje jienense/Foto Promojaen

Paisaje jienense/Foto Promojaen

En el extremo oeste del parque natural hay más de 80 núcleos habitados (algunos de ellos por dos o tres personas). En esta zona, famosa por el cordero segureño, hay varias muestras de pintura rupestre, presente en numerosas cuevas y abrigos. El agua es la protagonista de este sector del parque presente en el nacimiento del río Segura o en el embalse de Las Anchuricas.

Un paseo por la Sierra de Cazorla

En la sierra de Cazorla nace uno de los ríos más importantes de España, el Guadalquivir, que los árabes conocían como río grande. Este lugar es refugio para cientos de especies vegetales y animales, algunos de ellos endémicos. Ciervos, corzos, jabalíes, gamos o cabras montesas habitan en estas montañas, sobrevoladas por más de 150 especies de aves como águilas, milanos, buitres leonados o halcones.

Sendero que lleva al Pico del Gilillo, el más alto de la Sierra de Cazorla pero no del Parque Natural/Foto Promojaen

Sendero que lleva al Pico del Gilillo, el más alto de la Sierra de Cazorla pero no del Parque Natural/Foto Promojaen

Cazorla esconde un gran patrimonio monumental como el castillo templario de La Iruela, el Museo Zabaleta en Quesada o uno de los monumentos íberos más destacados de España, la cámara sepulcral de Toya, en Peal de Becerro. En esta sierra se rinde homenaje al naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, que sigue vivo en la Nava de San Pedro y en el Collado de la Zarca, donde un ejemplar de pino laricio lleva su nombre y recuerda a cada visitante el trabajo de este divulgador, pionero en la defensa de la naturaleza.

El extremo sur del Parque Natural se caracteriza por una gran diversidad de paisajes y ambientes que van desde el desierto hasta el bosque de alta montaña. Así, en la sierra del Pozo, uno de los territorios mejor conservados de todo el parque, hay todo tipo de formaciones boscosas y vegetales, con ambientes alpinos en las cumbres y clima montañoso húmedo. De hecho, al pie del Pico Cabañas está el Pinar de Puerto Llano, donde se encuentran los treinta árboles más viejos de la Península Ibérica. A poca distancia, el río Guadiana Menor, afluente del Guadalquivir, discurre por una depresión de aspecto desértico y árido. Y todo ello a menos de 10 kilómetros de distancia en línea recta. ¿Se puede pedir más?

Más información en la web www.sierrasdecazorlaseguraylasvillas.es

Reservas en: www.escapadafacil.com

Más reportajes de Andalucía en la web: Ruta del vino Montilla-Moriles: el reino de Pedro Ximénez / Ruta turística de Priego de Córdoba / En Cádiz de relax /Mancomunidad de la SUBBÉTICA, de turismo por el sur de Córdoba

Dejar un comentario


seis − 4 =