Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Si hay un lugar que conserve el lujo y la sofisticación en Estoril es sin duda el Hotel Palácio, conocido como el hotel de los murmullos porque se alojaban espías ingleses y alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Construido en 1930, el Palácio ha hospedado a infinidad de familias reales y continúa siendo el lugar elegido por sus descendientes, que celebran en este establecimiento puestas de largo y peticiones de mano reservadas a familias de rancio abolengo.

En mi opinión uno de los lugares más interesantes del establecimiento es su Galería Real, inaugurada en 2011, donde se pueden ver infinidad de fotos y cartas de los reyes y la nobleza europea que se han hospedado en este hotel luso.

Galería Real del Hotel Palácio de Estoril

Galería Real del Hotel Palácio de Estoril

Pero este establecimiento no sólo ha sido refugio de reyes y de espías sino que fue también una de las localizaciones de la película 007: al servicio secreto de su majestad, protagonizada por George Lazenby. Mientras lo visitaba tuve la suerte de conocer a José Diogo, trabajador del Hotel Palácio de Estoril, que tuvo un pequeño papel en la sexta entrega de la saga del agente 007.

José Diogo, del Hotel Palácio de Estoril, tuvo un pequeño papel en

José Diogo, del Hotel Palácio de Estoril, tuvo un pequeño papel en “007 al servicio secreto de su majestad”

Diogo me explicó, a modo de confidencia publicable, que Lazenby no gozaba de la simpatía del equipo de rodaje. El carácter británico de la producción chocaba con el actor australiano quien tenía el difícil papel de sustituir al carismático Sean Connery en el papel de James Bond. Se dice que el productor Albert R. Broccoli se fijó en Lazenby mientras ojeaba una revista en una peluquería. El australiano era entonces un modelo cotizado y Broccoli pensó que podía ser el sustituto perfecto de Connery. Obviamente se equivocó. Lazenby hizo tan solo una película y dos años después volvió el escocés para protagonizar Diamantes para la Eternidad.

El Hotel Palácio de Estoril tiene además una oferta de restauración inmejorable con sus dos restaurantes: el  Grill Four Seasons y el Bougainvillea Terrace, además de un jardín espectacular. Aunque, en mi opinión, el rincón indispensable del establecimiento es el Bar del Hotel Palácio, un lugar perfecto para tomarse un Martini shaken, not stirred (agitado, no removido). A lo James Bond.

Fotos: María Jesús Tomé

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies