Tusdestinos.net / Turismo y viajes

La ciudad icono de Canadá no solo es famosa por sus cataratas, sino por ser uno de los lugares más entretenidos para comer, salir a bailar o probar suerte en alguno de sus casinos. A continuación, les daré diez recomendaciones, ideales para sacarle el mayor provecho a su visita a esta ciudad.

1.    Viajar al corazón de las cataratas

Sin duda, la atracción número uno de Niágara, en la provincia de Ontario, es visitar sus impresionantes cataratas. Todos los años, miles de turistas hacen cola para obtener la mejor fotografia con las cataratas Horshoe de telón de fondo, la caída más majestuosa de todas. Algo diferente es lo que ofrece el tour Journey Behind the Falls (www.niagaraparks.com/attractions/behind-the-falls.html) cuyos tickets se pueden adquirir en Table Rock. Este paseo comienza en unos ascensores que descienden 150 pies a través de las rocas. Desde allí, una serie de túneles conducen a dos portales (donde se aprecia no solo el agua cayendo sino el estruendo que produce) y a dos plataformas ubicadas en la base misma de la caída, desde donde se tiene una vista única de las cataratas.

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara © Niagara Falls Tourism

Otro de los paseos inolvidables es el que se realiza a bordo del Maid of the Mist (www.maidofthemist.com), un barco que se acerca a la base de las cataratas y donde se siente todo el vaho y la magnitud de la caída  (operativo solo de abril a octubre).

2.    Probar suerte en sus casinos

Niagara Falls es el “Las Vegas” de Canadá. Una ciudad que “nunca duerme”, donde siempre hay algo pasando y que en invierno y verano recibe a miles de turistas por igual. Durante la noche, las calles de Niágara se llenan de lujosas limusinas y buses repletos de turistas ansiosos por “probar suerte” en uno de sus casinos. Niagara Fallsview Casino (www.fallsviewcasinoresort.com), cuenta con una de las salas para apuestas más grandes del mundo (con una superficie equivalente a tres estadios de fútbol), equipada con miles de máquinas tragamonedas y de video póquer, y cientos de mesas de juego. En el casino también se encuentran los mejores restaurantes y lounges de la zona, un teatro, un spa y un hotel para sus visitantes.

Casino Niagara (www.casinoniagara.com) también es un lugar ideal no solo para apostar, sino para disfrutar de un cóctel, escuchar música en vivo, o reírse en Yuk Yuk’s (una cadena de clubes de standup comedy donde el mismísimo Jim Carrey comenzó su carrera) o ver un partido de fútbol americano en su salón deportivo equipado con cientos de pantallas de alta definición. Para todos los gustos.

3.    Perderse en sus parques

La Comisión de Parques de Niágara (www.niagaraparks.com) tiene como mandato preservar y mejorar la belleza natural de las cataratas y del corredor del río Niágara del lado canadiense. La Comisión tiene a su cargo una extensión de aproximadamente 1.720 hectáreas a lo largo de un corredor escénico de 56 km.

Parques de Niágara

Parques de Niágara © Ontario Tourism

Para un viaje inolvidable, no olvide visitar los parques de Niágara. Incluya una parada en el Conservatorio de Mariposas, el hogar de más de 2000 mariposas, otro stop para un picnic, o bien pasear en bicicleta por sus eternos carriles bici. Si va en invierno, verá miles de luces adornando sus árboles y faroles. Se trata del Festival de Luces, uno de los más grandes de su tipo en el país.

Festival de las Luces

Festival de las Luces © Niagara Falls Tourism

Junto a su riqueza natural, los parques de Niágara destacan por su importancia histórica. Caminando por ellos podrá ver más de 100 monumentos y placas que identifican los sitios históricos, eventos y personas importantes de la historia de la región. El Niagara Heritage Trail invita a viajar en el tiempo y conocer cómo vivieron sus ancestros. Un tour que incluye paradas en el antiguo Fuerte Erie, el primer fuerte británico construido para dominar la zona, o en la casa de Laura Secord, una heroína canadiense de la guerra de 1812.

Niagara Heriatge Trail

Niagara Heritage Trail © Niagara Falls Tourism


4. Ir de compras

Niágara en Canada y Niágara en Estados Unidos (ubicado justo enfrente) son dos destinos recurrentes para turistas y locales para adquirir ropa y artículos a precios convenientes. En el lado canadiense, uno de los lugares más populares para compras es el Canada One Factory Outlets (www.canadaoneoutlets.com) donde se encuentran los artículos de más de 40 prestigiosas marcas.

Niágara es un lugar perfecto para ir de compras

Niágara es un lugar perfecto para ir de compras © Niagara Falls Tourism

Al otro lado de la frontera, el Fashion Outlets of Niagara Falls USA (www.fashionoutletsniagara.com) es hoy el principal destino turístico con más de 150 tiendas outlet con marcas de renombre que ofrecen ahorros de hasta un 75%. Para obtener descuentos aún mejores, se puede adquirir un libro de descuentos por tan solo cinco dólares americanos.

Para los que les gusta ir a la moda, en las tiendas ubicadas en la galería del Niagara Fallsview Casino encontrará lo último en ropa y accesorios. Si lo que busca son recuerdos típicos, en Souvenir City (www.souvenirsniagara.com) hay toda clase de ropa y accesorios con motivos canadienses, así como chocolates, fudges (dulce de azúcar) y una amplia gama de productos derivados del arce, como el famoso y rico sirope.

5.    Degustar sus vinos

Los vinos de Niágara han ido conquistando nuevos paladares y ganando más adeptos. La península de Niágara es considerada una región vitivinícola de clima fresco al igual que las regiones de Borgoña, Alemania, Oregón, Tasmania y Nueva Zelanda. Su vino por excelencia es el ice wine, elaborado de uva congelada e ideal como postre.

Los vinos de la zona de Niágara son muy apreciados

Los vinos de la zona de Niágara son muy apreciados © Niagara Falls Tourism

En la península de Niágara, desde la zona de la ciudad de Saint Catharines hasta el pueblo de Niagara-on-the-Lake, hay más de 30 viñedos. Uno de los más famosos, cuya visita es además muy recomendable, es Inniskillin. Su vino de hielo es vendido en más de 59 países.

Si bien puede degustar y comprar ice wine durante todo el año, uno de los mejores momentos para hacerlo es durante el Ice Wine Festival que se realiza en Niágara en el mes de enero. Por 30 dólares canadienses puede comprar un pase que le dará derecho a seis degustaciones de vinos en los bares de hielo que las bodegas montan para la ocasión, junto con su respectivo maridaje. El festival incluye seminarios y charlas dirigidas por sommeliers y expertos en el tema del vino (www.icewinefestival.com)

6.    Jugar a golf

Con alrededor de 50 campos de diferentes tamaños y formas, Niágara está en camino de convertirse en uno de los principales destinos para el golf en Canadá. Sus campos han sido diseñados por algunos de los más reconocidos arquitectos de campos de golf en América del Norte, como lo son Stanley Thompson, McBroom Thomas, Carrick Douglas, y Arthur Hills, entre otros.

En Niágara hay varios campos de golf

En Niágara hay varios campos de golf © Ontario Tourism

Niágara tiene un campo de golf para cada jugador. Hay desde campos par 3 para principiantes o golfistas que deseen mejorar su juego corto, hasta otros con nivel de campeonato PGA. Muchas de estas áreas se han asociado además con hoteles, inns y resorts en Niágara para ofrecer paquetes convenientes (www.niagaragolf.com).

7.    Presenciar un espectáculo en vivo

Teatros, música y comedia en vivo, en Niágara hay para todas las preferencias. Cualesquiera sea la época en la que vaya seguro que encontrará algún espectáculo en el Avalon Ballroom del Niagara Fallsview Casino, un teatro donde se han presentado artistas como Ringo Starr, Jay Leno, Lionel Richie, Diana Ross, Dolly Parton o los Doobie Brothers. Su cartelera incluye unos 250 shows al año, desde producciones más sencillas a otras a gran escala con cantantes, bailarines, vestuario y diseños despampanantes.

Si busca algo más local, una entretenida alternativa es la cena show  Oh Canada Eh?, un musical que durante dieciocho años ha entretenido a cientos de visitantes y cuyos protagonistas son nada menos que algunos personajes típicos canadienses como el policía montado, el jugador de hockey, Ana de las Tejas Verdes (o Anne of Green Gables), entre otros. El show incluye música tradicional canadiense (folclore, clásicos del rock and roll y del pop) y la mejor comida local que consta de carne y pollo asados, pescado fresco, pastel de chocolate con jarabe de arce, entre otras exquisiteces. Ideal para la familia (www.ohcanadaeh.com).

Otro espectaculo imperdible es el Shaw Festival, el evento más importante del verano, un festival de teatro que todos los años produce y presenta el trabajo del famoso dramaturgo George Bernard Shaw (1856-1950), al igual que destacadas producciones de clase mundial, como Cat, Candida, My Fair Lady, entre otras (www.shawfest.com).

8.    Divertirse en Clifton Hill

Niágara es un verdadero parque de diversiones. A lo largo de Clifton Hill, encontrará cientos de lugares de ocio como museos de cera, mansiones del terror, teatros 4D, canchas de mini golf y la clásica Noria de la Fortuna (Niagara SkyWheel), un verdadero icono de la ciudad desde donde se obtiene una increíble vista de las cataratas y  los parques. Esta atracción permanece abierta todos los días del año (durante el invierno las góndolas son calefaccionadas). El paseo dura entre 8 y 12 minutos.

Clifton Hill

Clifton Hill © Niagara Falls Tourism

Clifton Hill también cuenta con decenas de restaurantes y dulcerías donde se preparan los más ricos fudges, manzanas confitadas, frutas bañadas en chocolate, algodones de azúcar, entre otras tentaciones. Si pretende entrar a más de una atracción, le recomendamos visitar el sitio web  www.cliftonhill.com, donde hay descuentos interesantes.

9.    Comer a cuerpo de rey

Al igual que en Las Vegas, en Niágara abundan los buffets de desayuno, (servidos desde las 9 a las 2 de la tarde) y de cena (de 3 de la tarde hasta las 11 de la noche). La variedad es amplia: los hay de comida internacional, china, japonesa, griega, hindú, de pizzas, de pastas, entre otros. Los desayunos, en tanto, son la perdición de muchos con sus suculentos despliegues de huevos, panqueques, waffles, tostadas francesas, muffins, cereales, entre otras exquisiteces.

En Niágara abundan los restaurantes de todo tipo

En Niágara abundan los restaurantes de todo tipo © Ontario Tourism

Para algo más de mantel, en Fallsview Boulevard (www.fallsviewboulevard.com) hay una amplia gama de restaurantes de ambiente casual y formal con comida al fresco, completa carta de vinos y vistas espectaculares a las cataratas, como The Keg o The Watermark. Uno de los más populares es Brasa, un rodizzio de carne a las brasas donde por 39.95 dólares puede comer toda la carne y guarnición que desee (www.brasaniagara.com).

En Niagara Fallsview Casino también encontrará diferentes alternativas, como Golden Lotus, uno de los restaurantes chinos más auténticos en Norteamérica cuyo buffet incluye 180 platos asiáticos para elegir. Si prefiere las pastas, Ponte Vecchio ofrece lo mejor de la comida italiana junto a una selecta carta de vinos. Algo más refinado aún es 17 Noir, uno de los mejores restaurantes de carnes y pescados de Niágara, con una vista incomparable a las cataratas.

10.    Salir a bailar

Junto con apostar en los casinos, salir a bailar es una de los opciones favoritas de quienes visitan Niágara. En Dragonfly Nightclub están los mejores DJs, mientras que Rumours Night Club es famoso por sus shows que mezclan láseres y vídeos musicales. Si busca un ambiente más tranquilo, R5 es una buena alternativa. Este lounge de ambiente chic ubicado en Niagara Fallsview Casino (se accede mediante un ascensor) mira a las cataratas y cuenta con una variada carta de cócteles de todos los colores y sabores. En tanto, Spice Olive (en Clifton Hill) es el lugar ideal para los adeptos al Martini y la música en vivo.

Niágara, un lugar donde la entretención no para.

Guía práctica

¿Cuándo viajar?

Niágara es un destino para visitar en cualquier época del año. No obstante, durante el verano suele llenarse de turistas. Recomendamos viajar a principios de octubre, durante el otoño, cuando los árboles comienzan a cambiar su follaje ya que el escenario es bellísimo y la cantidad de turistas disminuye (al menos un poco). De diciembre a marzo también es un buen momento, aunque las temperaturas son muy frías.

¿Cómo llegar?

Para llegar a Niágara puede volar a Toronto (Canadá) o a Buffalo (Estados Unidos). El aeropuerto internacional de Toronto (Pearson International) se encuentra a 125 kilómetros al este de las cataratas. Desde ahí puede tomar un bus o bien alquilar un coche. En tanto, el aeropuerto de Buffalo se encuentra a unos 41 kilómetros. Los mismos taxis del aeropuerto ofrecen servicio a las cataratas.

¿Dónde dormir?

Americana Resort (844 Lundy’s Lane) es una buena alternativa. Ubicado a diez minutos del centro de Niágara, cuenta con restaurantes y un parque acuático techado ideal para quienes viajan con niños. El resort ofrece tarifas especiales con todo incluido desde los 65 dólares por persona, en base a 2 adultos y 2 niños. www.americananiagara.com

¿Qué comer?

Ver apartado 9 del reportaje

Más información en: www.niagarafallstourism.com y en www.tourismniagara.com

Más reportajes de Canadá en la web: VANCOUVER: 48 horas en la ciudad más moderna de la COLUMBIA BRITÁNICA / MONTREAL (Canadá): nueve visitas indispensables en la ciudad más poblada del QUEBEC

2 Respuestas en este articulo
  1. ¡Muy acertados los consejos! En general Canadá es un sitio bellísimo sobre todo en Invierno donde hay sitios maravillosos para ir a esquiar y disfrutar del bello paisaje que brinda la nieve.

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR