Tusdestinos.net / Turismo y viajes


Tripular tu propio barco mientras navegas por las aguas del Grande Lago de Alqueva, el lago artificial más grande de Europa, es ahora más fácil gracias a Amieira Marina, una empresa portuguesa que propone pasar un fin de semana o unas vacaciones diferentes a bordo de sus barcos de alquiler. La Presa de Alqueva, de 96 metros de altura y 458 metros de coronación, ha permitido crear un espejo de agua con cerca de 250 km2 y una longitud total de 83 km. Sus márgenes se extienden por unos 1.160 km, por lo que el usuario tendrá más kilómetros para navegar que si recorriese toda la costa portuguesa del océano Atlántico.

Las instalaciones de Amieira Marina se encuentran muy cerca de la frontera entre España y Portugal, en pleno Alentejo portugués, en una zona que ofrece múltiples posibilidades para disfrutar de unos días de ocio y relax. Además de navegar plácidamente, los usuarios pueden atracar junto a la orilla para detenerse a pescar o dar un paseo en bicicleta y explorar los alrededores. También pueden realizar rutas en compañía de otros navegantes y disfrutar junto a ellos de un buen almuerzo, bañarse en parajes ocultos a cualquier mirada, montar en kayak, disfrutar de una agradable cena y una copa en cubierta y terminar la noche con un maravilloso sueño reparador en los confortables camarotes del barco. Todo esto y mucho más es posible sin salir de la península gracias a Amieira Marina.

Amieira Marina propone realizar un crucero fluvial por el Grande Lago de Alqueva, en el Alentejo

Amieira Marina propone realizar un crucero fluvial por el Grande Lago de Alqueva, en el Alentejo

La tradicional sequedad del paisaje del Alentejo portugués se ha ido alterando a lo largo de las últimas décadas, con la creación de pantanos de aguas tranquilas, rodeados de vegetación, que ofrecen múltiples placeres a los viajeros y que han cambiado de forma radical el paisaje natural y agrícola de la región. Esenciales para el desarrollo del regadío y para el suministro de los pueblos, los pantanos constituyen lugares privilegiados para disfrutar de la naturaleza, para observar la flora y fauna o para practicar deportes náuticos.

Capitán de tu propio barco

Amieira Marina ha creado un servicio de alquiler de barcos a motor, con capacidad de entre dos y diez personas, que pueden ser tripulados por uno mismo tras recibir unas pequeñas lecciones de navegación que duran alrededor de media hora. Precisamente la facilidad de manejo de las naves y la posibilidad de elegir cualquier recorrido en la amplia superficie del pantano son los principales atractivos de esta nueva fórmula de vacaciones, que hasta ahora estaba limitada a los expertos que contasen con la titulación correspondiente.

Los barcos de Amieira Marina pueden tripularse desde la cabina o tomando el sol en la toldilla exterior mediante unos controles muy sencillos, que consisten en un volante similar al de un automóvil para controlar la dirección del barco y una palanca que sirve para graduar la velocidad tanto de avance como de retroceso.

De esta forma tan sencilla se pueden descubrir los rincones más ocultos del Gran Lago de Alqueva. Para una mayor tranquilidad del navegante, todos los barcos están equipados con GPS, que muestra una imagen virtual de la zona donde se encuentra la embarcación, las boyas próximas y la ruta preferente a seguir, de la misma manera que el GPS de un coche. Además, lleva incorporado un sónar para saber la profundidad a la que se encuentra el fondo en todo momento y señalar la proximidad de rocas o posibles peligros en los que encallar.

El tiempo de navegación a bordo discurre tranquilamente mientras se toma el sol, se contempla el paisaje, se observan las aves en su emigración o se lee un buen libro. La quietud que se vive en esta presa permite parar el barco en cualquier lugar, sin necesidad de amarres ni anclas mientras todos comparten la comida, la charla, el baño o la siesta.

Cada camarote está equipado con todo tipo de comodidades, como son camas dobles, armarios, cuarto de baño completo, ropa de cama y toallas. Además, en la zona común hay una cocina con frigorífico, cocina de gas, televisión, lector de DVD, mesa, sofá convertible en cama supletoria y todo el equipamiento de cocina y vajilla necesario para no tener que salir del barco en ningún momento si no se desea. En la zona exterior se puede disfrutar del solarium, preparar una barbacoa o leer plácidamente, entre otras posibilidades. Además, todos los barcos disponen de un espacio especial para poder transportar bicicletas, cañas y equipo de pesca, canoas…

En los alrededores

Aunque el principal atractivo de la propuesta de Amieira Marina reside en la navegación por el pantano de Alqueva, también puede optarse por atracar el barco en cualquier ribera, coger las bicicletas y descubrir una tierra que en primavera se cubre de flores blancas, mostrando una permanente sucesión de encinas y olivos, de rebaños de vacas y ovejas.

Se trata del Alentejo más profundo y tranquilo, una región que se extiende entre llanuras infinitas y montes bajos, con tierras fértiles colmadas de cereales, viñas y alcornoques, donde pastan los ganados y la vida salvaje retoma sus orígenes. Una región salpicada por pequeñas aldeas, carreteras comarcales y pequeños ríos vírgenes donde los más pequeños podrán disfrutar viendo cangrejos y peces. En definitiva, una zona tranquila y de gentes amables, con una identidad propia y una cultura que se quiere abrir poco a poco.

La cocina portuguesa

En cualquier rincón de la travesía se puede descubrir uno de los grandes secretos del Bajo Alentejo: su gastronomía. Si en la costa puede encontrar 365 formas de cocinar el bacalao, en esta tierra la creatividad no se encuentra a la zaga. El Alentejo es un territorio donde el trigo y el aceite han sido base de su desarrollo y unos inmensos bosques de alcornoques dan sombra a piaras de cerdos que pastan en la llanura. Por eso, el pan, el cerdo y el aceite constituyen la base de una de las cocinas más sabrosas de Portugal, en la que el aroma del campo se funde en cada plato. También la caza y el pescado, los quesos y los postres representan un apartado destacado de la gastronomía de Alentejo.

Cómo llegar

Amieira Marina está situado muy cerca de la frontera entre España y Portugal (de hecho parte del Grande Lago es común entre los dos países). La mejor combinación es llegar a Évora, a 100 kilómetros de Badajoz por la A-6 y luego seguir las indicaciones hasta Portel y Amieira Marina.

Cuánto cuesta

Los precios varían según el tamaño del barco y el número de plazas. Alquilar una nave, con capacidad de hasta 8 personas, cuesta a partir de 249 euros/ día. Todo un regalo para estos momentos de crisis económica.

Más información: www.amieiramarina.com

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies