Hendaya, en el País Vasco francés, era un pequeño pueblo de pescadores cuya historia transformó la llegada del ferrocarril con la ruta París-Madrid en 1864. Este hito marcó un punto de inflexión para la ciudad con la incipiente llegada del turismo que transformó un municipio que por aquel entonces contaba con apenas 500 habitantes.

Costa de Hendaya y, al fondo, los gemelos

Costa de Hendaya y, al fondo, los gemelos

Imprescindible disfrutar de su increíble playa de 3 kilómetros considerada como la sexta más bonita de Francia. Aquí encontramos el casino neo-morisco y el emblemático Hotel Palace de estilo neo-vasco para atender a los cada vez más numerosos visitantes que llegaban a Hendaya.

Casino de Hendaya

Casino de Hendaya

En los alrededores docenas de villas de estilo Labourdin son testigos de la llegada de foráneos adinerados que otorgan a Hendaya ese sello característico y típico de una ciudad de aguas aprovechando el desarrollo turístico de la costa vasco-francesa de finales del siglo XIX y principios del siglo XX impulsado por la esposa de Napoleón III, la Emperatriz Eugenia de Montijo.

Bahía de Hendaya

Bahía de Hendaya

Un paseo por el centro de la ciudad brinda visitas como la de la iglesia de San Vicente y su frontón que domina la bahía de Chingoudi y el estuario del Bidasoa. En su interior se admiran bajos relieves policromados del siglo XVII, un tabernáculo del año 1550, un crucifijo del siglo XIII, cuadros de la escuela española y un retablo dorado de la Virgen del siglo XVI.

Vista barrio de Caneta, Hendaya

Vista barrio de Caneta, Hendaya

En la parte baja de Hendaya, a orillas del río Bidasoa, el barrio de la Caneta rodea y protege Bakhar Etxea, la casa del célebre escritor y oficial de la Marina Francesa, Pierre Loti, miembro de la Academia Goncourt y de la Academia Francesa que residió en Hendaya. En la ribera del Bidasoa también se encuentran los vestigios de la fortaleza Vauban y no muy lejos la isla de los faisanes donde se firmó el 7 de noviembre de 1659 el Tratado de los Pirineos que sellaba la paz de la Guerra de los Treinta Años que enfrentó a Francia y España. Esta isla inhabitada es, desde el siglo XIX, el condominio más pequeño del mundo, administrada medio año por España y los otros seis meses por Francia.

Vista aérea Castillo Observatorio de Abbadie

Vista aérea Castillo Observatorio de Abbadie

Una de las joyas arquitectónicas de Hendaya cuya visita es obligada es el Castillo Observatorio de Abbadie, de estilo neogótico, construido frente al océano sobre los altos de Hendaya por el etnólogo y geógrafo Eugène Viollet le Duc en la segunda mitad del siglo XIX. La construcción está inspirada en los fuertes medievales.

Villa Mauresque, uno de los edificios históricos de Hendaya

Villa Mauresque, uno de los edificios históricos de Hendaya

La región es la meca de la talasoterapia y su reconocido centro Serge Blanco, a pie de playa, es un lugar ideal para ponerse en forma y disfrutar de este pequeño rincón de Nueva Aquitania. Su privilegiada situación geográfica permite asimismo disfrutar de numerosos deportes acuáticos como son el buceo, el surf o la vela. Para poner punto y final a una visita por Hendaya se puede disfrutar de la excelente gastronomía del territorio, que goza de un gran prestigio, en los numerosos restaurantes de la villa con diferentes y variadas propuestas.

Costa de Hendaya

Costa de Hendaya

Más información en www.hendaye-tourisme.es
Fotos OT Hendaya

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies