Ubicada en la bahía de Nápoles a tan solo 22 kilómetros de tierra firme se alza la pequeña isla de Prócida. Eclipsada injustamente por sus vecinas Ischia y, sobre todo por la mítica Capri, Prócida tiene muchísimo que decir sobre todo después de que hace un año fuera nombrada Capital Cultural de Italia para 2022 siendo así la primera isla del territorio transalpino que consigue este reconocimiento.

Marina Corricella

Marina Corricella

La propuesta con la que Prócida se hizo con la Capitalidad Italiana de la Cultura para 2022 conlleva una recompensa de un millón de euros que se invertirán en 44 proyectos que abarcan el arte, la regeneración urbana y la sostenibilidad, contando con la participación de 240 artistas y 40 obras originales. Sus 10.500 habitantes lo celebraron con mucha alegría con fiestas amenizadas con el repique de campanas de todas sus iglesias. 

Qué ver en Prócida

Y es que, aunque parezca mentira, Prócida, con menos de tres kilómetros cuadrados, es una isla que tiene mucho que ver y es el lugar elegido por muchos napolitanos (que no turistas extranjeros) para pasar sus vacaciones de verano. Antigua isla de pescadores, Prócida destaca por sus casas de color pastel, un mosaico de alegría que hace las delicias a los instagramers, por sus puertos deportivos bordeados de cafés y por su naturaleza salvaje y playas casi desérticas.

Marina Grande de Procida con sus casas de colores. Foto @anakena88

Marina Grande de Prócida con sus casas de colores. Foto @anakena88

La primera toma de contacto con Prócida la haces en Marina Grande, su puerto principal, donde atracan los ferries y los aliscafos que llegan desde el continente y desde Ischia. Sus visitantes son recibidos por sus míticas casas multicolores (así los pescadores las podían distinguir desde sus barcos) dominadas por la cornisa almenada del Palazzo Montefusco, construido en el siglo XII. Via Roma, el corazón comercial y turístico de Prócida, está repleto de buenos restaurantes (La Medusa es un excelente ejemplo) además de destacados edificios históricos y religiosos. Así, merece la pena entrar en la iglesia de la Piedad, del siglo XVIII, que sobresale por su campanario barroco y el crucifijo de madera del 1845, y la iglesia de color amarillo limón de Santa Maria delle Grazie, construida en 1679.

Iglesia Santa Margherita Nuova. Foto @maddalena_de_matteis

Palazzo d’Avalos y Terra Murata

Terra Murata, el núcleo histórico y turístico de Prócida, se ubica en el centro de la isla a unos cien metros sobre el nivel mar. Aquí es de recomendada visita la Abadía de San Michele Arcangelo, dedicada al santo patrono de Procida. 

Castillo de Procida o Palazzo d'Avalos, que fue un centro penitenciario

Castillo de Prócida o Palazzo d’Avalos, que fue un centro penitenciario

El majestuoso Palazzo D’Avalos, que fuera una prisión hasta el año 1988, es desde el 2013 patrimonio municipal. Se accede a través de los pasajes originales y es un laberinto de callejones y casas que se apoyan entre sí, con muy pocas aberturas hacia el exterior y una vista inolvidable sobre el mar que rodea el Golfo de Nápoles y sus islas.

Vista al pueblo de Corriccella

Desde Marina Grande llegamos en unos quince minutos andando hasta Corricella (¡ojo solo se puede llegar a pie o en barco!), el pueblo pesquero más antiguo de Prócida. Es uno de los mejores lugares donde alojarse y disfrutar de la vida calmada de la isla sentados a la mesa en uno de sus tranquilos restaurantes.

Corricella es "the place to be" en Procida

Corricella es “the place to be” en Prócida Foto @boatles

Las casas de los pescadores de Corriccella también están pintadas de diferentes colores y destacan por sus típicos vefi, balcones cubiertos por arcos de origen árabe.

En ruta hacia Marina Chiaiolella

Al oeste de Prócida está Marina Chiaiolella, otro pueblo de pescadores con buenos restaurantes, donde hay un pequeño puerto conectado a una playa de arena gris volcánica, conocida como Lido di Procida. Desde Chiaiolella se admiran las magníficas vistas de los acantilados del lado de la isla. Es muy recomendable caminar por su paseo marítimo entre villas y jardines con vistas al mar hasta la Punta Solchiaro, el promontorio más al sur de Prócida desde el que admirar Terra Murata y la tierra firme desde un punto de vista único. 

Vistas del golfo de Nápoles desde Procida

Vistas del golfo de Nápoles desde Prócida

Otro lugar que ha sobrevivido al paso del tiempo es Vivara, una reserva natural conectada por un antiguo puente a la isla. Verde, pura y ajena todavía a la contaminación, esta zona está poblada de flora y fauna silvestre que conserva hallazgos arqueológicos de origen micénico. De propiedad privada, pero abierta a los visitantes un par de veces a la semana, es una buena muestra de la rica belleza natural de la isla

Las mejores playas de Prócida

Prócida es una isla llena de playas, bahías y ensenadas a las que se puede llegar a la mayoría a pie o en autobús, mientras que algunas solo se descubren en barco. Las playas más famosas son Chiaia y Chiaiolella. La primera, situada frente a la isla de Ischia, gusta mucho a las familias gracias a los acantilados y a la poca profundidad del fondo marino. Es gratuita aunque hay zonas que tienen su propio equipamiento.

Ciraccio Beach Foto di @carmenestherartusi

Ciraccio Beach Foto di @carmenestherartusi

Al oeste de Prócida hay una larga franja de arena oscura que incluye las playas de Chiaiolella, la más grande de la isla, y la de Ciraccio, la más aislada, que ofrecen sol hasta tarde, área libre y playas privadas. Por último, entre las ensenadas más pintorescas de Prócida destaca Pozzo Vecchio, cuyas arenas negras se hicieron famosas gracias a la película Il Postino, y las de la Lingua y la de la Silurenza, en la costa este.

Qué comer en Prócida

Los protagonistas indiscutibles de la gastronomía son el conejo, las berenjenas y los limones, en cuanto a los productos de la tierra, y el pescado y el marisco fresco. El limón de la isla se utiliza para diversas preparaciones culinarias, sobre todo porque es más grande y más dulce que otros. La ensalada de limón, aderezada con ajo, aceite, guindilla y menta, es una de las especialidades locales que más se sirven con el pescado fresco.

Ensalada de limón

Ensalada de limón

Un exquisito primer plato es la pescatora povera, una pasta servida con pimientos verdes fritos y anchoas, mientras que como segundo plato merece la debida atención el conejo, generalmente servido con un buen vino tinto. Un segundo plato excelente y característico es el cannocchie (gambas mantis) preparado con salsa de tomate, ajo, aceite y guindilla. Como guarnición, la abundante berenjena alla parmigiana es muy popular. Los vinos locales que, por su sabor ligero, van mejor con los sabores de la cocina procidana son el falanghina y el aglianico.

Las lingue di suocera (lenguas de suegra), un hojaldre tradicional relleno de crema de limón, y el babà al limoncello son dos dulces típicos a los que es difícil renunciar. Y es que la producción de limoncello y crema de limón también es excelente.

Cómo llegar a Prócida

Desde Nápoles parten a diario hacia Prócida embarcaciones de varios tipos que salen de dos muelles, Molo Beverello y Porta di Massa, así como de Pozzuoli, al norte de la ciudad. Dependiendo del trayecto en aliscafo u hovercraft, o en ferry se llega a la isla en un plazo de entre 40 minutos y una hora respectivamente. 

¿Alguna razón más para viajar a Procida? Foto @pinkines

¿Alguna razón más para viajar a Procida? Foto @pinkines

Más información en www.italia.it y en www.procida2022.com

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies