Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Cuando mi colega periodista Ivana Markovic (www.visitabelgrado.es) me propuso hacer un reportaje de Belgrado, enseguida me puse a investigar qué encantos escondería esta ciudad de los Balcanes y cuáles serían los ítems o temas principales sobre los que versaría este reportaje. Como todo periodista del siglo XXI, la primera fuente de información es internet y descubrí que Belgrado es la ciudad que más veces ha sido destruida y reconstruida según la Enciclopedia Británica de las ciudades (la última hace tan sólo diez años después de la caída de Milosevic).


Este dato (entre muchos otros) es lo suficientemente interesante como para plantearte realizar un reportaje y así lo decidí con el beneplácito de mi socio y compañero de fatigas viajeras Juan Coma. Por la conexión aérea no nos tuvimos que preocupar. Spanairlo ha puesto muy fácil después de que esta primavera-verano de 2010 haya inaugurado vuelos directos a la capital Serbia desde Barcelona y Madrid.

Complejo Deportivo 25 de<br />Mayo

Complejo Deportivo 25 de Mayo

Sin dudarlo ni un momento y esquivando las idas y venidas de la nube volcánica islandesa tomamos nuestro avión hacia Belgrado y aterrizamos un sábado en el aeropuerto Nikola Tesla. Nuestra guía nos vino a recoger y quiso que nos empapáramos desde un principio del carácter serbio (fuerte y rudo, aunque a veces un pelín altivo como el español) llevándonos al derbi futbolístico más importante de la ciudad: Partizan-Estrella Roja. El estadio estaba a rebosar de aficionados y el partido (el resultado del cual no puedo acordarme) fue totalmente emocionante.

Momento del derbi futbolístico de 2009 entre Partizan y Estrella<br />Roja de Belgrado

Momento del derbi futbolístico de 2009 entre Partizan y Estrella Roja de Belgrado

Me explicaba Ivana Markovic que en ese mismo lugar se celebraban antaño los cumpleaños del Mariscal Tito. Cada 25 de mayo, miles de personas se congregaban para felicitar al que fuera Jefe de Estado yugoslavo durante casi cuarenta años. Durante estos eventos y a lo largo de más de tres décadas, Tito recibía una estafeta que había recorrido previamente el país y que había pasado de mano en mano de los deportistas más ilustres del momento. Todas estas estafetas se pueden ver hoy en día en la Casa de las Flores, lugar donde está enterrado Tito y en el que algunas personas, sobre todo jubiladas yugonostálgicas, custodian su tumba solo por el mero placer de hacerlo.

Colección de estafetas que se pueden ver en la Casa de las Flores,<br />lugar donde está enterrado Tito.

Colección de estafetas que se pueden ver en la Casa de las Flores, lugar donde está enterrado Tito.

Acabado el partido y con las emociones a flor de piel fuimos a contemplar el anochecer de Belgrado desde la fortaleza de Kalamegdan, sin duda, uno de los monumentos imprescindibles en una visita a la capital serbia. Desde la fortaleza y degustando una sabrosa Rakija de membrillo (la Rakija es la bebida nacional serbia-una especie de orujo gallego pero aún más fuerte) nos percatamos de uno de los lugares más singulares de Belgrado: la desembocadura del río Sava en el Danubio, que a su paso por Belgrado tiene una amplitud de kilómetro y medio. Dicen de ese sitio que tiene connotaciones místicas, algunos aseguran que mágicas…Quizás la razón sea porque muy próxima se encuentra la bella iglesia de Santa Petka, hecha a base de mosaicos, de la que cuentan que tiene poderes curativos.

Para cenar nos decidimos por un restaurante de la popular calle Strahinjića Bana en el que hicimos la primera toma de contacto con la gastronomía de Belgrado. Cabe decir que la cocina serbia es espectacular sobre todo porque la materia prima es excelente. Hacía tiempo que no comíamos unas verduras tan frescas (la huerta serbia es una de los mejores de Europa) y las carnes son también muy sabrosas. Aunque el plato que nos robó el corazón fueron los pimientos estofados de queso feta. Simplemente deliciosos. Eso sí, el serbio come en cantidad, por regla general más que el español, por lo que hay que hay que tener cuidado a la hora de elegir el menú no vayamos a ser demasiados exagerados.

Foto<br />izquierda: Restaurante ?. Centro: la gastronomía serbia es deliciosa.<br />Derecha: típica kafana de la calle Skadarlija.

Foto izquierda: Restaurante ?. Centro: la gastronomía serbia es deliciosa. Derecha: típica kafana de la calle Skadarlija.

Para poner un broche de lujo a la primera jornada en Belgrado salimos por la noche. Dicen de Belgrado que es una de las ciudades más marchosas de Europa. Nosotros ciertamente ahora lo podemos corroborar. Los belgradeses salen cada día hasta altas horas de la madrugada y aprovechan cada instante como si fuera el último. Saben disfrutar de la vida al máximo, seguramente porque todavía no han olvidado que, hace tan solo 11 años, fueron tristemente bombardeados durante tres meses. Para tomar una copa es muy recomendable el barrio turco, llamado irónicamente Sillicon Valley porque algunas de las chicas que por él pululan han pasado por las manos de algún cirujano plástico. Cabe decir que la mujer serbia es muy bella y puedo afirmar sin ningún atisbo de envidia que, realmente, no les hace falta recurrir a la estética.

Para rematar la noche, nuestra guía nos llevó a un local realmente singular y que sin duda recomendamos: el Black Panthers. La verdad es que llegar hasta este bar fue toda una aventura (está ubicado en una zona un tanto inhóspita) pero realmente vale la pena porque vivimos una noche gloriosa donde la música y la diversión estuvieron presentes hasta altas horas de la madrugada.

Segundo día: recorrido a pie, paseo en barco

Si el primer día de nuestra estancia en Belgrado lo dedicamos totalmente a hacer una toma de contacto con el ocio de la ciudad, durante la segunda jornada recorrimos Belgrado a pie para conocer su patrimonio artístico. La primera atracción se encontraba muy cerca de nuestro hotel (www.slavijahotel.com). Ésta era San Sava, el segundo templo ortodoxo más grande de Europa y del que podemos destacar que tiene una acústica casi perfecta.

Interior del templo de San Sava

Interior del templo de San Sava

Desde el Templo de San Sava nos dirigimos caminando hacia el centro de la ciudad. En la antigua calle del Mariscal Tito y hoy  la calle de los Gobernantes Serbios (Srpskih Vladara) nos encontramos con dos de los edificios más bellos de la ciudad y que albergan hoy en día el Ayuntamiento de Belgrado y el Gobierno de Serbia. Ambos eran palacios reales en épocas distintas de la historia de Serbia y de sus dinastías reales. Están ubicados uno frente al otro y separados por una zona ajardinada. Me gustaría hacer un inciso en este momento antes de continuar nuestro recorrido por Belgrado. La capital serbia sufrió en carnes propias los horrores de la guerra y de los bombardeos y, por este motivo, algunas de las fachadas de edificios que antaño debieron ser bellísimos están bastante dañadas. Aunque los dos edificios que se llevan la palma por el estado en el que quedaron son los dos cuarteles de policía que estaban al inicio de la calle del Duque Milos y que en la actualidad todavía continúan, literalmente, reventados. Tambien está totalmente destruido el edificio que era la Sede de los Ejercitos de Tierra y Aire de Yugoslavia.

Siguiendo nuestro camino hacia el centro llegamos a la Plaza de la Balanza (Terazije) llamada así porque, antiguamente, era donde los comerciantes pesaban su mercancía cuando llegaban a la ciudad. En este lugar comienza la calle Knez Mihailova, la arteria peatonal más importante de la ciudad que muere en la fortaleza de Kalemegdan, desde donde se tienen unas inmejorables vistas de la confluencia del Sava y el Danubio. Una curiosidad. Justo en la desembocadura del Sava hay una isla donde anidan unas aves que migran cada año desde el norte de Europa hacia este lugar. Es la llamada Gran Isla Guerrera.

Vistas de<br />Belgrado desde el barco Sirona

Vistas de Belgrado desde el barco Sirona

Una vez acabado nuestro recorrido a pie por algunos de los muchos enclaves turísticos más importantes de la urbe, decidimos tomar un barco para contemplar Belgrado desde otra perspectiva. La compañía Sirona Cruises (www.sirona-cruises.com) hace varios recorridos turísticos muy interesantes en los que se puede disfrutar de un placentero paseo por el Sava y el Danubio.

Un paseo por los ríos Sava y Belgrado es una actividad realmente<br />recomendable.

Un paseo por los ríos Sava y Belgrado es una actividad realmente recomendable

En este sentido, Belgrado ha sido una ciudad que ha vivido durante muchos tiempo de espaldas a sus ríos pero desde hace tres años que los belgradeses están trabajando para potenciar los recursos turísticos y de ocio de las orillas del Sava y del Danubio. De hecho, en la ribera del Sava se encuentra una de las zonas de ocio más importantes de la capital serbia y que, sin duda, es un lugar de indispensable visita para aquellos que quieran disfrutar de la bulliciosa noche belgradesa, que recuerda a veces a las noches eternas de la movida madrileña de los 80.

Después del relajante paseo fluvial nos dirigimos a una de las zonas históricas más bellas de Belgrado: el barrio de Zemun. Este enclave conserva algunos edificios herencia del pasado austro-húngaro (muchos de ellos en buen estado de conservación), ubicados alrededor de la emblemática torre de Gardos desde la cual se tienen unas espectaculares vistas del Danubio. Zemun es una zona tranquila y muy familiar y por la que es muy recomendable pasear, ya sea a pie o en bicicleta, a lo largo de la orilla del Danubio.

Hotel<br />Yugoslavia, en el barrio de Zemun.

Hotel Yugoslavia, en el barrio de Zemun

Para poner un buen punto y final a un día redondo elegimos para cenar una acogedora y floreada kafana (taberna tradicional) de la encantadora y adoquinada calle Skadarlija donde se aglutina el Belgrado bohemio y que recuerda por un instante al Montmartre parisino. Hay más de una decena de restaurantes donde es aconsejable comer o cenar tranquilamente al son de los acordes de una tamburitza (guitarra pequeña típica de la zona de los Balcanes). Durante la cena, compartimos con nuestra guía nuestras impresiones sobre la ciudad y llegamos a la conclusión que Belgrado, decadente y emergente a su vez, va a ser uno de los destinos europeos que va a dar más que hablar en los próximos años. No la pierdan de vista.

Agradecimientos: Ivana Makovic
Información sobre alojamientos y restaurantes: www.visitabelgrado.es

1 respuesta en este articulo

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies