Tusdestinos.net / Turismo y viajes


El invierno se siente a gusto en el corazón de los Alpes. En el Tirol, una de las regiones más atractivas del centro de Europa, todo el mundo encuentra su particular paraíso invernal, ya se trate de esquiadores de montaña, de fondo, de entusiastas de los deportes de invierno o de románticos sibaritas. Es la emoción del blanco

 

Esquí

Más de 1.100 teleféricos y telesillas permiten descensos sin descanso sobre excepcionales 7.000 hectáreas de pistas. De ellas, más de la mitad disfrutan de nieves perpetuas, lo que garantiza la diversión independientemente del tiempo que haga. En el oeste, encontramos una de las estaciones más famosas para la práctica del esquí desde noviembre hasta abril: St. Anton am Arlberg, que entusiasma a sus visitantes con 280 kilómetros de pistas señalizadas y 180 kilómetros de pistas de estilo libre. Este año ofrece además mayor comodidad gracias a la nueva y moderna estación del valle, a escasos metros del centro de la población, con lo que el tiempo de ascenso se reduce considerablemente. Para orientar a sus visitantes internacionales, cuenta con empleados plurilingües, y las familias disponen de la atractiva tarifa Schneemannkarte, con la que los niños nacidos a partir del 2002 sólo pagan 10 € por su forfait. La buena comida está también garantizada: tres de los restaurantes del lugar han sido reconocidos con varias cofias –un conocido galardón gastronómico- y, por cierto, el galardonado con dos cofias en Galzig (2.185m) es el restaurante a mayor altitud de toda Europa.

Innsbruck: esquí y compras

En Innsbruck, la capital del Tirol, podrá disfrutar de una experiencia única: la de esquiar o practicar el snowboard en la ciudad en sus nueve estaciones y 80 remontes. Se trata de pistas realmente testadas, ya que entre 1964 y 1976 los grandes esquiadores del momento compitieron en ellas por una medalla olímpica.  Este paraíso del esquí urbano ofrece 300 kilómetros de pistas a las que se puede  acceder con un único forfait por la mañana, para disfrutar de una tarde de compras a continuación. No obstante, uno puede tirar más alto: en Kühtai, la localidad a mayor altitud de Austria, se comienza esquiando a 2.000 metros de altura para luego subir 1.000 metros más arriba, hasta el Glaciar de Stubai, y esquiar a 3.000 metros de altura.

Casi sin salir de la ciudad, se contemplan las vistas panorámicas desde la Nordkette, y los que prefieren curvas fáciles y disfrutar de la familia tienen su lugar en las estaciones de Mutterer Alm, Rangger Köpfl, Glungezer o Schlick 2000. Cualquiera de los 20 Skihotels de Innsbruck proporciona a los aficionados todo el encanto blanco de la ciudad. La diversión diurna en las pistas se puede complementar con algún espectáculo vespertino, culminando la jornada con la cena en alguno de sus conocidos restaurantes o visitando sus animados locales nocturnos de moda.

A 20 minutos de la capital del Tirol, el valle de Stubai ofrece diversión invernal de primera en el Glaciar de Stubai, la mayor región glaciar de Austria, galardonada por el portal de nieve online www.snow-online.de como la más segura del país. Sus 110 kilómetros de pistas ofrecen diversión y seguridad de octubre hasta junio. Este reino del blanco perpetuo destaca por sus innovaciones, como una pista ancha para familias o personas mayores, o el Comfort Center, donde se pueden depositar zapatos y esquís hasta el día siguiente. La plataforma en la cima TOP OF TYROL proporciona unas vistas espectaculares a 3.210 metros de altura sobre 109 pistas a 3.000 metros, y sumergiéndonos en el mundo alpino de Stubai.

También hay pistas excepcionales en el centro de esquí Schlick 2000 en Fulpmes, en el área de esquí familiar de Serles en Mieders o junto al Elferbergbahn de Neustift. Ventajas para familias: los niños de menos de 10 años acompañados por un adulto viajan gratis en muchos remontes.

Locos por Kitbühel

La ciudad de Kitzbühel es la región invernal que desprende más pasión, romanticismo y espíritu deportivo: sus numerosas celebraciones de ámbito internacional hacen que, año tras año, se convierta en el lugar de vacaciones de cinco millones de telespectadores.  Las pistas de Kitz Ski Unlimited, que se extienden por siete municipios y dos Länder, se perfilan como un paraíso alpino de los deportes de invierno, con 170 km de pistas y 33 kilómetros de rutas esquiables con todos los niveles de dificultad. Los principiantes cuentan un servicio único en toda Austria: remontes para prácticas, especialmente pensados para iniciarse con calma y aprender al ritmo de cada uno.

Esquí de fondo: otra filosofía de la nieve

Los amantes del esquí de fondo o del romanticismo también encuentran en el Tirol su paraíso particular, puesto que dispone de 4.000 kilómetros de pistas para el primero y de otros tantos kilómetros de senderos excursionistas para descubrir y disfrutar el paisaje. En la región de Hall-Wattens – a tan solo unos kilómetros de Innsbruck – además de ser una de las ciudades antiguas más bonitas de Austria, esconde un paraíso para el esquí de fondo con dos rutas pintorescas que conducen a un soleado plató por encima de la ciudad. También forman parte de la tradición de esta región los Kumpler o trineos, típicos de Tulfes.

¿Sabía que durante las vacaciones en una granja tirolesa el esquí de fondo también puede ser un ingrediente protagonista? Pues sí: cerca de 400 familias anfitrionas entienden mucho de nieve y comparten este conocimiento con sus invitados, acompañándoles a las pistas y explicándoles los secretos de este tipo de expediciones u organizando carreras en trineos, con caballos y mucho más. Todo ello, sin perder de vista el ingrediente principal de estas vacaciones: el día a día en la granja. Con sus grandes contrastes en esta época del año, como el existente entre el gélido invierno en el exterior y el agradable calorcito junto a la chimenea. Una experiencia inolvidable sobre todo para los más pequeños…

Fin de año

Para finalizar el mes de diciembre, en Innsbruck el Mercado del Niño Jesús del casco antiguo permanecerá abierto hasta el día 27 de diciembre. En éste podrá encontrar regalos y delicias culinarias pero será, sobre todo, el especial ambiente navideño que ofrece este mercado lo que lo convertirá en una experiencia inolvidable. Por cierto: el Niño Jesús también se puede visitar en la Maria-Theresien-Straße, en la plaza del mercado (Marktplatz) o en el castillo Hungerburg.  www.christkindlmarkt.cc

Tusdestinos.net, revista de turismo y viajes
Foto: Joan Coma

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies