Tusdestinos.net / Turismo y viajes

La Navidad se respira diferente en Colonia. Esta urbe alemana, como muchas otras ciudades germánicas, adorna sus calles y plazas con numerosos mercadillos en los cuales se percibe ese peculiar olor de los dulces navideños y del apetecible vino caliente (glühwein), que ayuda sin duda a capear las bajas temperaturas de las fiestas. Estos mercados sorprenden realmente a los foráneos, que se empapan del espíritu navideño que se respira por doquier, y que se percatan enseguida de que hay otra Navidad en Alemania.

Ruta navideña por los mercados colonienses

Como habrán escuchado o leído infinidad de veces, la catedral de esta ciudad de Renania es la más grande de Alemania. De hecho es el monumento más visitado del país. No obstante, hasta que no te encuentras delante de ella, no te puedes hacer a la idea de la magnitud de sus dimensiones, realmente espectaculares. El paso del tiempo ha hecho mella en la catedral ya que se ha ido ennegreciendo y perdiendo, a su vez, el color de la piedra original. Sin embargo y pese a los intentos de restauración, a muchos colonienses les gusta tal y como está. A los pies de la catedral, en la plaza Roncalliplatz, se monta cada año el mercadillo más famoso de Colonia. Cuenta con 160 puestos donde se pueden comprar desde adornos navideños a artículos hechos a mano pasando por las más variopintas muestras de gastronomía internacional.

Mercadillos navideños en Colonia

Mercadillos navideños en Colonia Fotos: Oficina de Turismo de Colonia

Además de éste, Colonia cuenta con alrededor de siete mercadillos navideños como el Mercado de los Ángeles, en la plaza Neumarkt, o el Märchenweihnachtsmarkt, en Rudolfplatz, el cual hace las delicias a los niños ya que sus puestos están inspirados en los cuentos infantiles de los hermanos Grimm. En el medio del histórico e idílico casco antiguo se alza el tradicional mercado navideño de Heinzelmännchen que, según la leyenda, fue también el hogar de los duendes Heinzelmännchen, de quienes se decía que eran unos inteligentes artesanos. Por eso en este mercado se encuentran productos fabricados según métodos tradicionales.

Junto al Rin se instala cada año un curioso mercadillo medieval en el que se dan cita magos, bufones y músicos justo enfrente del Museo del Chocolate. El Lindt-Imhoff-Museo de Chocolate de Colonia es el lugar perfecto para informarse sobre todo acerca del chocolate, desde el cultivo y la historia del cacao hasta sus variantes. Y, por qué no, es el sitio ideal para reponer fuerzas y saborear un delicioso chocolate caliente para hacer frente al gélido invierno alemán.

Colonia, ciudad abierta y moderna

Colonia es una urbe abierta y libre de prejuicios, open-minded como dirían los anglófonos…Esto lo prueba el hecho de ser una de las destinaciones gay por excelencia de Alemania. Colonia, además, es idónea para ir de compras. Aunque alrededor del casco antiguo se reúnen infinidad de comercios donde se dan cita todas (o casi todas) las marcas internacionales, es en el llamado barrio belga donde se encuentran tiendas de diseñadores independientes que están al día de las tendencias más trendy, y numerosas galerías privadas de pintura. En este sentido, Colonia tiene fama mundial de ser una metrópoli del arte ya que cuenta con numerosos museos como el Ludwig y el Museo Wallraf-Richartz /Fondation Corboud, una de las colecciones pictóricas más grandes de Alemania.

Fotos: Oficina de Turismo de Colonia

Cosmopolita y bella a la vez, la ciudad renana fue casi íntegramente destruida durante la II Guerra Mundial y se ha reconstruido poco a poco respetando el estilo original e integrando edificios de arquitectura contemporánea. Encontramos un ejemplo de modernidad a orillas del Rin, cerca del ya mencionado Museo del Chocolate, donde se ha construido un barrio en el que se alzan edificios curiosos de arquitectura contemporánea que albergan oficinas y viviendas de alto standing, muy semejante al barrio de Västra Hamnen de la ciudad sueca de Malmö.

Fotos: Oficina de Turismo de Colonia

Fotos: Oficina de Turismo de Colonia

También cabe recordar que Colonia es la ciudad de las iglesias. Como en ninguna otra ciudad alemana se encuentran en un estrecho espacio dentro de las murallas medievales de la ciudad, doce grandes iglesias colegiales y conventuales románicas, un verdadero tesoro medieval arquitectónico.

Por último, no se pueden ir de Colonia sin probar algún plato de su calórica gastronomía, a base de cerdo o cordero, acompañado de una kölsch, cerveza que se elabora en la ciudad y que es para los cerveceros (y para los no cerveceros mal que les pese) la bebida oficial de Colonia.

A Colonia la llaman la ciudad de las iglesias Fotos: Oficina de Turismo de Colonia

A Colonia la llaman la ciudad de las iglesias Fotos: Oficina de Turismo de Colonia

Más información sobre Colonia: www.koelntourismus.de y www.alemania-turismo.com.

Guía práctica de Colonia

¿Cómo llegar?

Viajar a Colonia es cómodo y económico con Germanwings. La compañía vuela directamente al aeropuerto de Colonia/Bonn desde Barcelona, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife Sur y Palma de Mallorca. A partir de marzo, Germanwings volará a Colonia desde Madrid.

Puedes reservar tus billetes en www.germanwings.com. Reserva también el alojamiento con Germanwings. En www.germanwings.com, los clientes de la compañía pueden obtener precios especiales en hoteles de Colonia y reservar directamente online. A través de la web se pueden conseguir precios especiales en alquileres de coches y entradas a museos de la ciudad.

Más reportajes de Alemania en la web: NÚREMBERG, ruta por la capital medieval de Alemania

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies