En Tarragona, en el lado suroeste de la comarca de la Conca de Barberà, encontramos la Espluga de Francolí, un pueblo al pie de las Montañas de Prades que ofrece un amplio abanico de atractivos y lugares insólitos por descubrir. La atracción y la influencia del cercano Monasterio de Poblet, a solo 2 km. del pueblo, ha permitido proveer a la Espluga de una importante infraestructura de servicios, oferta cultural y de ocio. Estrechamente ligada a los atractivos naturales del territorio encontramos las Cuevas de la Espluga, el Museo de la Vida Rural y la Bodega Modernista – Museo del Vino.

Atractivos de l’Espluga de Francolí

Las Cuevas de la Espluga son unas cavidades naturales utilizadas por el hombre desde el tiempo del Paleolítico. El museo que se encuentra en su interior invita, a través de grandes proyecciones sobre la misma piel de la cueva y de escenas de teatro virtual, tanto al descubrimiento de la cueva como de las actividades que los humanos realizaban y de sus sentimientos más intensos. Al final del recorrido, se puede ver el origen de la familia, en un poblado neolítico a escala real situado en el exterior de la cavidad. Más allá del museo, para los más aventureros, la cueva ofrece un recorrido de espeleología donde, con ropa de neopreno, casco y lámpara de carburo, material que se facilita desde las cavidades, el visitante puede descubrir las galerías más insólitas y sorprendentes remontando el río subterráneo, que cuando sale al exterior recibe el nombre de Francolí.

Antiguo Hospital

Antiguo Hospital

El Museo de la Vida Rural tiene una inmensa colección de objetos y herramientas dedicados a la agricultura, a los oficios de la zona y a la vida en el campo. Se encuentra en la antigua casa de la familia Carulla, en un edificio de 4 plantas del siglo XVII. El museo que fue creado por la Fundación Lluís Carulla en el año 1988 consta de 4 secciones: la agricultura, el hogar y las costumbres familiares, los oficios tradicionales, y la Espluga y la Conca de Barberà.

La Bodega Modernista fue proyectada por Lluís Domenech i Montaner, y construida por su hijo Lluís Domenech i Roura en el año 1913. Por su majestuosidad se le conoce como la “catedral del Vino“. Los lagares están habilitados como museo, donde se acerca al visitante al mundo de la vid, la vendimia y el vino. La visita continua por la planta noble y por un paso superior desde donde se pueden admirar los arcos de la magnífica construcción.

La Oficina de Turismo, situada en la entrada del pueblo, dispone de toda la información turística necesaria de la población, de la comarca y sus alrededores. Es la entrada a la Fassina Balanyà – Museo del aguardiente, una antigua fábrica dedicada a la destilación de este licor, a partir de la fermentación alcohólica de la brisa de la uva. Forma parte de la Red de Museos de la Ciencia y la Técnica de Cataluña. En su interior se puede contemplar, a partir de la antigua maquinaria restaurada, todo el proceso para la obtención de esta bebida.

A través de un pequeño recorrido por el centro del pueblo se puede admirar la iglesia Vieja del siglo XIII, la iglesia Nueva del siglo XIX y el antiguo Hospital Gótico del siglo XII. Otros lugares de interés son el Casal, centro de la vida social y cultural de la población, la Font Major donde nace el río Francolí, y la Font Baixa. Desde la Espluga de Francolí se pueden realizar diferentes rutas de senderismo por las Montañas de Prades, una de las cuales lleva a la Ermita de la Santísima Trinidad. En el casco antiguo de la Espluga se puede hacer la Ruta Templaria y Hospitalaria; un recorrido por las diferentes calles de la parte alta de la Espluga que guardan todavía una estructura urbana medieval, donde diferentes audiovisuales, hologramas y figuras representativas de clases sociales, que hacen revivir al visitante el pasado y nos adentrarán en la vida cotidiana del señor, del campesino, de los judíos y de los menestrales. Se conoce el origen de los hospitalarios y el trágico final de los templarios, en el casco antiguo de la Espluga, acompañados por un personaje ataviado con ropas de la época. Esta visita se complementa con gafas de realidad virtual y aumentada.

Gastronomía en l’Espluga de Francolí

No podemos olvidar los deliciosos dulces de l’Espluga, los famosos carquiñoles, los abanicos y los barquillos. Tampoco dejéis de probar el aceite con D.O.P. Siurana, ni sus vinos con D.O. Conca de Barberà.

Cómo llegar a l’Espluga de Francolí

Por autopista: AP2 – salida Montblanc – l’Espluga de Francolí
Por Carretera: N-240 Tarragona – San Sebastián
T-700 Ctra. a Poblet y Prades
TV- 2336 Ctra. de l’Espluga a Solivella
T- 232 Ctra. de l’Espluga a Senan
Ferrocarril: Estación propia. Línea C4 (Lérida Pirineos – Barcelona )
Autobuses: Línea Tarragona – Lleida (Vibasa)
Línea Barcelona – Lleida (Hispano Igualadina)
Línea Vilanova de Prades – Montblanc (servicio comarcal)

Para más información:
Oficina de Turismo
Pl. Mil·lenari, 1
43440 L’Espluga de Francolí
Tarragona
Tel.: 977871220
Fax: 977871343
e-mail: turisme@esplugadefrancoli.cat
web: www.covesdelespluga.info , www.esplugadefrancoli.cat

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies