Conoce el Mediterráneo tal y como era. Porque la región francesa del Aude, capitaneada por Carcassonne, conserva el litoral tranquilo y sus playas casi intactas. En el borde del mar, entre pinares, salinas y pequeñas aldeas de pescadores, las playas siguen discretas y naturales. Leucate, La Franqui, La Palme, Doul o Les Cabanes de Fleury son algunas de las joyas más salvajes y desconocidas del Mediterráneo. No te vayas del sur de Francia sin antes sin visitar Bages o los espacios naturales protegidos de Saint-Pierre-la-Mer.

Leucate: una de las playas más bellas del mundo

Con el acantilado como horizonte, senderos de viñas y piedra seca, Leucate es un espacio natural protegido del Aude. Su playa virgen y nudista a orillas del Mediterráneo, con calas y vistas únicas e inalcanzables, la convierten en “una de las playas nudistas más bonitas del mundo”, según The Richest.

Playa de Leucate

Playa de Leucate

Más allá, entre el mar y el estanque, en una naturaleza preservada, se superponen las filas de cabañas de colores de los ostricultores de Leucate. En sus atípicas terrazas se aglutinan montones de conchas, utensilios de pesca y sombrillas que nos revelan que estamos en el lugar indicado para descubrir la producción de la famosa caramoun, una ostra que se cría en suspensión bajo las tablas, gracias a un molino eólico que recrea las mareas. No te vayas sin probarlas junto a un vino blanco, de Vignobles du Cap Leucate ni sin antes subir a bordo de una chalana para disfrutar de uno de los atardeceres más bellos y románticos.

Degustación de ostras en Leucate

Degustación de ostras en Leucate

Y, si amas el kitesurf o el windsurf también tienes una cita en el manto marítimo de Les Corbières los 300 días de viento al año. Date una vuelta por las animadas plazas y las calles variopintas para observar las bonitas fachadas que se concentran en torno al castillo.

La Franqui: la mítica playa de los fenicios

Aguas de las galeras fenicias y costas dignas del balneario más antiguo de la costa del Languedoc hacen de La Franqui una de las playas más míticas de Leucate. El balneario de culto contempla desde lo alto del acantilado blanco de Leucate, un bosque de pinos desde donde se puede disfrutar de una gran panorámica. Y, junto a él, el aire refinado del pasado, en forma de villas elegantes esparcidas entre pinares que aportan caché al lugar.

El kitesurf es un deporte muy habitual del Aude

El kitesurf es un deporte muy habitual del Aude

Caminar hasta el Rocher de La Sorcière por un sendero legendario; llegar a Leucate Village o a Leucate Plage; y, como no, darse cita con la beautiful people del kitesurf y del windsurf mundial en las aguas turquesas y cristalinas de la playa de Coussoules son algunas de las opciones en La Franqui. Esta fabulosa playa de 8 km de arena dorada se encuentra atrapada entre el acantilado y el estanque, y cuenta con el macizo de los Pirineos como telón de fondo. Es alucinante observarla y pararse a pensar que en estas aguas navegaron las galeras fenicias en la antigüedad.

 La Palme: una playa salvaje entre salinas y un pueblo medieval

La playa de Rouet, en La Palme, es una de las más bonitas y salvajes, en plena naturaleza. Cuenta con 2,5 km de arena fina a los pies de los Corbières marítimos, junto a las salinas de color intenso, uno de los principales lugares de cultivo de sal en este rincón de Occitania.

Playa de La Palme

Playa de La Palme

La laguna de La Palme es lugar de visita habitual para las aves migratorias que vienen hasta aquí a anidar. Te sorprenderán las increíbles salinas de tonos blancos y rosas intensos: uno de los principales lugares de cultivo del oro blanco del Aude.

El pueblo medieval fortificado es otro de los lugares donde ir porque atesora riquezas del pasado clasificados como Monumentos Históricos. Son puertas fortificadas, una barbacana, el puente levadizo y la torre del reloj; los capitelles, esos pequeños refugios de piedra seca; o la capilla de Saint Pancrace, en medio de viñas y garrigas, cerca del pueblo y de la antigua Via Domitia.

Doul: la playa que esconde el Mediterráneo

Peyriac-de-Mer no se encuentra en el Mediterráneo sino unos kilómetros atrás, en las lagunas que bordean la costa, al final de los pequeños senderos. Aquí están las saladas playas de Doul donde uno flota como si estuviera en el Mar Muerto. Los pontones de las antiguas salinas nos obsequian con extraordinarias panorámicas al diminuto puerto de pescadores y nos conecta a la naturaleza, la fauna y la flora silvestre.

Peyriac-de-Mer

Peyriac-de-Mer

El pueblo cuenta con una animada plaza, calles que conservan las cruces templarias, pequeñas galerías de arte y antiguas casas de viticultores… Un pequeño museo arqueológico traza su historia desde la Prehistoria hasta la época romana.

Les Cabanes de Fleury: el fin del mundo

Es un auténtico paraíso náutico. Antes apenas era una aldea de pescadores formada por sencillas cabañas de juncos. Ahora, Les Cabanes de Fleury es un pequeño pueblo marítimo situado en el corazón de vastos espacios de tierras salvajes y protegidas que le hacen merecedor del título del “fin del mundo”. Un lugar que seduce por su calma y naturaleza, por sus kilómetros de playas naturales y por la cercana laguna de Pissevache.

Les Cabanes de Fleury

Les Cabanes de Fleury

Bages, la joya del Aude

Lugar de encuentro de aguas dulces y saladas, el Etang de Bages Sigean cuenta con una extensión de 55 km² que comunican el Mediterráneo a través del Grau de Port la Nouvelle. Aquí se reúnen flamencos rosas, pelícanos y garzas reales, entre muchas especies. Además, esta pequeña aldea de viticultores, artesanos y pescadores es popular por la pesca de anguilas.

Bages, en el departamento del Aude

Bages, en el departamento del Aude

Está situada en un promontorio, con un mirador desde donde puedes contemplar las más bellas panorámicas de la región, las antiguas murallas, las lagunas, el Canigó y los Pirineos, además del magnífico espectáculo ante el mar. En su interior, Bages esconde un entramado de plazas y calles estrechitas que atesoran su más preciado patrimonio: el reloj de sol del siglo XI, la plaza y su fuente, la iglesia medieval de San Martín y sus galerías de arte. No te vayas sin antes degustar la exquisita borrida en sus restaurantes locales.

Saint-Pierre-la-Mer, en el Parque Natural de la Narbonnaise

Situado en el corazón del Parque Natural Regional de la Narbonnaise, a los pies del macizo de la Clape, Saint-Pierre-la-Mer es un espacio natural protegido, rodeado de estanques. La playa de 5 km de playa de arena fina es popular y familiar. En verano cuenta con una biblioteca de playa con cómics y revistas gratuitas, para disfrutar de la lectura en calma, relajado en una tumbona, al sol o a la sombra.

Consejos para viajar seguros

Es muy importante contratar un buen seguro de viajes siempre que te vayas de vacaciones y en Chapka, que es el que usamos, tienes un 7% de descuento si lo contratas a través nuestro.

Alojamiento en Aude



Booking.com

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies