Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Con el descenso de las temperaturas y las primeras nevadas llega el momento de disfrutar de la cocina del país de los Pirineos. Las 20 bordas que hay repartidas por el territorio andorrano permiten contemplar una arquitectura y una decoración peculiar, cálida y acogedora; a la vez que descubren la esencia de esta cocina tradicional elaborada con productos de primera calidad.

Algunos de los signos de identidad andorrana están todavía presentes en las antiguas casas tradicionales de alta montaña denominadas “bordas”. Si bien, antiguamente servían para guardar el grano y ganado, en la actualidad muchas de ellas han sido transformadas y acondicionadas como restaurantes. Es una de las paradas obligadas en Andorra.

¿Qué comer en una borda?

Las bordas se caracterizan por el hecho que cada una de ellas tienen su propia personalidad, un hecho que les confiere una identidad propia. Las setas, los embutidos típicos como la “donja”, la “secallona” o el “bisbe”; la ensalada de achicorias o la “bringuera” marinados con vinos de las mejores añadas son algunos de los productos que se pueden degustar en una borda durante el invierno. También se pueden saborear las mejores setas, las habas con chipirones, el “trinxat”, la carne a la brasa andorrana con denominación de origen, la trucha de río o el tradicional caldo “escudella”.
Descubre la cocina autóctona andorrana

En la capital, Andorra la Vella, hay algunas de las bordas de referencia como la “Borda Pairal 1630” o la “Borda Estevet”. De la primera destacan los caracoles a la “llauna”, la carne a la brasa, el cabrito lechón al horno, el filete de ternera del país con foie de pato, la pastelería casera y hasta 400 referencias de vinos y cavas. Por otro lado, las especialidades de “La Borda Estevet” son la carne a la “llosa” y los “trinxats” condimentados con productos de temporada.

En Sispony (La Massana) se encuentra el “Molí dels Fanals”, donde la familia Bellsolà prepara una de las mejores cremas de cebolla, el carpaccio de bacalao o los pies de cerdo con setas. En los alrededores de la parroquia de La Massana hay la “Borda Raubert” que destaca por la calidad y la autenticidad de sus productos, puesto que los propietarios disponen de la casa de payés “Cal Serni”, donde producen y obtienen su propia materia prima. El “trinxat”, la “escudella”, la ensalada de molleja de pato, de queso, bacalao o ensalada de fuentes, los canelones a la andorrana, los higos con nata, las cocas de canal o el helado de saúco son algunas de sus especialidades.

Andorra: Tradición y cocina de bordas

Andorra: Tradición y cocina de bordas

Una de las bordas más populares del Principado es la “Borda de l’Avi” situado en la carretera de Arinsal. Este punto de restauración representa la perfecta simbiosis entre los productos tradicionales de montaña y la cocina moderna y creativa. Aquí se pueden degustar sopas, ensaladas, carne a la brasa, al horno o guisada con una combinación de hierbas autóctonas o pescado. Además, los fogones, la cocina visual, el ambiente íntimo y acogedor, la chimenea y las magníficas vistas hacen de esta borda una parada obligada en el viaje a Andorra.

En Canillo, y más concretamente en “La Borda de l’Hortó”, se puede disfrutar de las mejores selecciones de embutidos típicos y de las ensaladas con productos autóctonos. Entre otros platos también destacan la trucha de río y el cabrito a la brasa.

Feria Degusta, la cocina más selecta

Los próximos 20, 21 y 22 de noviembre de 2009, la Carpa del Prat Gran de Sant Julià de Lòria acogerá la primera edición de la Feria Degusta. Aquí se podrán degustar ibéricos, embutidos, quesos y vinos de alta gama de manera gratuita, al mismo tiempo que se podrán  adquirir diferentes productos de calidad en los 30 expositores gastronómicos que participarán en la feria. La primera edición de Degusta corresponde a un conjunto de muestras que se llevarán a cabo a lo largo de 2010 para promocionar y fomentar el comercio y el turismo en la parroquia.

La mayoría de los productos provenientes de España y algunos de Andorra, corresponden a ciertas denominaciones de origen. Este hecho evidencia la buena sintonía entre la cocina andorrana y la española, así como la voluntad del Principado para ofrecer los productos más selectos. Además, de los 30 stands, uno pertenecerá al Consejo Comarcal de Osona, donde se hará promoción turística de la zona y los productos típicos de esta región catalana: embutidos y quesos.

Más información en: www.andorra.es

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies