Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Como todos los periodos de transición, el otoño tiene ese magnetismo único del cambio en el que ningún día se parece al anterior ni al siguiente. Una metamorfosis que la naturaleza exhibe de muchas maneras y que en Salamanca mezclan con cultura, turismo e historia. Hasta el próximo 19 de noviembre, la Diputación de Salamanca, en colaboración con Ayuntamientos, la Fundación Patrimonio Natural y empresas y profesionales, ha diseñado diferentes propuestas para disfrutar de esta estación de una forma única gracias a la iniciativa Los 1000 otoños en Salamanca.

Otoño en Salamanca: recogida de setas

Otoño en Salamanca: recogida de setas

El principal rasgo de este programa es la variedad de actividades, capaces de estimular y motivar a los amantes del arte, de la buena gastronomía y de la música alternativa. Y, aunque parezcan motivaciones antagónicas, todas ellas tienen en común los espectaculares paisajes de una provincia muy heterogénea que, durante esta estación, es más atractiva y atrevida que ninguna.

Senderismo cultureta

La Sierra de Francia, más allá de ofrecer algunas de las vistas montañosas más sobrecogedoras del Sistema Central, custodia cuatro senderos de puro Land Art. O lo que es lo mismo, recorridos en los que se puede gozar de la naturaleza y del arte contemporáneo a la vez, con obras intercaladas entre los árboles y los riachuelos que ayudan a ver el entorno de una forma diferente.

Otoño en Salamanca

Otoño en Salamanca: recogida de castañas

Aunque este curioso espectáculo se puede contemplar en cualquier día del año, durante Los 1000 otoños en Salamanca se podrán descubrir de la mano de los artistas que han intervenido en el bosque. Este concepto, llamado Caminos del Arte en la Naturaleza, permite disfrutar del Camino del Agua, del Bosque de los Espejos, del Camino de las Raíces y del Camino de los Prodigios a la vez que se comprende las motivaciones, los guiños locales y el background de cada uno de sus creadores.

Ornitología en las Arribes

El Gran Cañón ibérico cuenta con un aliciente extra durante estos meses. A sus conocidos cruceros, sus impresionantes miradores y sus vertiginosas formaciones rocosas se le suma un espectáculo natural: el de los pájaros que aquí anidan o el de los que sobrevuelan este territorio en sus rutas migratorias. De ahí que la sorpresa sea doble. Por un lado, el avistamiento de animales alados majestuosos como el buitre leonado o el águila perdicera. Por el otro, entender mejor su forma de vida y su importancia en el ecosistema de la mano de expertos que ayudan a comprender mejor su comportamiento, sus especificidades y su valor ecológico en este impresionante entorno.

La cata total

¿Se puede degustar la historia, las tradiciones, los artesonados y los poemas de un lugar? La respuesta es un sí rotundo. Mediante una original cata de alimentos pero también de obras de arte y de artesanía, los pueblos de Gejo de los Reyes y Cantarcillo demostrarán que son mucho más que dos coquetas aldeas.

La Vía Láctea más indie

La ecuación es casi mágica: una noche estrellada, cero polución, la belleza innata del paraje de Honfría, historias que nacen de las constelaciones para terminar en la tierra y música en directo. Un planazo que hará que la velada del viernes 3 de noviembre sea una experiencia artística total en la que el firmamento será el telón y protagonista de todo. Esta propuesta es perfecta tanto para los apasionados de la astronomía y su dimensión mitológica como para quien busca sentir los acordes en un entorno único.

Castaños milenarios

El bosque del Casarito, en las lomas de la Sierra de Francia, es uno de esos lugares fantásticos (en todas sus apelaciones) de la geografía española. En otoño se tiñe con esos colores tan característicos y saturados que parecen estar filtrados en Instagram. Y sin embargo, es real. Como lo son sus habitantes más especiales, los castaños de más de 1000 años que retuercen sus troncos para seguir con vida mientras mantienen una pose majestuosa. Este singular espacio será el escenario de una visita muy especial en la que naturalistas, antropólogos y actores ayudarán a valorar más y entender mejor este curioso paisaje.

El otoño en Salamanca es un buen momento para hacer la ruta de los miradores

El otoño en Salamanca es un buen momento para hacer la ruta de los miradores

A la despensa y a la guerra

Viajar a través de La Armuña, situada al norte de la capital, permite llenar la cesta de muchos de los mejores productos salmantinos. De ahí que esta comarca sea la elegida para realizar un recorrido muy sabroso y muy histórico. Por un lado, está la oportunidad de profundizar mucho más en algunos alimentos indispensables como sus legumbres, sus quesos, sus moruchas y su caza. Por el otro, trazar una ruta por los escenarios de la Guerra de la Independencia donde su general en jefe, el duque de Wellington, aún resiste agazapado.

De lechoncillo a pata negra

Uno de los momentos más especiales del año en la Dehesa es la montonera, el periodo en el que los marranos salen a alimentarse de bellotas. Huelga decir que este es un proceso crucial para obtener los sabores característicos del jamón ibérico, pero también es una excusa idónea para conocer este ecosistema de clima mediterráneo tan propio de estas latitudes y disfrutar viendo cómo estos animales se relamen. Una excursión que, como extra, tendrá la visita a una ganadería de toros bravos y el paseo por la monumental localidad de Ledesma.

Más información: www.salamancaemocion.es

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies