Tusdestinos.net / Turismo y viajes


Oscar Niemeyer nació en Río de Janeiro en 1907. Considerado uno de los arquitectos más importantes de la historia del país, acaba de recibir la medalla Orden del Mérito del Trabajo que concede el Gobierno brasileño.

El arquitecto, de 102 años de edad, estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Río de Janeiro. Una vez acabada su carrera, en 1935, empezó a trabajar en la oficina de Arquitectura de Lucio Costa y Carlos Leão. En 1937, elaboró su primer proyecto distintivo: la Obra do Berço. En 1940, por invitación del alcalde de Belo Horizonte, Juscelino Kubitschek, Niemeyer desarrolló el proyecto del Conjunto de la Pampulha. En los años 1950, fue elegido por Juscelino, ya presidente de la República, para coordinar los trabajos de la construcción de la nueva capital, Brasilia. Además de los numerosos proyectos realizados en Brasil, Niemeyer tiene obras en todo el mundo, en países como Francia, Suiza, Italia o Argelia. Niemeyer, con su trazo libre, introduce la novedad de la belleza, de la armonía de las formas libres y asimétricas. Del hormigón, hizo una arquitectura leve, suave, sensual.

Durante casi 70 años creó un conjunto de obras que se convirtieron en una referencia para el mundo, influyó a generaciones enteras y marcó para siempre el paisaje de ciudades brasileñas tales como Belo Horizonte, Brasilia, Río de Janeiro, Niteroi, Sao Paulo, Curitiba y muchas otras en todo el mundo. Según el propio Niemeyer, “lo que queda de la arquitectura son las obras monumentales, las que marcan el tiempo y la evolución técnica. La belleza se impone en la sensibilidad del hombre”.

Una ruta por la Brasilia de Niemeyer

Brasilia está ubicada en el Distrito Federal, en la región central del Brasil, verdadero corazón del país, en el estado de Goiás. No se diseñó al azar. Es conocida en el mundo entero porque al proyectarla se siguieron los principios de la Carta de Atenas, de 1943, así como una estrategia de desarrollo y autoafirmación nacional.

La capital del Brasil es la única ciudad del mundo construida en el siglo XX declarada Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Sobran motivos para este reconocimiento: la joven ciudad, inaugurada en 1960, sorprende hasta a los viajeros más experimentados. Brasilia es el resultado de un proyecto urbanístico moderno trazado por el arquitecto Lúcio Costa y cuya construcción coordinó Oscar Niemeyer. Visto desde arriba, el plan piloto de la ciudad se asemeja a un avión (muchos prefieren decir que tiene la forma de un pájaro con las alas abiertas), aunque al concebirlo su urbanista haya pensado en la forma de una cruz, que significa posesión.

Hasta la fecha, el proyecto de la ciudad es referente cuando se habla de planificación urbana. La idea de construir edificios residenciales en grandes áreas urbanas, trazar la ciudad a partir de grandes avenidas y dividirla en sectores, es motivo de reflexión y debates intensos sobre la vida en las grandes ciudades en el siglo XX.

Destacan también las obras de artistas como Bruno Giorgi, Alfredo Ceschiatti, Athos Bulcão, Marienne Peretti, Volpi, Di Cavalcante, Victor Brecheret y Burle Marx, que se integran con la arquitectura confiriéndole a la ciudad un paisaje urbano único. Escenario de manifestaciones políticas, conciertos de rock y festivales de cine, Brasilia es una ciudad cosmopolita que cuenta con aproximadamente 90 embajadas, innumerables restaurantes y una gran infraestructura para la realización de eventos de todo tipo. De hecho, uno de los sectores que más crece es el turismo de negocios.

Brasilia tiene algo de cada parte del Brasil. La construcción de una capital federal en el corazón del país requirió una gran cantidad de mano de obra y atrajo a gente de todos los rincones del territorio brasileño. El resultado es la rica cultura brasiliense actual.

Cada año, arquitectos de todo el mundo viajan a Brasilia para conocer el moderno Plan Piloto del urbanista Lúcio Costa y Oscar Niemeyer. La ciudad de avenidas anchas enfatiza la delicadeza de los cuadros del paisajista Burle Marx, que están presentes en todo el Eje Monumental, desde el Teatro Nacional hasta el Congreso Nacional.

Brasilia es una ciudad plana desde donde se puede ver el horizonte desde cualquier dirección que se mire. El arquitecto Oscar Niemeyer aprovechó la inmensidad de la sabana, decorada por árboles bajos y retorcidos, para hacer de la nueva ciudad una obra de arte. Son muchas las postales con su trazo sinuoso: los Palacios de Alvorada, de la Justicia y de Itamaraty, la Explanada de los Ministerios, la Catedral y el Congreso Nacional.

Otras ciudades con el sello de Niemeyer

Belo Horizonte – Curitiba – Sao Paulo – Niterói – Rio de Janeiro

En Belo Horizonte (capital de Minas Gerais) Niemeyer diseñó las obras del Conjunto de la Pampulha, de la Iglesia Sao Francisco, de la Casa do Baile, del Cassino, del Yate Clube y de los Edificios de la Plaza de la Libertad. En Curitiba (capital de Paraná), el Museo Suspenso es obra de este genial arquitecto y, en Sao Paulo, el Memorial de América Latina, el Conjunto Nacional, el Sambódromo y el Pabellón de la Bienal también integran la lista de las principales obras de Niemeyer. Río de Janeiro tiene la Casa das Canoas, el Camino Niemeyer y el Sambódromo, entre otras obras, incluyendo casas residenciales. El Museo de Arte Contemporánea (MAC), en Niterói, en la forma de un platillo volante, también lleva la firma de Oscar Niemeyer.

Tusdestinos.net

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies