Tusdestinos.net / Turismo y viajes

El departamento francés de los Altos Pirineos, en la región de Midi Pyrénées, es un destino turístico con muchas rutas y opciones que reúnen cultura, tradición, relax y naturaleza. Montañas magníficas enmarcan pueblos escondidos en sus valles. La increíble abundancia de agua en verano es una de las características principales de los Altos Pirineos, gracias a sus tres círculos glaciares y a sus numerosos ríos.

Texto: Marta Pintus

Los españoles del otro lado de la cadena montañosa intercambiaban con sus vecinos franceses el aceite por el agua. Testigo del pasado es uno de los lugares más atractivos de la zona: el Pont d‘Espagne (a 1.496 metros), en el municipio de Cauterets, construido justamente para los negocios entre ambos países.

Pont d'Espagne/Marta Pintus

Pont d’Espagne/Foto Marta Pintus

El Pont d’Espagne se encuentra en el corazón del Parque Nacional de los Altos Pirineos, cerca de los verdes valles de Cayan y de Marcadau, y del Lago de Gaube (1.725 m), un gran espejo de agua glaciar del color del océano. Aquí, el Pico Viñamala domina desde lo alto con sus 3.298 metros y el blanco del glaciar de Ossoue brilla gracias a la luz del sol. Es posible llegar al lago desde el Pont d’Espagne a pie o en telesilla. El recorrido andando es de una hora y de dificultad media, mientras que con el telesilla el tiempo es de una media hora, más un cuarto de hora a pie en llano. A las orillas del lago se encuentra un restaurante/bar con una encantadora terraza, que permite refrescarse y descansar mientras se contempla el paisaje. (Hotellerie du Lac de Gaube, rte Pont d’Espagne, 65110, Cauterets).

Lago de Gaube/Foto Marta Pintus

Lago de Gaube/Foto Marta Pintus

El pueblo de Cauterets está a cerca de un cuarto de hora en coche del Pont d’Espagne. Es una aldea sumergida en las montañas que ofrece muchas posibilidades tanto en verano como en invierno. Para los amantes de los deportes invernales es un buen punto de salida a la estación de esquí gracias al telecabina que se ubica a cinco minutos a pie del centro, y dispone de amplios parkings donde dejar el coche. Para los aficionados al senderismo, a la bicicleta y a los deportes de montaña como la escalada, el rafting o el kayak es la base ideal para empezar sus actividades. Las verdaderas joyas de Cauterets son sus balnearios, famosos desde el siglo pasado por sus aguas curativas. El pueblo era meta de la aristocracia de toda Europa que venía aquí para pasar sus vacaciones y disfrutar del aire limpio y de las sulfurosas aguas termales.

Bains du Rocher/Foto Marta Pintus

Bains du Rocher/Foto Marta Pintus

Los Bains du Rocher son los balnearios más conocidos de la zona, sobre todo por su piscina de agua caliente con jacuzzi al aire libre que permite gozar de una vista única de las montañas que rodean el pueblo. El centro de bienestar ofrece también servicios de masajes, tratamientos de belleza, hammam, duchas tropicales, solárium y sauna.

Pero no todo eran ventajas ya que las aguas desprendían un fuerte olor a azufre. Para lidiar con el hedor los aristócratas de entonces comían los conocidos Berlingots, exquisitos caramelos de azúcar de miles de colores que todavía hoy se venden. Es posible visitar la fábrica de los Berlingots reservando una plaza en las visitas que se organizan en la oficina de turismo de la localidad.

A pocos kilómetros de Cauterets se encuentra el pequeño pueblo de Luz-Saint-Sauveur, que cada julio alberga Jazz a Luz, un importante festival de este género musical en el que participan artistas internacionales. Los aficionados a la arquitectura medieval pueden encontrar en el centro de esta localidad la iglesia de San Andrés, la única fortificada de Francia con todas las murallas intactas. Éstas protegían de sus enemigos a sus habitantes que se refugiaban en el patio de la iglesia.

Luz-Saint-Sauveur/Foto Marta Pintus

Luz-Saint-Sauveur/Foto Marta Pintus

Otra obra de interés histórico-arquitectónico del municipio es el puente construido por Napoleón III. El emperador regaló esta construcción a la población de Luz Saint-Sauveur después de que su mujer se quedara embarazada durante su estancia ya que no conseguían concebir un bebé. En agradecimiento sustituyó el antiguo puente de madera por uno de piedra. Hoy en día este puente es un lugar de encuentro para los amantes del puenting cada lunes y jueves al mediodía.

Circo glaciar del Troumouse/Foto Marta Pintus

Circo glaciar del Troumouse/Foto Marta Pintus

Los valles de Luz-Gavarnie y de Barèges constituyen el “Pays Toy”, una buena base para llegar a las homónimas estaciones de esquí y al Parque Nacional de los Altos Pirineos, a tan sólo un cuarto de hora en coche. Aquí se puede admirar el circo glaciar del Troumouse (2.988 m), uno de los tres circos que se encuentran en esta zona. Justo a la sombra de las montañas hay un parking donde dejar el coche para después aventurarse a pie en este paraíso de la naturaleza. En invierno la calle está cerrada por la nieve por lo que si queréis visitar este lugar tendréis que ir en verano. La vacas y las ovejas comen en paz la tierna hierba de los infinitos pastos de montaña, bebiendo el agua limpia de los cientos de torrentes que en verano surcan este territorio.

Circo glaciar de Gavarnie/Foto Marta PIntus

Circo glaciar de Gavarnie/Foto Marta PIntus

El circo glaciar de Gavarnie, más pequeño que el de Troumouse, se ubica a media hora de camino desde el pueblo y alberga la Gran Cascada de Gavarnie: la más alta de Europa con sus 423 metros de altura. Muchos son los senderos que se pueden recorrer a la sombra de este maravilloso pico ya sean estos cortos o largos. Hay también la posibilidad de dar paseos a caballo o en burro.

Otro aspecto que no podemos olvidar es la cocina típica de los Altos Pirineos. Embutidos, crepes, quesos y foie gras presiden las mesas de la región junto al Madiran, el sabroso e importante tinto producido en esta tierra. Justo al principio del sendero que conduce al Parque Nacional, debajo de la Gran Cascada de Gavarnie, se encuentra un restaurante que cuenta con una terraza con vistas al circo glaciar, donde degustar comida y caldos de la región (La Chaumiére Café Restaurant Creperie, résid. La Chaumière Village, 65120, Gavarnie).

Estatua que corona la cima del Tourmalet y que rinde homenaje a los ciclistas/Foto Marta Pintus

Estatua que corona la cima del Tourmalet y que rinde homenaje a los ciclistas/Foto Marta Pintus

Los aficionados al ciclismo y al Tour de Francia tienen una visita obligada: el famoso puerto del Tourmalet, a 2.115 metros de altitud. Para llegar a este emblemático lugar se recorre una carretera estrecha entre las montañas, que regala a su vez unas vistas asombrosas. Justo en la cima del Tourmalet hay una enorme estatua de hierro de un ciclista, homenaje a todos los que practican este deporte, que representa el fin de la ardua subida para los participantes del Tour de Francia. En verano, este lugar representa una de las etapas más famosas de la conocida competición ciclista y meta de senderistas y deportistas de montaña. En invierno, por su parte, el lugar se convierte en la mayor estación de esquí de los Pirineos franceses, contando con 70 pistas (22 verdes, 21 azules, 22 rojas y 5 negras) y un total de 100 km esquiables.

La Mongie es el pueblo de referencia para los esquiadores: justo en el centro de las pistas se ofrecen todos los servicios que se pueden necesitar para pasar una divertida y relajante semana blanca. El pueblo se sitúa a los pies del gran Pic du Midi de Bigorre y justo desde aquí parte el teleférico que lleva a los pasajeros hasta la cima, ubicada a 2.788 metros de altitud.

Teleférico que sube al Pic du Midi/Foto Marta Pintus

Teleférico que sube al Pic du Midi/Foto Marta Pintus

Allí se encuentra el Observatorio Astronómico del Pic du Midi y el espacio museográfico más alto de Europa. Está abierto al público desde el año 2000 y dispone de 19 camas para los interesados en pasar una noche contemplando las estrellas escuchando las indicaciones de un experto astrónomo. El espacio cuenta también con un restaurante de cocina internacional y un bar donde tomar un chocolate caliente en su terraza de 750 m2 con vistas a un horizonte de más de 300 km de montañas. Cuando miles de metros más abajo hace mal tiempo, en el observatorio el cielo es de un color azul intenso y las montañas parecen islas en un mar espumoso de nubes. En verano la temperatura puede bajar unos cuantos grados cuando cae el sol y el viento puede llegar a más de 120 km/hora por lo que llevarse un vestuario adecuado es absolutamente necesario para poder disfrutar de la experiencia.

Vistas desde el Pic du Midi/Foto Marta Pintus

Vistas desde el Pic du Midi/Foto Marta Pintus

Después de las rígidas temperaturas del Pic du Midi nada mejor que sumergirse en cálidas aguas termales. En la bella aldea de Bagnères-de-Bigorre se ubica el centro de bienestar Aquensis que cuenta con 3.000 metros cuadrados dedicados al cuidado del cuerpo. La estructura de cristal y de madera ya merece por sí misma una visita: la piscina de burbujas en la terraza del tejado hace el resto.

Bagnères-de-Bigorre se encuentra a tan sólo un cuarto de hora en coche de Lourdes, la famosa meta de peregrinación para los católicos de todo el mundo. Según el catolicismo, en el año 1858, a una joven pastora llamada Bernadette se le apareció la Virgen en una gruta cerca del río Gave de Pau. Por este motivo, cerca de 6 millones de personas visitan Lourdes y su santuario cada año, convirtiendo a la ciudad en el segundo destino más visitado de Francia después de París. El área del santuario cuenta con 52 hectáreas y 22 lugares de culto. Los principales son la Gruta de las Revelaciones, la Basílica de la Inmaculada Concepción, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario y la Basílica de San Pio X.

Izquierda, gruta de las revelaciones. Derecha, Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Lourdes

Izquierda, gruta de las revelaciones. Derecha, Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Lourdes. Foto Marta Pintus

Cada día a las 9 de la noche se puede asistir a la procesión de las antorchas que recorre la gran plaza frente a la Basílica del Rosario. La atmósfera en el área del Santuario está impregnada de espiritualidad y fe, contrastando con el resto de la ciudad que parece una gran tienda al aire libre de souvenirs. Lourdes es el segundo destino de Francia también en número de hoteles y ofrece una vastísima gama de alojamientos desde lujosos cinco estrellas hasta los hostales más económicos. El pueblo puede servir de base para visitar el Parque Nacional y todos los lugares de interés de la zona, gracias a su ubicación estratégica en el centro del departamento y a la presencia del aeropuerto Tarbes-Lourdes-Pyrénées.

Guía Práctica

¿Cómo llegar?

Desde Barcelona, Vueling tiene dos vuelos semanales (martes y sábado) directos al aeropuerto Tarbes-Lourdes-Pyrénées. Como alternativa, Vueling opera un vuelo diario desde El Prat al aeropuerto de Toulouse. Desde aquí hay conexión en tren con Tarbes.

¿Dónde dormir?

En Cauterets: Hotel Le Lion d’Or 3*/ 12 rue Richelieu / 65110/ Cauterets / Tel. 0033 (0) 562925287 – www.liondor.eu  / hotel.lion.dor@wanadoo.fr

En Gavarnie-Gèdre: La Brèche de Roland 3*/ 65120 / Gèdre / Tel. 0033 (0) 562924854 – www.pyrenees-hotel-breche.com / info@pyrenees-hotel-breche.com

En Lourdes: Hotel Gallia et Londres / 26 Av. B. Soubirous / 65100 / Lourdes / Tel. 0033 (0) 562943544 – www.hotelsvinuales.com/fr

¿Dónde comer?

Restaurante Brasserie W / Aeroport Tarbes Lourdes Pyrenees / 65380 / Ossun. Tel. 0033 (0) 562326050

Restaurante Le Lion d’Or / 12 rue Richelieu / 65110 / Cauterets. Tel. 0033 (0) 562925287

Hotellerie du Lac de Gaube / rte Pont d’Espagne / 65110, Cauterets. Tel. 0033 (0) 674515628

Restaurante La Brèche de Roland / 65120 / Gèdre. Tel. 0033 (0) 562924854

La Chaumiére Café Restaurant Creperie, résid. La Chaumière Village / 65120 / Gavarnie. Tel 0033 (0) 562924808

Restaurant du Pic du Midi, 0033 (0) 825002877

Restaurante Gallia et Londres / 26 Av. B. Soubirous / 65100 / Lourdes. Tel. 0033 (0) 562943544

Más información en www.pirineos-vacaciones.com

Más reportajes sobre Francia en la web: Valle del Loira, diario de un viaje inolvidable al corazón de Francia/ Una particular ruta por París  / Turismo en el Tarn: una ruta por el sur de Francia
/ Annecy, elegancia medieval / EL AUBRAC (LA LOZÈRE): turismo y gastronomía en el Languedoc-RoussillonCIUDADES TGV: Perpiñan, Narbona, Montpellier, Nimes, Valence y París unidas por la alta velocidad/Turismo en Carcassonne, pasión medieval/LILLE, ruta y turismo por la capital cultural del norte de Francia /TOULOUSE: turismo por la capital de Midi Pyrénées / LANGUEDOC – ROUSSILLON: ruta por los Pirineos Orientales

 

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies