Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Dicen de Vilnius que es una de las ciudades más bellas del Báltico. Y, sinceramente, no les falta razón. El entramado de callejuelas del centro histórico de la capital de Lituania forma el casco antiguo barroco más grande del este de Europa, cómo no, reconocido Patrimonio de la Unesco en el año 1994. De hecho, pasear por el centro de Vilnius es hacer un viaje a las antiguas ciudades italianas donde nació antaño la anteriormente mencionada disciplina artística. Vilnius es una ciudad culturalmente activa, fruto de su mentalidad abierta y de su espíritu de tolerancia que la ha caracterizado durante siglos. El teatro, el ballet o la música son pilares fundamentales de la escena cultural de la urbe lituana que fue, a lo largo del año 2009, Capital Europea de la Cultura.



Vilnius es una ciudad relativamente pequeña y recorrer el casco histórico de la ciudad les puede llevar tan sólo una tarde. Pero si quieren conocer con detenimiento la gran cantidad de monumentos, edificios e iglesias que están diseminados por la ciudad, les aseguro que unas horas les sabrán a poco.

Vistas del casco antiguo de Vilnius

Vistas del casco antiguo de Vilnius

Un buen punto para empezar un recorrido por Vilnius es la Plaza de la Catedral, que ejerce como punto neurálgico de la ciudad y donde se encuentra, como su propio nombre indica, la Catedral de San Estanislao y San Vladislav custodiada por la Torre de la Campana, que forman la estampa más fotografiada de la ciudad. Detrás de la catedral se encuentra el bello Palacio de los Grandes Duques de Lituania y la estatua del Gran Duque Gediminas, quien es considerado el fundador de Vilnius y de Trakai.

Plaza de la Catedral de Vilnius

Plaza de la Catedral de Vilnius

Desde aquí es un buen punto para subir al Castillo y a la Torre de Gediminas a través del parque Serikiskiu. Desde lo alto de la colina se puede admirar, desde un lado, gran parte del casco antiguo de Vilnius protegido por un frondoso bosque y, desde la parte opuesta, el llamado nuevo Vilnius, un barrio moderno lleno de rascacielos y edificios contemporáneos. Es muy recomendable bajar de la colina a través del funicular que les dejará justo en el Museo Nacional de Lituania, edificio custodiado por el monumento a Mindaugas, el primer Gran Duque de Lituania, obra del escultor lituano Regimantas Midvikis.

Vistas de Vilnius desde el Castillo

Vistas de Vilnius desde el Castillo

La Universidad de Vilnius y el Palacio Presidencial

Aquí se darán cuenta de que llegan de nuevo al mismo punto de partida, la Plaza de la Catedral, por lo que ahora les recomiendo que se dirijan a la Universidad de Vilnius, un maravilloso conjunto arquitectónico en el que predomina sobremanera el estilo barroco. Es la más antigua del este de Europa (la crearon en el año 1579 los jesuitas) y está formada por un conjunto de edificios concentrados en torno a diversos patios, todos de color blanco, entre los que destaca el de la iglesia de San Juan Bautista y el que acoge la Biblioteca.

Iglesia de San Juan Bautista de la Universidad de Vilnius

Iglesia de San Juan Bautista de la Universidad de Vilnius

Muy cerca de la Universidad está el Palacio Presidencial, un edificio clásico que, a lo largo de los siglos, fue la residencia oficial de los obispos de la ciudad y, bajo el imperio soviético, la casa del gobernador general de Lituania. Por este bello lugar pasaron el zar Alejandro I, el rey francés Luis XVIII y el emperador Napoleón Bonaparte, quien siempre se declaró un gran enamorado de Vilnius y, sobre todo, de la bella iglesia gótica de Santa Ana de la que hablaré posteriormente.

Palacio Presidencial de Vilnius

Palacio Presidencial de Vilnius

Un recorrido por las calles Pilies y Gedimino Prospektas

El centro histórico de Vilnius se vertebra alrededor de dos calles. Por un lado, está la llamada Pilies que desde la Plaza de la Catedral recorre de norte a sur el casco antiguo de la ciudad hasta llegar a la bella Plaza del Ayuntamiento. La calle Pilies es quizás la más turística de la ciudad, les pongo en preaviso, y en ella encontrarán numerosos restaurantes, bares y tiendas de regalos en las que podrá encontrar el preciado ámbar lituano. La prolongación de la calle Pilies acaba en la Puerta del Amanecer, la única puerta de la muralla de la ciudad que queda en pie, donde se puede ver una pintura de una virgen muy venerada y a la que los creyentes atribuyen milagros.

Plaza del Ayuntamiento de Vilnius

Plaza del Ayuntamiento de Vilnius

Por su parte, otra arteria importante es la Gedimino Prospektas que parte también desde la Plaza de la Catedral hasta el río Neris y es donde se encuentran las tiendas más caras de la ciudad y algunos de sus edificios administrativos más destacados como el Parlamento lituano o el edificio de Correos. En una calle paralela a la Gedimino Prospektas está el Museo del Genocidio, llamado también Museo de la KGB, porque aquí tenía la sede la antigua y temida organización soviética.

Algunas iglesias de Vilnius

Si hay algo por lo que destaca Vilnius, entre muchos otros aspectos claro está, es por la gran cantidad de iglesias que hay en su centro histórico. De todas ellas yo voy a destacar dos que me parecieron espectaculares. Por un lado, la iglesia gótica de Santa Ana que fue construida con más de 33 tipos diferentes de ladrillos. Se dice que este templo sedujo al general Napoleón pero lo que sí que es cierto es que sirvió de refugio para las tropas francesas. Ya que están en este lugar no se pierdan las iglesias de San Francisco y San Bernardino.

Iglesia gótica de Santa Ana

Iglesia gótica de Santa Ana

Aunque sin lugar a dudas, la iglesia más bella de la ciudad, según mi opinión, es la de San Pedro y San Pablo, una apoteosis barroca del siglo XVII en la que se encuentran en su interior más de 2.000 figuras.

Y para acabar la República de Uzupis

La República de Uzupis es un pequeño barrio de Vilnius en el que residen artistas y bohemios que lo han adaptado a su gusto y en el que no es raro encontrar algún que otro edificio decorado de forma singular y, por qué no decirlo, ocupado. Dicen de él que es una mezcla entre el Montmartre parisino y el barrio de Christiania de Copenhague pero, según mi parecer, no tienen ni punto de comparación.

La República de Uzupis tiene su propia Constitución, su presidente, siete puentes y dos iglesias por lo que la independencia de sus habitantes frente a la ciudad está totalmente consumada. Si tienen tiempo les aconsejo que vayan porque sin duda les llamará la atención.

Guía práctica

¿Cómo llegar?

La compañía Wizzair vuela desde Barcelona a Vilnius los lunes y los viernes y Ryanair cuenta con dos frecuencias a la semana a Vilnius (martes y domingo) desde Girona. Otras líneas aéreas como Airbaltic, Brussels Airlines, LOT, Austrian Airlines, Lufthansa, Czech Airlines y Finnair vuelan a Vilnius con escala en diversas ciudades de Europa.

Los horarios de vuelos se pueden consultar en la página web: www.vilnius-airport.lt.

¿Dónde comer?

Aula Restoranas/ Pilies, 11/  Tel: 00 370 5687173 / martina@aularestoranas.lt / www.aularestoranas.lt

¿Dónde dormir?

Hotel Novotel Vilnius / Gedimino av. 16/ LT-01103 Vilnius/ Tel +370 5/2666200 / Fax. +370 5/2666201 / mail H5209@accor.com

Más información sobre Vilnius www.vilnius.lt y Lituania en www.lituaniatur.com
Más reportajes sobre Lituania en nuestra web: KAUNAS, ruta de dos días por la ciudad más lituana de LITUANIA / De Nida (Neringa) a Klaipeda: viaje por el oeste de LITUANIA

Agradecimentos: Raimundas Michneviciua

1 respuesta en este articulo

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

CERRAR