Tusdestinos.net / Turismo y viajes

Lo tienes claro. Como viajes tan solo una vez a Cascais te vas a prendar de este municipio portugués situado a escasos 25 kilómetros al norte de Lisboa. Razones, muchas y aquí te las desgranamos para que siempre tengas un motivo para regresar a este bello enclave del litoral de Portugal.

Playas urbanas y calas recónditas

En Cascais hay todo tipo de playas que miran hacia el Océano Atlántico. Algunas de ellas están en sitios secretos como Praia da Ursa (de la osa). Sus formaciones rocosas le imprimen un carácter agreste que la convierte en una de las calas más impresionantes de Portugal.

Praia da Ursa © Aníbal Trejo

Praia da Ursa © Aníbal Trejo

Los que no quieran desplazarse demasiado deben saber que en esta zona de la costa portuguesa hay bellas playas urbanas como la Praia do Tamariz, en Estoril, una de las más concurridas por su cercanía a la estación de tren.

Praia do Tamariz, en Estoril © Aníbal Trejo

Praia do Tamariz, en Estoril © Aníbal Trejo

La playa de Rainha, por su parte, es de pequeñas dimensiones (unos 50 metros de ancho), y está situada en el centro de la villa de Cascais. Dicen que esta playa debe su nombre a la reina Doña Amélia, rainha en portugués, que solía bañarse aquí.

Praia da Rainha, en Cascais © Aníbal Trejo

Praia da Rainha, en Cascais © Aníbal Trejo

Deportes y actividades en mar y en tierra

Las aguas del litoral de Cascais atraen cada año a miles de surfistas (sobre todo en las playas de Guincho y Carcavelos). Asimismo, el windsurf y el paddle surf son prácticas que también están ganando cada vez más adeptos. No hay que olvidarse de la pesca deportiva, una actividad muy en boga en este rincón de Portugal.

Pesca deportiva en Cascais © Aníbal Trejo

Pesca deportiva en Cascais © Aníbal Trejo

Cascais es, además, un destino idóneo para jugar al golf por la gran cantidad de campos profesionales abiertos a los aficionados a este deporte.

Golf en Cascais © Aníbal Trejo

Golf en Cascais © Aníbal Trejo

Cascais, donde el comercio está en la calle

Cascais es una población llena de vida por cuyas calles es muy agradable pasear. Es una localidad eminentemente comercial donde hay todo tipo de negocios como la conocida heladería Santini.

Heladería Santini © Aníbal Trejo

Heladería Santini © Aníbal Trejo

En la Pastelaria Garret tomaban el té los espías que se refugiaron en este rincón de Portugal durante la II Guerra Mundial.

Pastelaria Garret © Aníbal Trejo

Pastelaria Garret © Aníbal Trejo

Y en su animado mercado se pueden comprar todo tipo de productos locales. Está abierto a todos los visitantes para que vean este colorido y concurrido espacio donde se venden las materias primas de la gastronomía de Cascais.

Mercado da Vila do Cascais © Aníbal Trejo

Mercado da Vila do Cascais © Aníbal Trejo

Gastronomía de Cascais

La proximidad del mar y el clima agradable se alían con la tradición y la riqueza gastronómica de Cascais. Su oferta culinaria se basa sobre todo en los pescados y en los mariscos, que aquí se preparan de forma única y tradicional. Entre las delicias del océano más populares de la región destacan el sargo, la lubina o el lenguado.

Gastronomía de Cascais en Fortaleza do Guincho © Aníbal Trejo

Gastronomía de Cascais en Fortaleza do Guincho © Aníbal Trejo

A tal efecto, la oferta de restauración en esta parte del litoral portugués es muy diversa debido a que hay desde restaurantes refinados hasta los más sencillos y económicos.

Pasea por Cascais y sus jardines

Cascais está protegido por su hermosa bahía y su ciudadela. Una imponente estatua del rey Carlos I de Portugal da la bienvenida a la playa de la Ribera, un perfecto punto de partida para dar un paseo por las calles de esta villa portuguesa que esconde lugares como el Palácio Seixas.

Palácio Seixas © Aníbal Trejo

Este destino cuenta con un patrimonio destacable y un gran número de zonas verdes. Es muy recomendable pasear por los parques de este bello enclave del litoral portugués.

Jardim Visconde da Luz © Aníbal Trejo

Excursiones desde Cascais

A dos pasos de Cascais se encuentra el Cabo da Roca, el punto más occidental de Europa Continental y el verdadero finisterre del continente. Un obelisco con una inscripción del poeta portugués Luís de Camóes recuerda que el Cabo da Roca se encuentra “donde la tierra termina y el mar empieza”. Desde este lugar privilegiado se puede ver una espectacular puesta de sol.

Cabo da Roca © Aníbal Trejo

Cabo da Roca © Aníbal Trejo

A las afueras del núcleo urbano de Cascais está el mirador natural de la Boca do Inferno, llamado así porque se decía que debajo de las piedras de esta cueva erosionada por el mar está la entrada al averno.

Boca do Inferno © Aníbal Trejo

Boca do Inferno © Aníbal Trejo

En el Parque Natural de Sintra-Cascais destacan también las dunas de Guincho y Cresmina.

Duna da Cresmina © Aníbal Trejo

Duna da Cresmina © Aníbal Trejo

Sintra, la espiritual

La cercana ciudad de Sintra recibe a los visitantes con el misticismo que envuelve a su Parque Natural, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y una verdadera joya de la naturaleza. Escenario de palacios de cuento, hermosos jardines y antiguas leyendas, es una villa portuguesa enclavada en mitad de bosques frondosos y exuberantes.

Castelo dos Mouros © Aníbal Trejo

Castelo dos Mouros © Aníbal Trejo

Sintra es una excursión imprescindible desde Cascais. De origen celta, hacia el siglo XV se constituyó como residencia vacacional de nobles y monarcas portugueses, debido en buena parte a su entorno, que era muy propicio para practicar la caza. Hoy la sierra de Sintra es uno de los enclaves naturales más importantes de Portugal y un lugar perfecto para practicar deportes de aventura como escalada, paracaidismo, ala delta o parapente.

Escalada © Aníbal Trejo

Escalada © Aníbal Trejo

Sus calles empinadas y su aura de misticismo convierten a Sintra en uno de los lugares más bellos de Portugal. Su característica arquitectura, que integra a la perfección palacios y jardines, castillos y bosques, merece una visita obligada.

Santuario de Peninha © Aníbal Trejo

Santuario de Peninha © Aníbal Trejo

Una de las joyas arquitectónicas de Sintra es el excepcional Palácio Nacional da Pena, una de las máximas expresiones del romanticismo portugués del siglo XIX. Desde este enclave se vislumbra el Castelo dos Mouros, construido por los árabes en los siglos VIII y IX, rodeado de murallas y torres.

Y una curiosidad de Cascais

Como curiosidad, la costa de Cascais fue de las primeras en implementarse la profesión del farero y una de los recorridos turísticos más interesantes de este enclave del litoral luso es la ruta de los faros.

Faro Museo de Santa María © Aníbal Trejo

Faro Museo de Santa María © Aníbal Trejo

¿Cómo llegar a Cascais?

Vueling conecta Barcelona con Lisboa con tres frecuencias al día los lunes, jueves y viernes y con dos los martes, miércoles, sábados y domingos.

 

 

Una vez en Lisboa la mejor manera de llegar a Cascais es en tren, en taxi o en coche particular.

Más información en www.visitcascais.com/es

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies