Explora Alençon, una ciudad en el noroeste de Francia, testigo vivo de siglos de historia y artesanía. Con su encanto pintoresco, combina majestuosa arquitectura y la delicadeza de renombrados encajes, ofreciendo una experiencia única. Situada a dos horas y media de París, esta pequeña ciudad de 30.000 habitantes de la región de Normandía, clasificada como Site Patrimonial Remarquable, es perfecta para recorrerla en dos días.

Catedral de Saint-Corentin

La imponente catedral gótica de Saint-Corentin se alza como un faro en el corazón de Alençon, con agujas que alcanzan el cielo y una fachada detalladamente esculpida, una de las más bellas de Normandía, que narra historias de épocas pasadas. En su interior la luz entra a través de vitrales creando un ambiente místico.

Catedral de Saint Corentin © Pascal Beltrami

Catedral de Saint Corentin © Pascal Beltrami

Château des Ducs

A pocos pasos, el Château des Ducs, castillo renacentista, revela intrincadas intrigas y lujosos salones que ofrecen una visión fascinante de la vida aristocrática. Explora sus jardines meticulosamente cuidados y descubre la historia entre cada piedra.

Castillo de los Duques © Pascal Beltrami

Castillo de los Duques © Pascal Beltrami

Museo de Bellas Artes y Encaje

El encaje de Alençon, reconocido mundialmente, cobra vida en el Museo de Bellas Artes y Encaje. Desde técnicas ancestrales hasta creaciones contemporáneas, este lugar sumerge en la evolución de esta delicada artesanía. La primera sección está dedicada a la historia del encaje de punto de Alençon.

Este savoir-faire, único en el mundo, es Patrimonio Mundial de la UNESCO, y por una buena razón ya que se necesitan 15 horas de trabajo para fabricar el equivalente a 1 cm2.

Una de las piezas más sorprendentes es el velo de novia de 3,50 metros una pieza única cuya confección llevó casi 500.000 horas de trabajo.

Museo de las Bellas Artes y Encaje de Alençon © Pascal Beltrami

Museo de las Bellas Artes y Encaje de Alençon © Pascal Beltrami

Recorre el casco antiguo de Alençon

Camina por las calles empedradas y casas con entramados de madera del casco antiguo de Alençon, en el barrio de Saint-Léonard, que evocan la esencia medieval. Cada esquina revela sorpresas, desde tiendas de antigüedades hasta panaderías tentadoras y acogedores cafés locales.

Los festivales a lo largo del año llenan la ciudad de energía. Celebraciones religiosas y eventos dedicados al encaje iluminan las plazas con música y color, reflejando la alegría de vivir en esta encantadora ciudad.

Conocer la casa natal de Santa Teresa de Lisieux

En Alençon nació Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz o, simplemente, Santa Teresita que fue una religiosa carmelita descalza francesa considerada por el Papa Pío X “la santa más grande de los tiempos modernos». Sus padres, Louis y Zélie, se convirtieron en la única pareja canonizada en el año 2015. En Alençon se visita su casa natal, una verdadera atraccción turística para muchos visitantes.

Casa Natal de Santa Teresa © Pascal Beltrami

Casa Natal de Santa Teresa © Pascal Beltrami

En resumen, Alençon es una joya que brilla en el mapa de Francia, fusionando historia, arquitectura y artesanía. Desde monumentos históricos hasta la maestría en encajes, Alençon promete una experiencia perdurable en la memoria de quienes tienen el privilegio de descubrirla.

¿Qué ver en los alrededores de Alençon?

Visitar Saint-Céneri-Le-Gérei

Una de las visitas más recomendadas por los alrededores de Alençon es Saint Céneri-le-Gérei, uno de los pueblos más bellos de Francia, conservado en un entorno natural en el corazón de los llamados Alpes Mancelles. Es muy recomendable pasear por las callejuelas de este pequeño enclave, lleno de secretos e historias. 

Saint Céneri-le-Gére es uno de los pueblos más bellos de Francia © Pascal Beltrami

Saint Céneri-le-Gére es uno de los pueblos más bellos de Francia © Pascal Beltrami

Una de las visitas indispensables es la posada de las hermanas Moisy, donde está la salle des décapités (sala de las decapitaciones), llamada así por los pintores parisinos del siglo XIX que solían alojarse aquí todos los veranos. Es un espacio único, donde hay 66 perfiles de pintores, residentes y viajeros pintados como una sombras chinescas.

Posada de las hermanas Moisy, donde está la Sala de las Decapitaciones Pascal Bertrami

Posada de las hermanas Moisy, donde está la Sala de las Decapitaciones © Pascal Bertrami

Más adelante, en la capilla dedicada a Saint-Céneri, fundador del pueblo en el siglo VII, hay una estatua del santo, cuya leyenda cuenta que las jóvenes que buscaban marido le clavaban una aguja en los pies para que les concediera sus deseos. 

Capilla dedicada a Saint-Céneri Pascal Bertrami

Capilla dedicada a Saint-Céneri © Pascal Bertrami

 

Saint-Céneri-Le-Gérei es un destino perfecto para pasar el día. © Pascal Bertrami

Para los curiosos y los amantes del arte Saint-Céneri-Le-Gérei es un buen destino ya que hay numerosos talleres de artistas, como el de la pintora Amélie Romet.

Difrutar de la naturaleza de Saint-Céneri-Le-Gérei

Alrededor de Saint-Céneri-Le-Gérei hay varias rutas senderistas de diferentes niveles como la llamada trotté par la Corniche, un recorrido circular de 5 km que ofrece las mejores vistas de esta localidad.

Los Jardines de la Mansonière son otros espacios naturales más que recomendables. Los cuidan una pareja que miman 15 jardines amurallados, desde rosaledas a jardines asiáticos y aromáticos.

Saint-Céneri-Le-Gérei es un destino perfecto para los senderistas. © Pascal Bertrami

Saint-Céneri-Le-Gérei es un destino perfecto para los senderistas. © Pascal Bertrami

Guía práctica de Alençon

¿Cómo llegar a Alençon? 

En tren (2 horas desde París con transbordo en la estación de Le Mans), en avión o en coche (2 horas y media desde los aeropuertos de París), o en bicicleta (etapa de la Véloscénie, una ruta ciclista de 450 km que une París con el Monte Saint-Michel). 

¿Dónde dormir en Alençon?

Os damos tres opciones para dormir en Alençon: un hotel del centro de la ciudad, el Hotel Des Ducs, en un bed and breakfast (les Deux Marguerite) o incluso en una casa de vacaciones amueblada (Les 3 p’tites pom’s).

¿Dónde comer en Alençon?

La gastronomía local, destacada por restaurantes que fusionan tradición e innovación, ofrece desde platos clásicos hasta creaciones contemporáneas, reflejando la riqueza cultural de Alençon. Los restaurantes más recomedables de Alençon son Le Bistrot, (Gault y Millau), un pequeño establecimiento decorado al estilo como un bouchon lionés; La Suite, que cuenta con una estrella Michelin y que ofrece una cocina moderna y delicada; L’Evidence o Chez Fano, con su cocina creativa y gourmet; o San Remo, que sirve pizzas crujientes. 

Consejos para viajar seguros y prevenidos

Es muy importante contratar un buen seguro de viajes siempre que te vayas de vacaciones y en Mondo, que es el que usamos, tienes un 5% de descuento si lo contratas a través nuestro.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies