El Valle del Loira es una de las regiones más bellas de Francia no sólo por su herencia arquitectónica, rica en ciudades históricas y castillos y fortificaciones impresionantes, sino porque cuenta con un paisaje natural único. Conocido también comoEl Jardín de Francia”, en el año 2000 la Unesco declaró los 130 jardines y parques de esta visitada región francesa Patrimonio de la Humanidad.

Día 1: Barcelona-Orléans

Hacía mucho tiempo que me apetecía ir al Valle del Loira, todo sea dicho. Había oído hablar maravillas de este destino que halagaban los bellos châteauxs medievales que custodian el río Loira, el incomparable patrimonio arquitectónico de algunas de sus ciudades como Orléans, Blois o Tours, o su exquisita y variada gastronomía.

Orleans

Plaza Martroi en Orleans

Pero sin duda lo que más me ha sorprendido de este viaje es el paisaje natural del Valle del Loira, bello como ninguno, y los jardines y parques de la región, cuidados con verdadero esmero y cuyos propietarios y guías están tan orgullosos de enseñar que me transmitieron en todo momento su pasión por ellos.

Parque Floral de La Source

Parque Floral de La Source

Hay muchas formas de llegar desde España hasta al Valle del Loira pero una de las maneras más cómodas, a mi modo de ver, es el tren. Ya sea desde Barcelona o Madrid, tomas este medio de transporte sobre las ocho de la tarde, te acomodas en tu asiento o compartimiento, y comienzas a cenar mientras ves el tren partir de la estación. Al día siguiente amaneces en Blois u Orléans y desde esta ciudad comienza el recorrido por esta región, ya sea en coche o en bici. El Valle del Loira cuenta con un itinerario señalizado para las bicicletas que transcurre en más de dos de terceras partes a orillas del río.

Parque Floral de La Source

Parque Floral de La Source

Hablar de Orléans y no hacer ninguna referencia a Juana de Arco es prácticamente imposible. La heroína francesa está presente por toda la ciudad. En su estatua ecuestre, en la plaza Martroi, en las vidrieras de la Catedral de Santa Cruz…La santa de Domrémy, cuyo propósito vital era expulsar a los ingleses de su país, caló hondo en esta ciudad francesa, hasta el punto que era conocida como la “Doncella de Orléans”.

Catedral de Orleans

Catedral de Orleans

En Orléans me llevé mi primera grata sorpresa: el Parque Floral de La Source. Este parque, que ya admiraba Voltaire allá por el siglo XVIII, es realmente espectacular en muchos sentidos. Cuenta desde unos jardines de helechos, rosas y dalias maravillosos hasta la Colección Nacional de 900 lirios.

Parque Floral de La Source

Parque Floral de La Source

Pasear por esta zona verde es realmente aconsejable ya que, además de ser un lugar relajante, es un fiel reflejo de los paisajes de la zona. En este parque, además, está el misterioso manantial donde nace el pequeño río Loiret, afluente del Loira.

Parque Floral de La Source

Parque Floral de La Source

Dormir en el Valle del Loira no es ningún problema ya que tiene una gran red de alojamientos de primera calidad. La opción de la casa de huéspedes, poco común en España pero muy extendida en Francia, es recomendable sobre todo para aquellos que nunca hayan vivido esa experiencia. Hay alojamientos de este tipo que son verdaderas mansiones, con habitaciones con una esmerada decoración donde se ha cuidado hasta el más mínimo detalle. La primera noche dormí en una elegante casa de huéspedes entre Orléans y Chaumont-sur-Loire y su amable y a su vez extraña dueña me preparó una cena con productos de su huerto regada con un delicioso vino de Touraine.

Día 2: Blois y Chambord

La siguiente parada de mi viaje fue Blois, lugar de residencia de los Reyes de Francia y de la Corte en el siglo XVI. Blois es una ciudad de gran riqueza arquitectónica y la verdad mereció la pena visitarla, tanto a pie como en una calesa tirada por caballos percherones, y descubrir sus encantos in situ. La Catedral de Saint-Louis, la iglesia de San Vicente, el palacio de Alluye y la Abadía de San Laumer otorgan a Blois el título de “ciudad de Arte y de Historia”.

Plaza del Castillo de Blois

Plaza del Castillo de Blois

Pero sin duda, el monumento más emblemático de la ciudad es su castillo. El Valle del Loira cuenta con unos 800 castillos salpicados por todo el territorio. Unos pequeños pero con gran encanto, otros realmente majestuosos…pero, al fin y al cabo, todos estos châteaux son el reflejo de la época dorada que se vivió en esta región durante la Edad Media y el Renacimiento. Desde el patio central, lugar donde tiene lugar un bello espectáculo de luz y sonido, uno se puede percatar de los diferentes estilos arquitectónicos que se distinguen en la construcción, ya que tardó cuatro siglos en edificarse. Justo enfrente del castillo se encuentra la Casa de la Magia, donde se hace un homenaje al mago Eugène Robert Houdin, hijo de esta población.

Panorámica de Blois

Panorámica de Blois

Todavía no he hablado del Loira y creo que es el momento adecuado para hacerlo ya que fue en Blois donde tuve la oportunidad de dar un paseo en barca por este río. El Loira, con poco más de 1000 kilómetros, es el río más largo de Francia y durante siglos tuvo mucha importancia para el transporte de mercancías. Casi 300 kilómetros de su trayecto están declarados desde el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Río Loira a su paso por Blois

Río Loira a su paso por Blois

El paisaje que se puede ver a ambos lados del río es realmente bello, sembrado de islas con árboles y bancos de arena, bordeado de amplias praderas y colinas. Una vez acabado el recorrido en barca me dirigí a Chambord, uno de los castillos más espectaculares y grandiosos del Valle del Loira. Llegué casi al anochecer en un momento en que el castillo se empezó a teñir de una luz de color rojizo que realzaba todavía más su elegante arquitectura. El castillo de Chambord acoge durante las noches veraniegas un original y recomendable espectáculo de luz, sonido y color.

Castillo de Chambord

Castillo de Chambord

Día 3: Chaumont sur Loire y Amboise

El segundo castillo que visité en este viaje fue el de Chaumont-sur-Loire. Desde su privilegiada ubicación, encima de una colina, se tienen unas vistas estupendas del río Loira. En esta construcción, en la que se mezclan los estilos gótico y renacentista, dejó su impronta una mujer de carácter, Catalina de Medici, esposa de Enrique II, que le cambió este castillo por el de Chenonceau a Diana de Poitiers, amante de su esposo.

Castillo de Chaumont sur Loire

Castillo de Chaumont sur Loire

Aunque lo más sorprende de Chaumont- sur-Loire es su jardín, no por su belleza según mi opinión, sino por su originalidad. En este espacio tiene lugar el llamado Festival de los Jardines donde cada año se trata una temática y en el que el arte y la naturaleza se dan la mano. En estos jardines, que se recorren en poco más de una hora, trabajan en cada edición diseñadores, jardineros y arquitectos paisajistas de prestigio.

Desde Chaumont-sur-Loire me dirigí a Amboise, cuyo castillo fue primera residencia real del Renacimiento francés edificada durante los siglos XV y XVI. Su ubicación es magnífica ya que desde sus balcones y terrazas pude divisar una excepcional vista del Valle del Loira. Además, tuve el privilegio de visitar sus entrañas, mazmorras incluidas, y la magnífica arquitectura de su interior. En el castillo de Amboise está la tumba del ilustre inventor y arquitecto Leonardo da Vinci, quien  residió en esta localidad, concretamente en el Clos Lucé, durante los últimos tres años de su vida.

Castillo de Amboise

Castillo de Amboise

Ya de camino a mi siguiente destino, la localidad de Tours, visité una bodega de la zona donde pude degustar unos vinos excelentes y con mucha personalidad. Muchas bodegas del Valle del Loira ofrecen de forma gratuita catas de vinos para todo aquel que las visita. Esta cata me sirvió de aperitivo antes de cenar en Tours una ciudad que tiene una merecida fama gastronómica y en la que pude degustar unos sabrosos embutidos y quesos de cabra y un magnífico plato a base de pescado de río.

Día 4: Tours y Villandry

A la mañana siguiente y pese al mal tiempo hice un recorrido por Tours, antigua ciudad galo-romana convertida durante los siglos XV y XVI en capital del reino de Francia. La localidad se encuentra entre dos ríos, el Loira y el Cher, que la flanquean como si de dos guardianes se tratasen. Esta ciudad, cuyo barrio medieval es un modelo de renovación y animación, acoge varias construcciones que merece la pena visitar como la catedral de San Gatien y a la basílica de San Martín. El casco antiguo de Tours consta de un entramado de calles medievales en las que todavía se pueden ver típicas casas de la época, con unas características fachadas.

Casas en Tours. Las fachadas son muy habituales en las ciudades del Valle del Loira

Casas en Tours. Las fachadas son muy habituales en las ciudades del Valle del Loira

Acabé mi primer recorrido por el Valle del Loira, como no podría ser de otra manera, en un emblemático castillo, que no destaca por la construcción en sí, sino por contar sin lugar a dudas con uno de los jardines más bonitos y mejor cuidados de toda Francia. Se trata de Villandry, un castillo que compró en el año 1906 el doctor español Joaquín Carvallo y cuya familia todavía ostenta orgullosa su propiedad. En los jardines de Villandry se puede disfrutar de variaciones florales sobre el tema de los sentimientos, jardines de agua y decorativos, y un espectacular laberinto en el que perderse es un auténtico regalo.

Jardines de Villandry

Jardines de Villandry

Una vez acabada la visita volví en coche de regreso a Orléans donde me esperaba el tren para regresar a casa. En mi compartimiento empecé a pasar mis apuntes a limpio de este reportaje y cuando me desperté la mañana siguiente en Barcelona tenía la sensación de tenerlo todo hecho.

Guía práctica del Valle del Loira

Clima

El clima del Valle del Loira es frío en invierno (como en París), oceánico en la región de Nantes y en Anjou. Una influencia continental aparece a partir de la región de Saumur para desarrollarse en Touraine, donde los flujos oceánicos se ven progresivamente frenados por las colinas.

Jardines de Villandry

Jardines de Villandry

Qué comprar

Uno de los atractivos más importantes del Valle del Loira es su gastronomía por lo que es muy recomendable comprar, por ejemplo, vino de Touraine. También se pueden adquirir piezas de porcelana de Gien, y telas y encajes de Touraine.

Más información en
www.valdeloire-france.com
http://es.france.fr/

Más reportajes sobre Francia en la web: https://tusdestinos.net/guias-de-francia-turismo-rutas/

 

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies